¡Importar carne!

Por: 
Óscar Cubillos Pedraza
13 de Abril 2022
compartir
Importar carne
Que el Gobierno Nacional importe carne vacuna con el fin de contener los altos precios de la carne vacuna, reducir los aranceles a cero para la importación de carne, proponen en el ruedo político.Foto: defrentealcampo.com.ar/ - pulsoslp.com.mx - antad.net/ - agenciapi.co

Esa es la propuesta que desde el ruedo político lanzaron ‘expertos en economía’, a la par que señalaron que el camino era reducir los aranceles a cero. ¿Qué tanto conocen al país y a la economía ganadera estos expertos?

 

Hace algunos días un parroquiano, como yo, afirmaba vehementemente en uno de los escenarios gremiales y académicos que comparto, que era fundamental que el Gobierno Nacional importara carne vacuna con el fin de contener los altos precios de este importante bien de la canasta familiar.

 

La respuesta a esta propuesta fue muy sencilla. Lo primero —expresado de mi parte— es que el Gobierno Nacional no es quien importa, son los agentes del mercado quienes lo hacen, motivados por la obtención de una remuneración, o de una ganancia, para ser más sencillos en el lenguaje.

 

Antes de terminar mi respuesta fui interrumpido por mi contertulio en donde éste indicaba que su propuesta no giraba en que el Gobierno debiera importar más, sino que redujera los aranceles a cero para la importación de carne. Claro.

 

Luego de esta pausa no voluntaria en la exposición de mi argumento proseguí, indicando que ya los aranceles se encuentran en cero. Por ejemplo, con EEUU en el marco del Tratado de Libre Comercio —que inició en 2012 con un contingente de 2.100 toneladas de carne (calidad estándar) y un arancel extra-cuota de 50,4%—, ya se llegó en el año 2021 a libre comercio, es decir, que hoy tenemos cero arancel para una cantidad infinita.

 

Y, de hecho, del total de 10.623 toneladas de carne de vacuno que importó Colombia en 2021, el 67% provino de EEUU, es decir 7.103 toneladas sin arancel. Otras 2.748 toneladas vinieron de Mercosur en donde no se copó el contingente correspondiente para 2021.

 

Esas poco más de 10 mil toneladas —para ilustración de mi contertulio y como lo saben los ganaderos— equivalen a menos del 1,3% de la producción nacional.

 

En otras palabras, a pesar de estar abiertos al mundo en materia de comercio de carne, no somos grandes importadores por una sencilla razón: la carne colombiana es más barata que la importada aun con las alzas que se han tenido en el último año.

 

Esto indica, además, que el precio de la carne en todo el mundo ha tenido una tendencia al alza como lo muestra el índice de precios de la carne vacuna de la FAO, y que tales procesos inflacionarios además se extienden al pollo, el cerdo, la papa, el arroz, la leche, las prendas de vestir, los útiles escolares, el turismo. Todo. En un proceso típico de ajuste de oferta ante el desajuste de demanda que se tuvo durante la pandemia, especialmente 2020.

 

La discusión sobre la propuesta de importar carne fue saldada entonces, con argumentos sólidos, como deben ser todos los debates.

 

 

¡La culpa del aumento del precio interno es de las exportaciones!

 

Mi respetado contertulio quiso entonces llevar la discusión a la variable exportaciones, achacándoles la responsabilidad de la subida de precio en el mercado interno.

 

Los argumentos esgrimidos son idénticos a los ya dados de porque los productos agroalimentarios, y los demás, han subido de precio en el mundo, y que se pueden resumir en los siguientes términos:

 

Desajuste de la oferta, que incluye desajuste en la oferta mundial de insumos para la producción, por razones de geopolítica y logística de transporte, pero que no pasa por falta de oferta de animales en nuestro inventario ganadero.

 

De hecho, el hato bovino nuestro es creciente, con poco más de 29 millones de animales. Las exportaciones de bovinos en pie y carne deshuesada tan solo representaron el 1,9 % de este inventario en 2021, o el 15 % de los machos mayores a 2 años. El otro 85 % tuvo la posibilidad, o no, de ir al mercado interno.

 

Terminada la discusión con argumentos y cifras, bien vale la pena resaltar el resultado de las exportaciones de carne y animales en pie en el primer bimestre de 2022: alcanzaron US$97 millones de dólares, que ingresan a nuestra economía dinamizando la cadena productiva y favoreciendo a muchos productores.

 

Seguimos, por tanto, enfocados en la meta de US$500 millones en 2022 y US$1.000 millones al 2032. Ojalá el socialismo no se tome al país y no estemos hablando en el futuro cercano de todo lo que pudo haber sido, pero no lo fue por la imposición de propuestas sin soporte ni rigor técnico.

 

@ojcubillosp