Alternativas para aumentar la proteína y grasa de la leche

Por: 
CONtexto Ganadero
31 de Marzo 2017
compartir
proteína, grasa, proteína leche, grasa leche, UFC, unidades formadoras de colonia, alimentación aumento de proteína, leche con mejor proteína, leche con mejor grasa, CONtexto ganadero, ganadería colombia, Ganadería Sostenible
Implementar una nutrición balanceada garantiza aumentar la calidad de la leche. Foto: keywordsuggest.org / telemundo.com.
Un lácteo con buen nivel en ambos aspectos y una cantidad mínima de Unidades Formadoras de Colonia, UFC, son sinónimo de bonificaciones por parte de la industria. Genética y alimentación es la base para lograrlo.
 
La composición de la leche depende factores como la raza, la genética de la res, la etapa de lactancia, la temporada e incidencia de mastitis o enfermedades. Sin embargo, los niveles de niveles de grasa y proteína se pueden cambiar a través de la nutrición. (Lea: Ganaderos medirán calidad de leche antes de venderla a la industria)
 
Un forraje de buena calidad es esencial para lograr ese propósito, pues su contenido de proteína es variable. Según su madurez, las leguminosas pueden tener entre 15 y 23 % de proteína y de acuerdo al nivel de fertilización con nitrógeno las gramíneas pueden contener entre 8 y 18 %
 
Guillermo Echeverry, ganadero de leche en el Valle del Cauca aseguró que es importante hacer las rotaciones en los días que corresponde en base a la variedad de pasturas que se utilice
 
Señaló que para que haya más forrajes se le debe dar un descanso al pasto para que se recupere, luego se le puede hacer una limpieza de maleza y por último se puede aflojar el suelo para que ingrese aire y agua con más facilidad. (Lea: Sorgo y maíz, importantes alternativas para alimentar el ganado)
 
Para L. Dwain Bunting, director de Mercadotecnia y Servicios Técnicos para Rumiantes de la división de Nutrición y Salud Animal de la compañía ADM, la concentración de la grasa está influenciada por la relación entre el forraje y el concentrado, el tamaño de la fibra, la frecuencia de alimentación, el contenido de almidón y el consumo de grasa en la dieta.
 
La relación forraje/concentrado se refiere a mantener un nivel entre ambos alimentos que garantice un mejor contenido de grasa. Mientras que unos aconsejan una relación de 60 % de forraje y 40 % de concentrado, otros recomiendan 55:45. Esto se debe tener como valor referencial, pues un mayor grado de concentrado altera el pH ruminal.
 
En la dieta también deben considerarse niveles de carbohidratos no estructurales, como el almidón, azúcares y pectinas, que mejoran tanto la grasa como la proteína. Estos carbohidratos deben constituir entre el 34 y el 40 % de la materia seca total de la ración. Para esto, el suministro de granos como el maíz y el sorgo son fundamentales. (Lea: Conozca las características de la leche de acuerdo a la raza)
 
El experto reconoce que la proteína resulta mucho más difícil de alterar, aunque es igualmente posible con una buena nutrición. Es pertinente aplicar factores como la relación forraje/concentrado, que para una mayor producción debe ser de 55:45.
 
Se debe tener en cuenta que al mejorar el contenido de grasa, se puede incurrir en el detrimento del contenido de proteína. Por eso, además de alimentos como las leguminosas con altos niveles de esta sustancia y suplementos con el germen de maíz, se pueden suministrar proteínas sobrepasantes que incrementan el porcentaje en la leche.
 
Mientras que Mariano Restrepo Flórez, presidente de la Asociación Regional de Ganaderos del Norte, Asoganorte, en Yarumal, sostuvo que aquel ganadero que desee tener buenos números en esos aspectos, debe apuntarle a tener animales de buena genética en sus explotaciones. (Lea: Sorgo y maíz, importantes alternativas para alimentar el ganado)
 
Agregó que para reducir el número de las Unidades Formadoras de Colonias, el empresario debe apuntarle a promover las Buenas Prácticas de Ordeño, en donde debe primar el aseo e implementarse de forma diaria para garantizar que esos indicadores no varíen.
 

En cuanto a las células somáticas, es elemental realizar un monitoreo constante en las vacas, con una rutina con la prueba de mastitis de California, CMT (por el inglés California Mastitis Test), ojalá 2 veces por semana, para detectar a esas vacas con mastitis subclínica, que obviamente son las que disparan el conteo somático en la leche”, remató Restrepo.