En 3.8 millones de cabezas habría aumentado el hato según la CNCL

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Septiembre 2018
compartir
ICA, censo bovino 2018, Cuenta Nacional de Carne y Leche (CNCL), Brucelosis Bovina, Ganadería, Ganadería colombiana, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
De acuerdo con la campaña de vacunación contra la fiebre aftosa ejecutada por la CNCL- y registradas por el ICA, en sólo dos años Colombia aumentó su hato bovino en 3.833.029, es decir en un 16.9 %. Foto: villanuevapuertadeorodelcasanare1.blogspot.com
Según la Cuenta Nacional de Carne y Leche (CNCL), en cerca de 820 mil bovinos se habría superado la cifra de vacunación de bovinos contra la fiebre aftosa durante el primer ciclo de 2018 frente a las cifras del II Ciclo de 2017. Sin embargo, en año completo el incremento se acerca a 2.7 millones de cabezas y en los dos últimos años en 3.8 millones. Las cuentas no cuadran.
 
La primera pregunta que habría que hacerse frente a estas cifras es si reflejan la realidad del hato colombiano o, por el contrario, existen fallas metodológicas en la captura y análisis de datos que conducirían a pensar erróneamente que la ganadería colombiana está en una impresionante etapa de crecimiento y de mejora de los indicadores técnicos de reproducción, que permitió elevar el hato en 16.9 % en tan sólo dos años, o que había tanto ganado "escondido" que el ejercicio de la campaña de vacunación del nuevo administrador de los recursos parafiscales los develó, o, cómo señalan otros iniciados en la materia sin soportes estadísticos pero basados en lo que se comenta en los corredores, que se trata de una modalidad de "legalizar ganados" de las fronteras para poderlos comercializar al interior del país sin ningún problema.
 
Es posible que se den todas las anteriores, pero el entorno en que se ha desenvuelto la ganadería en los últimos años desvirtúa un crecimiento de tal magnitud, pues el aumento equivale al inventario ganadero de los departamentos de Casanare y Meta. 
 
Esto dice el censo 2018 oficializado por el ICA
 
La entidad responsable de la sanidad animal en el país informó que, de acuerdo con las cifras reportadas por la Cuenta Nacional de Carne y Leche (CNCL), en el primer ciclo de 2018 se vacunaron contra la fiebre aftosa 26 millones 522 mil 449 bovinos, cifra que, frente a los registros publicados para el primer ciclo de vacunación de 2017, arroja un aumento de bovinos en un año de 2 millones 687 mil 105 de cabezas.
 
Este aumento equivale a 11.3 % del registro del I ciclo de 2017, cuyo inventario sumó 23 millones 835 mil 344 cabezas.
 
Si se compara la cifra del I ciclo de 2018 con la del II ciclo de 2017, el incremento del hato en sólo 6 meses habría sido de 830 mil 147 bovinos (los otros 20 mil corresponden a bufalinos para completar el aumento de 850 mil que señala la entidad), lo cual equivale a un incremento del hato en un semestre de 3,2 %.
 
Así, el hato bovino habría pasado de 25 millones 692 mil 302 bovinos registrados en el II ciclo de 2017, a 26 millones 522 mil 449 bovinos en el I ciclo de 2018.
 
Sobre esta comparación –tal como la presenta el ICA en un boletín de prensa– hay que advertir que no es estadísticamente correcta, pues se está cotejando períodos distintos en cada año. Es como comparar las cifras de gasto en consumo de diciembre con las de enero, es decir, que no se analiza con base en el mismo período.
 
De acuerdo con Fedegán, las condiciones de producción son diferentes entre el primero y segundo semestre de cada año. En el primero generalmente se registra un periódo de tiempo seco, mientras que el segundo es un periodo de lluvia. Esto se traduce en un lapso de tiempo en donde no hay mucha comida –lo cual conduce a liquidación del hato–, mientras que en el otro hay abundancia de comida para los animales. También se observa que generalmente en los últimos meses del año y en los primeros del año siguiente la oferta de ganado empieza a descender. En otros términos, se afecta la oferta y demanda de ganado, lo cual conlleva a que también los precios cambien. 
 
Pero no se debe olvidar el entorno en que se desenvolvió la ganadería en el año Junio/2017 - Junio/2018. La actividad productiva se vió alterada por los focos de fiebre aftosa que se registraron precisamente apenas terminó el I Ciclo de vacunación de 2017 (Lea: Se cumple un año del brote de fiebre aftosa en Colombia). Este evento no sólo obligó a la autoridad sanitaria a aplicar el fusil sanitario a cerca de 3.000 bovinos, sino a la imposición de severas medidas para evitar su transmisión por todo el país.
 
Su efecto fue más allá, hasta el punto de paralizar muchos proyectos ganaderos, así como la comercialización. También hay que tener en cuenta de la escasez de terneros que se registró, pues no había suficientes vientres, ni de ganado para exportación y se empezó a liquidar hembras.
 
De otra parte, si se explora la tesis de una mayor productividad, vía tasa de natalidad, pues las cifras indican que ésta se mantiene alrededor de 55 - 56 %. Este es un indicador que se mueve muy lentamente, por lo cual no es posible aportarlo como una mejora para obtener tal dimensión de crecimiento del hato.
 
Tampoco hay que dejar de lado el entorno de inseguridad que se exacerbó, esa sí, casi exponencialmente. El abigeato y el carneo están acabando con la actividad ganadera.
 
El aumento del hato en dos años
 
Los registros oficiales muestran –de acuerdo con la campaña de vacunación contra la fiebre aftosa ejecutada por la CNCL–, que el país tenía en el I ciclo de 2016, 22 millones 689 mil 420 bovinos, y pasó a tener en el I ciclo de 2018, 26 millones 522 mil 449 bovinos. Esto significa que en sólo dos años Colombia aumentó su hato bovino en 3 millones 833 mil 029, es decir en un 16.9 %.
 
Predios
 
En cuanto a predios, el ICA no ha informado cuantos corresponden a predios con bovinos y cuántos con bufalinos, pero señala que, durante el primer ciclo de este año, fueron visitados un total de 597 mil 740 predios, 13 mil 466 más que en el ciclo anterior, en el que se visitaron 584 mil 274 explotaciones.
 
Para el I ciclo de 2017 indicó que existían 514 mil 794 predios dedicados a ganadería bovina.
 
La cifra marco de bovinos y bufalinos a vacunar en el primer ciclo de 2018, fue establecida en 27 millones 499 mil 421 animales y dado el resultado obtenido, la cobertura lograda fue del 97.7 %.
 
Por su parte, ganaderos consultados por CONtexto ganadero, señalan que no hay suficiente ganado. Hoy se están sacrificando más hembras, y el sacrificio total está muy bajo.
 
Otros datos
 
En cuanto a la brucelosis bovina –señala el boletín del ICA–, en este primer ciclo 2018 se vacunaron contra esta enfermedad un total de un millón 525 mil 425, de los cuales un millón 501 mil 068 son bovinos y 24 mil 356 son bufalinos.
 
También se vacunaron en este ciclo, un total de 5 millones 196 mil 534 animales contra la rabia bovina. Puntualiza que es la primera vez que se logra vacunar este número de animales en un ciclo de vacunación, lo cual ha permitido disminuir la incidencia de esta enfermedad, que afecta no solo a los animales, sino que puede ser transmitida a los seres humanos.
 
A manera de conclusión, bien vale la pena revisar todas esas cifras, tal como lo ha manifestado el ministro Valencia.