Presentan nuevo listado con la distribución del inventario ganadero en el país

Por: 
CONtexto Ganadero
22 de Enero 2013
compartir
Ganadería sostenible. Foto: Archivo Fedegán.
Los hatos de raza pura, holstein, gyr, entre otros, tienen mayor facilidad para producir leche de buena calidad con muy pocas vacas. Foto: Archivo Fedegán.
Antioquia, Córdoba y Casanare encabezan la lista; seguidos por Meta y Cesar. En estos 5 departamentos se concentra más del 40% de la producción bovina del país. Por su parte, el Eje Cafetero, Bogotá D.C. y Chocó cierran el escalafón.
 
De acuerdo con la Oficina de Planeación de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, el país tiene en su inventario un total de 24 millones de bovinos. Antioquia con 11,3%, Córdoba con 9,0%, Casanare con 8,1%, Meta con 7,1% y Cesar con 6,6% ocupan los 5 primeros lugares con participación intermedia dentro del hato nacional, de acuerdo al censo establecido durante los ciclos de vacunación de 2012.
 
Entre tanto, las regiones con menor participación en el ranking son Putumayo con 0,81%, Risaralda con 0,42%, Quindío con 0,33%, Bogotá D.C. con 0,08% y Chocó con 0,02%, que ocupan los lugares 25, 26, 27, 28 y 29, respectivamente, a nivel nacional.
 
De igual manera, los departamentos con mayor producción de animales vivos continúan estando en el Caribe, los Llanos Orientales y el Magdalena Medio a nivel nacional. En cuanto a producción de lechería especializada, de acuerdo a la Encuesta Nacional Agropecuaria, ENA, los departamentos que se destacan son Cundinamarca, con una producción diaria de un 2,7 millones de litros,  Antioquia con 2,4 millones y Boyacá con 1,4 millones de litros. De igual forma las regiones con menos producción láctea son Casanare, con 128 mil litros diarios y Risaralda con 49 mil litros.
 
¿Cuál es la razón? Los hatos de raza pura, como Holstein, ubicados en el trópico alto, tienen mayor facilidad para producir leche de buena calidad con muy pocas vacas. Pero en el caso de lugares de trópico bajo, los esfuerzos deben ser mayores, convirtiendo su ganadería en doble propósito para poder competir en el mercado, razón suficiente para registrar números muy pequeños o prácticamente nulos en la producción de lechería especializada, pero significativos en producción láctea con sistema de doble propósito y ceba.