El encadenamiento es la clave

Por: 
Ricardo Arenas Ovalle
15 de Marzo 2021
compartir
Por estos días volvió al primer plano de las diatribas lecheras de quienes nos apasiona el sector lechero, más allá de una simple actividad económica; la difícil ecuación a la que se enfrentan los productores lácteos.

Por estos días volvió al primer plano de las diatribas lecheras de quienes nos apasiona el sector lechero, más allá de una simple actividad económica; la difícil ecuación a la que se enfrentan los productores lácteos.

 

De una parte, costos de producción y de insumos elevados y sin mayor control y de la otra, el mercado con su desigualdad entre los productores y los compradores industriales que presiona tan fuertemente el precio de compra en finca a la baja, con la complicidad funesta de las inmensas importaciones a las que en otras oportunidades me he referido.

 

Como medida de urgencia y coyuntural, desde Fedegán se ha solicitado insistentemente y con total justificación técnica y jurídica, una salvaguardia bilateral que frene la avalancha de importaciones desde EEUU y la Unión Europea. Esta solicitud es apoyada por un sin número de organizaciones de productores ganaderos que ven con preocupación y desconcierto esta situación.

 

Tenemos años, décadas de decirlo; pero gracias a la gestión del MADR y liderada por el señor viceministro de asuntos agropecuarios al viceministro Juan Gonzalo Botero, es hoy punto neurálgico de la discusión y esperamos que de la solución. Para mí, la solución en mucho; pasa por los verdaderos encadenamientos.

 

¿Y que es un verdadero encadenamiento?

 

Es mirar todos para el mismo lado, es lograr que los actores de la cadena trabajen de la mano, que se logren integrar horizontalmente con procesos de asociatividad desde la producción primaria, para buscar una sustancial reducción de costos y una posición más favorable a la hora de vender el producto. Lo anterior, además nos permitirá acceder a la técnica, la tecnología y la asistencia técnica incluyendo a los más pequeños productores.

 

Y es también la implementación de encadenamientos y alianzas productivas que articulen verticalmente la cadena. Aquí, la clave del éxito para la producción nacional, está en escalar proyectos exitosos de encadenamiento productivo como el Pacto Caquetá que abarca desde la cero deforestación, la denominación de origen del Queso Caquetá, hasta la marca colectiva QC que como en este caso, permitan fortalecer o crear canales de comercialización formales mejorando los ingresos de los productores por mejoras de eficiencia, agregación de valor, reducción de la intermediación; y llevando al consumidor mejores productos y de valores y características más competitivas.

 

Este ejemplo es sin duda muy completo. Incluye temas tan importantes como el cambio de modelo a ganadería sostenible ambientalmente, el encadenamiento en torno a una historia de región, más que a un producto. Incluye además mejoras en los procesos industriales y la infraestructura de proceso, así como un trabajo de innovación de los canales de comercialización donde se integra a actores como los restaurantes y los consumidores que se sienten parte de la solución ambiental del planeta al consumir queso del Caquetá con proyectos tan novedosos como el de “un domicilio un árbol”, adaptándose de manera muy innovadora a las dificultades propias de esta larga pandemia que sufrimos.

 

El mercado informal nace de la incapacidad del mercado formal y sus actores, para captar toda la oferta, máxime cuando no hay excesos de oferta sino falta de capacidad industrial, falta de mercado formal y poca innovación en productos y canales de comercialización que lleven productor accesibles y atractivos a quienes se abastecen hoy del mercado informal.

 

Esta solución integral a la crisis permanente del sector lechero colombiano exige un compromiso decidido de todos los actores, así como una estructura organizacional de las instituciones y gremios que valore la asociatividad, el encadenamiento y los proyectos productivos; involucrando la asistencia y la extensión, pero también la integración al mercado formal.

 

Por esta sustantiva razón, desde Fedegán-FNG en respuesta a esta necesidad de apoyo institucional, privilegiando acciones e interacciones que sirvan de motor de arranque a esta nueva e inminente visión sectorial, por intermedio de los [email protected] como primer paso en la modernización de la estructura organizacional de encadenamiento, procura generar alianzas, potenciando vínculos de integración, posibilitando espacios novedosos de encadenamiento, visibilizando alternativas de diferenciación, para apoyar al productor como primer eslabón, en este viaje de la competitividad productiva en el entendido que las cadenas son tan fuertes como su eslabón más débil.

 

 

Ricardo Arenas Ovalle: Médico Veterinario, Especialista en Finanzas y Negocios Internacionales, Especialista en Gerencia de empresas agropecuarias, Consultor agroindustrial, Experto en producción y calidad de leche.