Errores en la detección de celos

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Diciembre 2018
compartir
Detección del celo, errores en la detección del celo, detección de estros, fertilidad de la vaca, detección de estros reduce la fertilidad de las vacas, Ganadería, ganadería colombiana, noticias ganaderas, noticias ganaderas Colombia, CONtexto ganadero
Los errores en la detección de celos están mayormente provocados por una identificación de celos basada en signos secundarios, en lugar de tener en cuenta exclusivamente el comportamiento de aceptación de la monta. Foto: Fedegán
La escasa capacitación del personal en la detección de estros reduce la fertilidad de las vacas, problema que lo padecen los ganaderos. Entre el 5 y el 30% de todas las inseminaciones, se llevan a cabo en vacas que no están realmente en celo.
 
Muy a menudo la detección de celos se lleva a cabo mientras se realizan otras tareas, lo que puede suponer un problema, pues generalmente las vacas no muestran un alto grado de comportamiento de aceptación de la monta (único signo inequívoco de celo), cuando están comiendo, descansando o en el ordeño, señala el portal zoovetesmipasion.com.
 
La eficiencia en la detección de celos se define como el porcentaje de vacas que, mostrando signos de estro, son identificadas como que están en celo. La eficiencia en la detección de celos en las vacas depende casi exclusivamente del programa diseñado por el equipo de manejo.
 
Explica que la escasa capacitación del personal en la detección de estros reduce la fertilidad de las vacas, problema que lo padecen los ganaderos. En México, en el mejor de los casos se observa el 60% de las vacas en estro y en los casos extremos el 30% (Hernández, 2000).
 
Desde hace más de 50 años se ha aplicado la regla práctica de inseminación AM-PM y PM-AM, entendiéndose que las vacas que presentan celo en la mañana son inseminadas en la tarde y las de la tarde se inseminan en la mañana siguiente.
 
Esta práctica asegura la fertilidad, siempre y cuando se cuente con una eficiente detección de estros; sin embargo, en condiciones deficientes, no se sabe si la vaca en estro se encuentra en las primeras o en las últimas horas del periodo de aceptación. Si se programa la inseminación 12 h después, es probable que se realice demasiado tarde, cuando ya haya ocurrido la ovulación (Hernández, 2000).
 
Errores en la detección de celos
 
Los errores en la detección de celos vienen determinados por la proporción de vacas inseminadas sin estar en celo. Los estudios que analizan progesterona en leche y sangre han mostrado que entre el 5 y el 30% de todas las inseminaciones, se llevan a cabo en vacas que no están realmente en celo. Los errores en la detección de celos están mayormente provocados por una identificación de celos basada en signos secundarios, en lugar de tener en cuenta exclusivamente el comportamiento de aceptación de la monta.
 
Los errores en la detección de celos pueden ocasionar infecciones uterinas, ya que las vacas se inseminan durante la fase luteínica del ciclo, es decir cuando el útero es más susceptible a dichas infecciones. Estos errores también conllevan el derroche del semen y del trabajo, y llevan a tomar notas incorrectas que confundirán al equipo de manejo cuando intente predecir futuros celos, fechas de parto o realizar diagnósticos de preñez.
 
La eficiencia y la precisión en la detección de celos casi siempre puede mejorarse si el equipo de manejo implementa programas de trabajo bien definidos. Los errores en la detección de celos pueden corregirse en gran medida revisando los signos primarios y secundarios de celo, e insistiendo en que solo las vacas que muestran aceptación de la monta están preparadas para inseminar. El objetivo debe ser que los errores en la detección sean inferiores al 2%. Como el tamaño de los rebaños sigue aumentando, el problema de una pobre detección de celos tiende a aumentar debido a que la mano de obra por animal tiende a disminuir.
 
Tomado de zoovetesmipasion.com