11 cuidados a la hora de limpiar y desinfectar el equipo de ordeño

24 de Agosto 2015
compartir
Todos los equipos, artefactos y superficies de utensilios de ordeño que entran en contacto con la leche, suciedad o estiércol deben ser completamente limpiados y desinfectados antes del próximo ordeño.
 
Los tanques de almacenamiento también deben limpiarse después de cada colecta de leche y desinfectarse antes del siguiente ordeño. La limpieza se hace para eliminar los residuos de leche, así como sólidos orgánicos y minerales que se forman en las superficies del equipo después de vaciar la leche.
 
El propósito de la desinfección es eliminar los microorganismos presentes en éstas superficies antes del siguiente ordeño. La inadecuada o incorrecta limpieza y/o desinfección, permiten a las bacterias permanecer en las superficies del equipo, crecer y multiplicarse. Esto se traduce en elevados conteos de bacterias en la leche. (Lea: Tecnología de punta llega a los equipos de ordeño)
 
Los 11 cuidados
 
Los productos químicos de limpieza y desinfección deben almacenarse en cuartos cerrados, inaccesibles a los niños y a personal no autorizado. La sala de almacenamiento debe estar en un lugar fresco y contar con iluminación para que las etiquetas se puedan leer. Las tapas de bidones o contenedores de almacenamiento deben ser herméticas para evitar la disipación de los ingredientes en el aire.
Debe usarse siempre guantes resistentes a detergentes ácidos, adecuada protección para los ojos o máscara de seguridad para mezclar productos químicos y calzados protectores, para prevenir resbalones.
 
Todos los productos químicos de desinfección y limpieza deben tener etiquetas; se debe leer la etiqueta y las instrucciones del fabricante y los productos químicos deben mezclarse en zonas abiertas y ventiladas.
 
Tenga sumo cuidado al manipular o mezclar cáusticos o ácidos; agregue lentamente los productos químicos al agua, especialmente cáusticos y nunca añada agua caliente a los productos químicos.
 
Nunca mezcle compuestos de cloro con otros detergentes o ácidos, ya que puede producir gases letales de cloro.
 
Un programa o instrucciones de limpieza debe exponerse para cada equipo de manipulación de leche. Las tuberías, tanques de leche, y equipos que se limpian manualmente deben tener a disposición las direcciones que incluyan lavado, enjuagado y desinfección. Las instrucciones en cada programa deben ser específicas en cuanto a temperatura, galones de agua usada en cada ciclo, y las cantidades en onzas de cada producto químico.
 
Nunca ingrese a un contenedor cerrado, como un tanque de recolección (especialmente tanques con una boca de inspección) debido a la falta de oxígeno. Los vapores químicos inhalados pueden quemar tejidos sensibles de ojos, mucosas de la nariz, cavidades nasales y pulmones.
 
Incluya el 911 y los teléfonos del Centro de Control de Envenenamiento y de hospitales locales cerca de los aparatos telefónicos.
 
Habilite un lugar de lavado de ojos cerca de las zonas de mezcla. Cualquier productos químico en los ojos debe lavarse inmediatamente con agua por 15 minutos, seguido por un examen médico. (Lea: ¿Cómo mantener los componentes de la leche para recibir un buen pago?)
 
Cualquier detergente químico en contacto con la piel debe lavarse inmediatamente con agua por 15 minutos. Quite la ropa que ha sido contaminada por detergentes químicos y enjuague el área afectada. Obtenga ayuda médica de inmediato.
Los contenedores vacíos deben enjuagarse cuidadosamente y disponerse de acuerdo a las regulaciones ambientales locales.