¿En qué quedaron las compras públicas de leche?

Por: 
CONtexto Ganadero
27 de Octubre 2016
compartir
compras públicas de leche, compras públicas de leche colombia, noticias compras públicas de leche, compras públicas de leche fedegán, minagricultura compras públicas de leche, CONtexto ganadero
La FAO recomienda un consumo anual de 180 litros de leche al año. Foto: http://www.unpp.org / www.oicata-boyaca.gov.co.
La medida se propuso como una alternativa que permitiría ayudar a los productores a comercializar el lácteo, incentivar su consumo entre un grupo mucho más amplio de personas y, de paso, dinamizar la economía del país.
 
Colombia produce actualmente 6.710 millones de litros de leche al año, de los que la industria acopia 3.200, lo que equivale al 48 %, un 10 % se queda para consumo en las mismas fincas y el resto se destina al mercado informal, eso quiere decir 2.821 millones de litros. 
 
Personas dedicadas a la producción de leche en el país han planteado diferentes opciones pensando en incrementar las cifras. Entre ellas se destaca siempre la compra de leche por parte del Gobierno. (Lea: Compra pública de leche aumentaría acopio para canales formales)
 
Las propuestas apuntan a la definición de una política desde el Ejecutivo que asignara recursos de manera permanente y en la que se establecieran lugares, días, fechas, métodos de compra, entre otros aspectos relevantes que servirían para garantizar a los ganaderos ser rentables y no depender de la voluntad de la industria.
 
Las estimaciones que se han hecho muestran que con solo entregar un vaso de leche de 500 mililitros diarios a cada una de las 12 millones de personas que se calcula viven en la pobreza, se alcanzaría el nivel de 180 litros recomendado por la FAO de consumo diario del producto por persona al año.
 
Quienes trabajan en esa línea productiva afirman, y así lo hacen hecho saber en diferentes oportunidades, que la política ayudaría a reducir los excedentes que hoy en día se van al mercado informal y que de los 2.821 millones de litros que tienen ese destino 2.190, un 78 %, serían utilizados para el suministro del líquido a población vulnerable y, de paso, disminuiría el nivel de las importaciones.
 
En el pasado, varias entidades oficiales hicieron compras considerables de leche. El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, cárceles, Fuerzas Armadas, algunas de ellas; sin embargo, esos esfuerzos no fueron sostenidos en el tiempo y eso termina por convertirse en algo momentáneo sin repercusiones reales. (Lea: Las 10 propuestas de Fedegán sobre la fórmula del precio de la leche)
 
Otra de las peticiones, tal vez igual de importante, es la que se ha formulado en cuanto a una eventual prohibición por parte del Gobierno a sus entidades de importar  leche en polvo, situación que va en claro detrimento del producto nacional.
 
Un último punto que se debe tener en cuenta es el impuesto que se propuso en la recién presentada reforma tributaria a las bebidas azucaradas, lo que muchos sostienen se debe convertir en una oportunidad para la leche y sus derivados.
 
Así las cosas, a lo que se le debe apuntar a tener una política real y sostenida, un esfuerzo que evitaría eventuales enlechamientos, que representan una excusa para que la industria le baje el precio a los productores o les deje de recoger el lácteo. (Lea: Impuesto a bebidas azucaradas, ¿oportunidad para consumo de leche?)
 
Las compras públicas deberían ser parte de las políticas permanentes del Ministerio de Agricultura, que podría delegar regionalmente la labor de revisar y supervisar que se hagan un mínimo de compras y se ayude a un mayor número de ganaderos del país.