De camino a la excelencia

Por: 
Óscar Segura Reyes
03 de Diciembre 2012
compartir
Círculos de excelencia en Rionegro, Antioquia
Círculos de excelencia en Rionegro, Antioquia. Foto: Fedegán
Con la mente atenta desde el primer momento en que el asesor, proveniente de la pampa del Río de la Plata, empezó su exposición; Fernando Morales, un ganadero valluno y profesional de apoyo técnico dentro de los Círculos de Excelencia, presente en la charla junto con otros 15 productores de la región, se mostró emocionado y amable, mientras le pedía al expositor que no hiciera mucho por comprender a un país con tantas asimetrías, diferencias económicas, sociales y culturales como Colombia, ya que ni los propios colombianos han podido entenderlo.
 
Tal vez por esto, la charla de aquella mañana soleada de un 17 de febrero, en 2008, se centró en experiencias sobre la creación, manejo y evolución de los grupos CREA (grupos homólogos a los Círculos de Excelencia de Fedegan-FNG) en Argentina. Una iniciativa que hoy está a punto de cumplir un lustro de vida en Colombia y le permite a los ganaderos trabajar de manera conjunta para mejorar y optimizar sus técnicas, recursos y prácticas de finca con el propósito de promover el desarrollo integral y lograr empresas ganaderas eficientes y productivas.
 
Entre las muchas lecciones que dejó aquella charla que organizaron en su momento Fedegán y Cogancevalle quedó la idea de que en muchos casos se olvida, antes de emprender un nuevo proyecto, preguntar a expertos o a personas que realmente tengan experiencia en el desarrollo de procesos similares. Asesorarse, indagar, observar y meditar las opciones positivas o negativas; para luego evaluar el impacto si sirve o no todo lo que se programa, pues un error en ganadería no solo cuesta dinero, sino también mucho tiempo.
 
Desde entonces, operan con éxito en el país los Círculos de Excelencia Ganadera, un programa engranado a través de grupos de ganaderos que han trabajado en varios desarrollos, han vivido experiencias exitosas y de las cuales se puede aprender de los errores; a través de un proceso que permite compartir y discutir vivencias, tecnologías y métodos para hacer que la gestión en haciendas como la del Dr. Fernando Morales, sea cada vez mejor. ‘El método es lo que nos permite a través de la gestión de procesos lograr el objetivo que buscamos y para eso hay que tener responsabilidad, compromiso, respeto y ganas de compartir. Esta ha sido la clave del éxito que ha tenido este grupo’, señala el profesional.
 

Esta propuesta, de fomentar una nueva forma de competencia como “Coo-petencia” (Competencia entre sí con cooperación), es un concepto que lleva a los ganaderos a poder certificar sus hatos certificados en Buenas Prácticas Ganaderas y buscar eficiencia en la producción, compartiendo información sin egoísmo y abiertamente para que otros los conozcan. Un mensaje que ha llevado a que actualmente existan 60 Círculos, a los cuales pertenecen 652 ganaderos.

 
Recorrido de finca en Florencia - Caquetá
 
Cómo operan los Círculos
En grupos de 8 a 12 ganaderos con un nivel importante de empresarización y que manejen indicadores en sus fincas, además hagan parte de sistemas productivos similares; se reúnen cada mes para visitar el predio de alguno de los integrantes del círculo. Allí, al iniciar la jornada reciben una breve charla en la cual el dueño presenta y explica a grandes rasgos el estado actual de la finca, posteriormente hacen un recorrido por la zona estudiando y analizando en detalle las fortalezas, debilidades y retos de la finca; finalmente trabajan en una sesión constructivas de críticas donde el dueño de la finca y el mayordomo se comprometen a trabajar para mejorar en los procesos que tienen falencia y que los demás ganaderos destacan.
 
Por un día todos los integrantes del círculo son los dueños de cada finca que visitan y los compromisos que adquiere el anfitrión ante los demás van a parar a un documento que un año después, cuando viene de nuevo la visita, es confrontado con los avances que tenga el predio. ‘Con esto se hace posible que todos colaboren entre sí y así lograr el mejoramiento continuo a través de la transferencia de conocimiento entre los ganaderos, asegura Sofía Henao, líder del programa Círculos de Excelencia en Fedegán.
 
En este escenario, los ganaderos son protagonistas de primer orden y hacen evidente el mejoramiento continuo a través de la transferencia de conocimiento y tecnología. Para Yolanda Corredor, ganadera de Tenjo y miembro activo de los Círculos de Excelencia desde el mes de julio, ha sido una experiencia valiosa y enriquecedora que les ha permitido estar en aprendizaje constante y a mejorar la calidad de cada proceso productivo en un ambiente de solidaridad y sana competencia. ‘Uno es cada vez más exigente, aprende a apoyarse en los demás y a recibir aportes positivos’, dice Yolanda.
 
Cuando la adversidad se convierte en una oportunidad
Cuatro mujeres viudas que de la noche a la mañana tuvieron que ponerse al frente de los negocios ganaderos que por muchos años habían sido manejados por sus esposos, encontraron en los “Círculos de Excelencia” del Centro de Servicios Tecnológicos Ganaderos [email protected] de Aguachica, la mejor oportunidad para capacitarse. Les permitió ver sus fincas como empresas y las integró de una vez por todas al mundo de la excelencia ganadera.
 
De una familia con tradición ganadera, la historia de Miriam Quintero de Mantilla en éste negocio empezó hace 5 años cuando su esposo falleció. Ese día su nieta de 6 años le dijo: “Abuelita y ahora de qué vamos a vivir”. Palabras que golpearon fuerte en la mente de Miriam, quien en ese momento se dio cuenta de manera abrupta que era la hora de ponerse al frente de los negocios que había dejado su esposo, para mantenerlos y mejorarlos.
 
Así mismo, como lo cuenta Miriam en el artículo de Carta Fedegán llamado ‘Círculos de Excelencia. La universidad de los ganaderos’: “Para mí las vacas eran todas iguales, lloré muchísimo porque decía que yo no podía con este negocio” manifiesta Miriam, quien con ayuda de un joven sobrino que había estudiado pecuarias, trabajó de manera denodada y a los dos años en San Martín, cuando un prestigioso ganadero de la región la abordó, se dio cuenta que iba bien. “He estado mirando lo que haces y eres una berraca, he visto que pese a las dificultades, has salido adelante, lo estás haciendo muy bien”, le dijo el ganadero.
 
Al lado de experimentados ganaderos que tienen sus fincas en municipios como San Alberto, Río de Oro, Aguachica y San Martín en el departamento del Cesar y Sabana de Torres en el departamento de Santander, Oliva, Miriam,  Florelba y Luz Marina se lanzaron al aprendizaje de aspectos hasta ahora para ellas poco conocidos, como: cultivo de pastos, cuidado y alimentación del ganado, sanidad, mejoramiento de razas y comercialización.
 

Una labor con la cual aprendió a proyectarse, a dar más y al compararse con los demás, se dio cuenta cómo estaba su finca, en que había avanzado y qué necesitaba para mejorar. Enseñó que finca de viuda no es finca abandonada, que las mujeres son capaces, y que con esfuerzo, tenacidad, la ayuda de Dios y las herramientas que ofrecen los Centros de Servicios Tecnológicos Ganaderos [email protected] y FEDEGAN, se puede mejorar y salir adelante.

 
La interacción crece y se abre paso
Rafael Oñate, ganadero de Valledupar con más de 3 años de participación en los Círculos, jamás imaginó que lo que empezó con unas visitas esporádicas a fincas, iba a llegar a ser un verdadero eje de crecimiento y orientación de buenas prácticas para sus predios. A tal punto, que el pasado mes de agosto armaron un fondo común con los demás miembros del círculo y se fueron durante una semana a Barranquilla para conocer otras fincas e interactuar con otros Círculos de Excelencia en esa ciudad. ‘Hicimos -una vaca- y nos fuimos de viaje para allá porque sabíamos que podíamos aprender mucho más y fortalecer el conocimiento que ya habíamos compartido entre nosotros’, señala el ganadero que toda la vida se ha dedicado a esta actividad.
 
Además de esta interacción, los productores complementan estas labores con las giras ganaderas y con las iniciativas de tipo técnico y tecnológico de los Centros de Servicios Tecnológicos Ganaderos [email protected], para unificar conceptos y ser más competitivos. ‘Esto ha sido una gran experiencia, me ha abierto los ojos como ganadero, siempre estamos capacitándonos y tomando lo mejor de cada reunión’, comenta Oñate de Valledupar.
 
 
Las nuevas implementaciones
Las charlas técnicas, que han tenido un éxito rotundo en 2012, seguirán siendo la gran apuesta de Fedegán para 2013 y una inclusión de valor agregado para los Círculos de Excelencia. ‘Será un gran beneficio para los ganaderos, pues ellos podrán contratar a expertos que los apoyen y como orientadores hagan seguimiento constante a los compromisos que parten de los Círculos.
 
Así mismo, se preparan 14 talleres con expertos de Argentina, que se dictarán en todo el país con el propósito de darle a los ganaderos un referente de experiencia, pues en el sur del continente los Círculos de Excelencia, llamados CREA, llevan 50 años de operaciones con un éxito rotundo.
 

De igual manera, se esperan abrir 4 Círculos más para trabajar en el segmento de bufalinos. ‘Para Fedegan-FNG es muy importante la ganadería bufalina y con el programa de Círculos de Excelencia se puede fortalecer, mejorar de manera continua éstas ganadería y llevarlas a un nivel óptimo en la productividad y en la rentabilidad.