¿El Conpes sanitario sigue estancado?

Por: 
CONtexto Ganadero
28 de Noviembre 2012
compartir
Yesid Jiménez Vargas y Pedro Valderrama Salazar, secretarios técnicos de la cadena láctea y la cadena cárnica, respectivamente. Foto: Archivo.
Yesid Jiménez Vargas y Pedro Valderrama Salazar, secretarios técnicos de la cadena láctea y la cadena cárnica, respectivamente. Foto: Archivo.
Aun no arranca la mayoría de normativas de política sanitaria e inocuidad para las cadenas cárnica y láctea, formuladas en el documento Conpes 3676 de 2010.
 
El Consejo Nacional de Política  Económica y Social (Conpes), máxima instancia en Colombia en lo que a planeación se refiere, estableció en el Documento 3676 de 2010, las normativas para el fortalecimiento de la política sanitaria y de inocuidad para las cadenas cárnica y láctea.
 
El Conpes 3376, que formuló los lineamientos de política nacional durante  el periodo 2005 – 2010, para mejorar las condiciones de sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos para el sistema de medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF) dirigida a las cadenas de la carne bovina y de la leche, prescribió, quedando 18 metas pendientes. La evaluación indicó la necesidad de dar continuidad junto con el nuevo Plan de Acción, formulado en el nuevo Conpes 3676 para la vigencia 2011 – 2015, a fin de consolidar la política sanitaria y de inocuidad de estas cadenas.
 
Fedegán, desde un principio expresó que la implementación del Conpes era tan solo un primer paso. Lo que continuaba, desde ese momento, era apoyar su desarrollo y velar porque el impacto en el sector ganadero siempre fuera con miras al mejoramiento de la calidad y la competitividad para unas mejores relaciones tanto en los mercados internos como en los externos. Infortunadamente, algunos incisos establecidos en el documento 3676 se han incumplido al igual que algunas normativas dentro del plan de acción.
 
Hablan los sectores cárnicos y lácteos
La afirmación de Yesid Jiménez Vargas, Secretario Técnico del Consejo Nacional de la Cadena Cárnica Bovina, es clara: “El país no entendió la implicación que tenía el Decreto 1500 de 2007 en su concepto, entonces duramos muchos años discutiendo básicamente la configuración de las plantas de beneficio en relación a si las plantas son pequeñas o grandes, si son locales o regionales, y en este tiempo se olvidó del verdadero contenido del decreto en relación al incremento del estatus sanitario general que requiere el país en temas  como ; el Plan Nacional de Residuos, plan de muestreos , control de patógenos, , la normatividad en el
Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP, por sus siglas en inglés), requisito indispensable para lograr la equivalencia y por consiguiente, para  la exportación de carne colombiana , así como el plan nacional de muestreo y trazabilidad. Eso se quedó en los escritorios de todos los actores de la cadena y del estado;  ahora nos enfrentamos a resolver de forma ágil y expedita la implementación de estos requerimientos. Lo que tenemos que hacer, es trabajar mancomunadamente con el sector público, porque cuando vengan a realizar las auditorias para la validación del proceso de equivalencia ninguno de los sectores público y privados está completamente preparado”.
 
Por su parte, Pedro Valderrama Salazar, Secretario Técnico del Consejo Nacional Lácteo, expresa: “Aunque existen algunos avances en estrategias como las zonas de excelencia sanitaria y el plan subsectorial de residuos, en términos generales al ritmo que se viene implementado el Conpes 3676, no se logrará cumplir con las metas propuestas para el año 2015, es necesario que el DNP, como entidad encargada de hacer el seguimiento de este documento de política, convoque a entidades públicas y privadas para hacer una evaluación detallada de los avances y se acuerden medidas para intensificar su implementación”.
 
De esta forma, los sectores cárnico y lácteo siguen vigilando el Conpes para que éste se cumpla a cabalidad y no se dejen de lado, como está pasando, algunos aspectos importantes que ayudarían a impulsar la producción de carne y leche en el país y, de esa forma, tener productos de alta calidad para exportación hacía distintos mercados internacionales.