Medidas para manejar la ganadería en los veranos

Por: 
CONtexto ganadero
05 de Marzo 2018
compartir
verano, sequias, medidas para mitigar en la ganadería para mitigar las sequías, MADR, Fedegán-FNG, CIVAP, reducción de la carga animal, Manejo del rastrojo, Utilización estratégica de cercas vivas, CONtexto ganadero, ganadería Colombia, Noticias ganaderas Colombia
No se recomienda realizar labores de limpieza de potreros en época de verano prolongado; si las hace, concéntrese solamente en las plantas indeseables, tóxicas y espinosas. Foto: IGAC / Defensa Civil
En muchas regiones del país el verano ha sido intenso. Muchos reportes que llegan a Contexto Ganadero dan cuenta de incendios en Huila, Guaviare, Bolívar, Santander, Risaralda, Cesar. región Andina, Orinoquía, entre otros.  La combinación de estos dos eventos producen pérdidas grandes en las ganaderías sobre todo en aquellas que no han conservado comida (silos, u otras prácticas para proveer alimentos a sus animales) y agua, y se ven abocados a la compra de suplementos.
 
La primera medida que recomiendan los expertos es no hacer quemas y evitar todo que las produzcan. Ganaderos de la región del Guaviare reportan a CONtexto que sus vecinos han hecho quemas y estas por acción del viento o por su bajo control se propagan a potreros de los vecinos.
 
El Instituto Geográfico Agustín Codazzi ha señalado en repetidas oportunidades que los efectos de los incendios forestales serán catastróficos para los suelos colombianos.
Desde el punto de la administración del negocio, va le la pena señalar un par de recomendaciones:
 
Disminuir la carga animal
 
En condiciones climáticas extremas, por ejemplo en presencia del Fenómeno de El Niño puede haber una disminución de la producción de forraje superior al 50%, en relación con la producción durante el periodo de lluvias. Similar ocurre con vernos intensos corrientes, en donde es muy probable que, si no existe la capacidad o la disponibilidad para proveerse de alimento adicional, no sea posible sostener la misma cantidad de animales durante una sequía prolongada, caso en el cual se deberá contemplar también la alternativa de reducir el inventario ganadero, teniendo en cuenta los siguientes criterios:
 
  • Descartar animales con problemas sanitarios (cuartos perdidos, mastitis, cojeras y otros).
  • Descartar hembras con amplios intervalos entre partos.
  • Descartar animales cuyo promedio esté por debajo del 25% de la producción promedia del hato.
 
Recuerde que, de acuerdo con el tamaño y características de su hato, es posible calcular las necesidades de forraje, antes de tomar cualquier decisión de descarte. Tenga en cuenta que los animales consumen, diariamente, diferentes cantidades de forraje en relación con su peso vivo, dependiendo de su orientación productiva, así:.
 
En leche, doble propósito y cría, se estima en 9 % del peso vivo, y en Levante y ceba se estima en 5 – 6% del peso vivo
 
Manejo del rastrojo
 
La formación y crecimiento del rastrojo es una condición natural de las especies que, con el paso del tiempo, se han adaptado a estados que les favorecen (lluvias) y que les son adversos (veranos prolongados).
 
Durante un verano prolongado, la evidencia práctica demuestra que aquellos animales que pastorean en áreas de rastrojo pueden presentar una mejor condición corporal, que los que están en praderas con solo gramíneas nativas o introducidas.
 
Por ello es importante tener en cuenta:
 
  • Reconozca y utilice el rastrojo que es consumido por sus animales, ya que éste proporciona humedad y sombra.
  • No se recomienda realizar labores de limpieza de potreros en época de verano prolongado; si las hace, concéntrese solamente en las plantas indeseables, tóxicas y espinosas.
  • Recuerde que los bovinos consumen hasta una tercera parte del total de su dieta con plantas leguminosas que hacen parte del rastrojo.
 
Utilización estratégica de cercas vivas
 
Algunos árboles con características forrajeras, particularmente el matarratón (Gliricidia sepium), la leucaena (Leucaena leucocephala) y el guázimo (Guazuma ulmifolia), son tradicionalmente utilizados como cercas vivas en las zonas ganaderas del trópico bajo del país.
 
En el verano, estos árboles florecen y, posteriormente, se defolian (caída de sus hojas). Sin embargo, si los árboles son podados al final del periodo de lluvias (noviembre), se estimula el rebrote de follaje durante el periodo de verano, el cual puede alcanzar hasta dos kilos de forraje seco de alto valor nutritivo (18% proteína) por árbol.
 
Recuerde que de un kilómetro de cerca viva se puede obtener una tonelada de forraje seco, el cual puede ser ofrecido en el potrero con el propósito de disminuir los costos de la suplementación
 
Fuente: Alternativas para enfrentar una sequía prolongada en la ganadería colombiana. 4ta. edición. Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, FEDEGAN – FNG, CORPOICA y CIPAV.