La inestabilidad en MinAgricultura no dejó avanzar al sector en 2013

Por: 
CONtexto Ganadero
29 de Diciembre 2013
compartir
Gestión de MinAgricultura en Colombia
Juan Camilo Restrepo, Francisco Estupiñán y Rubén Darío Lizarralde, los MinAgricultura de 2013. Foto: CONtexto Ganadero.
Durante 2013, la cartera agropecuaria del país contó con tres mandatarios diferentes. La enorme rotación en este sentido ha generado considerables retrasos en muchos proyectos y una evidente sensación de inconformismo entre la población rural colombiana.
 
El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural comenzó este 2013 con Juan Camilo Restrepo a la cabeza, quien venía desepeñándose en el cargo desde que comenzó este Gobierno. Fue relevado por Francisco Estupiñán, quien no alcanzó a durar un trimestre antes de que el presidente Santos se viera obligado a sustituirlo por quien finaliza el año al frente del cargo, Rubén Darío Lizarralde.
 
Desde el 7 de agosto de 2010 y hasta el 27 de mayo, Restrepo condujo los hilos de la cartera Agropecuaria, desde donde encaró el tema de la restitución de víctimas y los movimientos de inconformidad que fueron surgiendo entre diversos sectores productivos. (Lea: "Sector ganadero retrocedió 6 años con aparición del ICA": Restrepo)
 
El paro cafetero de comienzos de 2013 fue la mayor crisis que tuvo que enfrentar Restrepo y de la cual no pudo salir bien librado. Al final, la solución vino más de manos del vicepresidente, Angelino Garzón, y hasta el propio presidente, Juan Manuel Santos, quienes tuvieron que coger el ‘toro por los cachos’, para detener las manifestaciones.
 
Restrepo pudo resolver los paros cacaotero y el papero, pero la incomodidad de muchos sectores agropecuarios del país con la administración y los manejos de Restrepo ya era evidente.
 
En el Congreso del República, el senador Jorge Enrique Robledo, del Polo Democrático, fue su principal crítico. Lo citó a dos debates públicos en los que pidió su renuncia. “No tuvo el valor civil para defender el agro colombiano”, expresó en su momento el parlamentario.
 
El paso fugaz de Estupiñán
Luego de Juan Camilo Restrepo llegó Francisco Estupiñán, quien venía de presidir el Banco Agrario, y a quien se le criticó su poco conocimiento del sector agropecuario.
 
Los hechos terminaron por darle la razón a sus contradictores: su gestión duró sólo dos meses. Al final fue relevado del cargo, producto del paro agrario nacional que vivió el país, el más importante de los últimos tiempos, Estupiñán no pudo evitar los bloqueos ni los disturbios y tampoco logró hallar soluciones a tiempo. (Lea: Francisco Estupiñán se posesionó como ministro de Agricultura)
 
En ese entonces, Estupiñán llegó a asegurar que renunciaría a su cargo si ello ayudara a dar por terminado el paro. Finalmente, su efímero paso por el Ministerio se conjuró en el momento que el gabinete presentó su renuncia protocolaria al presidente Juan Manuel Santos, con el fin de que el mandatario pudiera hacer los cambios que considerara convenientes para afrontar su último año de Gobierno. En ese ‘revolcón’, Estupiñán dejó de ser el MinAgricultura. 
 
Lizarralde, el nuevo ciclo de MinAgricultura
El 5 de septiembre, Rubén Darío Lizarralde fue nombrado como nuevo ministro de Agricultura y Desarrollo Rural y comenzó su mandato con el firme propósito de mejorar la calidad de vida de los campesinos en el país.
 
Desde ese entonces, el actual jefe de la cartera comenzó un recorrido por el campo colombiano, enfocado en la creación de una nueva política rural que beneficiara a ese importante eslabón económico. (Lea: Lizarralde inicia su gestión con varios retos y en medio de críticas)
 
El Gran Pacto Nacional Agropecuario ha sido la punta de lanza para su trabajo en el Ministerio. Con este proyecto, Lizarralde ha visitado los departamentos de Colombia para escuchar las necesidades de los productores y así poder definir políticas que beneficien al sector a corto y largo plazo.
 
Se espera que para el mes de marzo de 2014, se realice una gran reunión donde se den las directrices y se recojan las peticiones del sector agropecuario del país, para implementar de esa forma la nueva política rural.
 
Se le ha objetado el tener varios impedimentos en temas claves para el sector, lo que ha ocasionado desencuentros con el senador Robledo y con varios miembros de la población rural, muchos de ellos pidieron su renuncia el pasado 7 de diciembre en la marcha que se realizó en Bogotá.
 
Censo agropecuario, otro paso dado
Gracias a los trabajos realizados por la Presidencia de la República y el Ministerio de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde logró poner en marcha el Censo Nacional Agropecuario, que cuenta con recursos que ascienden a $300 mil millones para su ejecución. (Lea: En Quindío comenzó el Censo Nacional Agropecuario)
 
Esta iniciativa tiene como objetivo proporcionar información estratégica, georreferenciada y actualizada del sector, para así crear un sistema estadístico que permita la formulación y evaluación de políticas para el desarrollo rural en el país”, aseguró el jefe de la cartera Agropecuaria el día del lanzamiento del Censo.
 
Para 2014, el actual ministro de Agricultura y Desarrollo Rural tiene tres tareas pendientes: culminar con éxito el Censo Nacional Agropecuario, plantear la política rural y esclarecer el tema de terrenos baldíos, que presentó en días pasados ante el Congreso de la República.