5 imperfecciones estructurales de la cadena cárnica colombiana

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Marzo 2019
compartir
Fedegán, Ganadería colombiana: Hoja de ruta 2018 – 2022’,  5 imperfecciones estructurales de la cadena cárnica colombiana, Contexto ganadero, noticias ganaderas, bovinos, economía
El transporte de animales por largos trayectos en condiciones precarias, es un riesgo sanitario y afecta la calidad y costo de la carne. Foto: Fedegán

En la publicación ‘Ganadería Colombiana - Hoja de ruta 2018 – 2022’, la Federación Colombiana de Ganaderos publica una síntesis de las 5 imperfecciones estructurales de la cadena cárnica y explica las consecuencias de etas, en la competitividad y rentabilidad del productor primario.

 

Estas imperfecciones son:

 

1. Distribución irracional del sistema de sacrificio

 

• Las plantas de mayor volumen de sacrificio se encuentran en los grandes centros de consumo, a grandes distancias de las zonas de producción. Ello encarece costo de la carne para el consumidor.

 

2. Alta intermediación entre el productor y el sacrificio

 

• En general, los productores están desconectados de quien debería ser su comprador natural: la planta de sacrificio.

 

• La intermediación está ligada al negocio de la compra de animales en finca y el transporte de animales vivos.

 

• No existe un sistema especializado de transporte de animales vivos.

 

• El transporte de animales por largos trayectos en condiciones precarias, es un riesgo sanitario y afecta la calidad y costo de la carne.

 

3. Inexistencia de un sistema de pago por calidad al ganadero

 

• En Colombia prevalece el sistema de pago por peso del animal vivo.

 

• Ni “en potrero” ni en planta de sacrificio, el precio del “novillo gordo” reconoce los esfuerzos en productividad y, por ende, en calidad.

 

4. Alta intermediación entre el sacrificio y el consumidor

 

• Si en la primera fase, el intermediario (comprador en finca –transportador) se beneficia a costa del productor; en la segunda, el intermediario (colocador) se beneficia a costa del consumidor a través de los “fameros”.

 

5. Deficiente sistema de inspección y vigilancia

 

• La base del sistema, el Decreto 1500 de 2007, ha sido prorrogado sucesivamente en siete (7) ocasiones, la última con vencimiento en agosto de 2018.

 

• A pesar de ello, se han cerrado centenares de plantas de sacrificio las más pequeñas, aisladas y vulnerables-, sin que la política pública facilite, financie y también obligue a los entes territoriales a la adopción de alternativas legales de sacrificio y comercialización de carne.

 

• El Sistema de Inspección y Vigilancia es deficiente en los eslabones de transporte de carne y establecimientos de venta en el canal informal.

 

• El tamaño y complejidad de la cadena desborda la capacidad institucional de la autoridad en temas de inocuidad: El Invima.

Las consecuencias

- El ganadero no es formador de precio de su propio producto a partir de los costos y una utilidad esperada, sino receptor del precio a través de la cadena de intermediación.

 

- El referente de precios del mercado son los canales formales, a partir de la agregación de valor en los procesos de transformación y comercialización.

 

- Con base en los referentes del mercado, los precios del canal informal se consolidan a partir del poder de negociación de los intermediarios (colocadores) sobre los fameros, siempre en detrimento del consumidor.

 

- El sistema promueve la informalidad, el sacrificio clandestino y, por esa vía, el abigeato y el contrabando.

 

- El sistema de Inspección y Vigilancia no es homologable con el de ninguno de los países o comunidades con los que se han firmado TLC.