La forestería comunitaria, herramienta para la consolidación de economías locales en Colombia

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Abril 2019
compartir
Forestería comunitaria, FAO Colombia, modelo de Manejo Forestal sostenible a través de la Forestería Comunitaria, proyecto piloto de forestería comunitarias, CONtexto ganadero, noticias ganaderas colombianas, forestería
El desarrollo de este proceso de Forestería Comunitaria, puede escalar a ser un modelo de empresa forestal basado en la asociatividad y la cadena de valor. Foto: FAO flickr.com

En el evento ‘Gobernanza forestal para el impulso de la economía forestal’, que se realiza hoy en Medellín, se presentan los ‘Resultados del piloto de Forestería Comunitaria’, un proyecto desarrollado conjuntamente por la FAO con el Ministerio de Ambiente y el apoyo de la Unión Europea desde agosto de 2018.

 

El propósito de este proyecto es promover un modelo de desarrollo sostenible con las comunidades locales, indígenas, afro y campesinas, que contribuya a mejorar su calidad de vida, su economía local y la reincorporación colectiva a partir de la conservación y uso sostenible de los bienes y servicios de los bosques.

 

El programa se desarrolla desde septiembre de 2018 con un piloto de Manejo forestal sostenible basado en comunidades, como parte del Programa de Forestería Comunitaria, que hoy culmina su primera etapa.

 

El piloto, nace como iniciativa de la consolidación de la propuesta de Manejo Forestal Sostenible para impulsar la Economía Forestal en el país y hace parte de la Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de Bosques (EICDGB), orientada a reducir la deforestación y la degradación de los bosques, y a promover su conservación y manejo sostenible, así como la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero.

 

El modelo de Manejo Forestal sostenible a través de la Forestería Comunitaria, contempla tres fases:

 

  1. el desarrollo de condiciones habilitantes para que las comunidades incorporen técnicas forestales adecuadas para mejorar los rendimientos de aprovechamiento de la madera y los recursos no maderables que brinda el bosque, así como superar las barreras legales, financieras y de relacionamiento institucional que tienen esos procesos en la actualidad;
  2. el pilotaje del modelo técnico y financiero, haciendo el monitoreo local para articularlo con el monitoreo nacional que hace el IDEAM, y I una vez desarrollado y ajustando las particularidades territoriales, avanzar hacia la expansión y consolidación del modelo a mayores áreas (ha) para el manejo forestal sostenible.

 

El piloto del programa de Forestería Comunitaria o Manejo Forestal Comunitario se desarrolló con cuatro núcleos en Segovia y Remedios en Antioquia; Piamonte, Cauca; Buenaventura, Valle del Cauca; Chaparral y San Antonio, Tolima, con quienes se trabajó en tres retos iniciales:

 

  1. organizar la producción de la autorización de aprovechamiento vigente;
  2. formular un plan de negocios, y
  3. avanzar hacia la formulación de una propuesta de reglamento para el negocio forestal, a partir del acompañamiento técnico y procesos de formación en análisis y desarrollo de mercados.

 

Los resultados, en línea con la consolidación de la gobernanza forestal que hoy tiene el proyecto piloto son:

 

i) 16 acciones desarrolladas que contribuyen a la implementación de la estrategia integral de control a la deforestación y gestión de los bosques,

ii) 7.762 hectáreas (ha) de bosque natural bajo un modelo de manejo forestal comunitario;

iii) 4 Iniciativas de forestería comunitaria con enfoque diferencial y de equidad de género implementados,

iv) eslabones de la cadena de valor del modelo de forestería comunitaria identificados y que cuentan con mujeres vinculadas a su operación.

 

De esta manera, instituciones de gobierno, cooperación internacional y comunidades, esperan continuar con el proceso adelantado hasta el momento como un punto de desarrollo local que integra instrumentos nacionales e internacionales como medidas para frenar la deforestación en el país.

 

A su paso, el desarrollo de este proceso de Forestería Comunitaria, ha dejado en las comunidades con las que se ha trabajado la meta de pensar, cómo el oficio que tradicionalmente han realizado, puede escalar a ser un modelo de empresa forestal basado en la asociatividad y la cadena de valor, dado que hoy en día están convencidos de que la madera legal es un negocio rentable y también sostenible, que tiene impacto no solo en mejorar sus medios de vida, sino en la conservación y uso sostenible del bosque, ecosistema que para ellos es vida.