Fida: más recursos para las comunidades rurales pobres

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Julio 2022
compartir
Álvaro Lario, nuevo director del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola - FIDA
Álvaro Lario, nuevo director del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola - FIDA se comprometió a incrementar las inversiones en resiliencia climática y en agricultura climáticamente inteligente.Foto: FIDA

El nuevo director del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola - FIDA, Álvaro Lario, se ha comprometido en llevar más inversiones en resiliencia climática y agricultura climáticamente inteligente, y doblará el impacto en las comunidades rurales más pobres de aquí a 2030.

 

Así lo expresó el nuevo director de FIDA, quien es un defensor de las inversiones privadas para liderar la agencia de las Naciones Unidas en su batalla contra la crisis alimentaria mundial provocada por la guerra en Ucrania, el cambio climático y las consecuencias económicas derivadas de la pandemia de COVID-19.

 

Lario se comprometió a doblar el impacto del FIDA en las comunidades rurales más pobres de aquí a 2030.

 

“Tenemos las instituciones necesarias para combatir la pobreza, sabemos cómo reducir la desigualdad; lo que necesitamos es movilizar los recursos y unir fuerzas”, dijo a los delegados de los 177 Estados Miembros que asistieron a la elección celebrada en la sede el FIDA en Roma.

 

“Sabemos que la ayuda oficial al desarrollo, y en particular la que está destinada a la agricultura, no será suficiente. Debido a la guerra en Ucrania, los pequeños productores de todo el mundo están sufriendo las perturbaciones actuales de los sistemas alimentarios. Se trata de otro golpe más que se suma a los desastres ligados al cambio climático y a la recuperación desigual de la pandemia de COVID-19. Las comunidades pobres se ven perjudicadas sobremanera”, añadió.

 

Lario se comprometió a incrementar las inversiones en resiliencia climática y en agricultura climáticamente inteligente. “La agricultura climáticamente inteligente y la adaptación al clima serán cada vez más importantes si queremos romper el círculo vicioso de pobreza, desigualdad, conflicto y migración forzada. El FIDA necesita actuar con urgencia y asociarse con instituciones que piensan parecido en términos de acción climática para apoyar así a los pequeños agricultores y a las comunidades rurales pobre para adaptarse a los choques climáticos”, dijo Lario.

 

Asimismo, Lario destacó que "no será posible alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) sin aprovechar el poder de las mujeres y la energía de los jóvenes". El nuevo presidente del Fondo se comprometió a dar prioridad a los programas que sitúen a las mujeres en el centro de sus esfuerzos.

 

Lario, quien fuera director financiero del FIDA, ha liderado los esfuerzos del FIDA para movilizar el compromiso del sector privado en su batalla contra el hambre y la pobreza, y en nombre de las comunidades rurales más pobres del mundo.

 

“Como presidente del FIDA, me encargaré de que el FIDA conecte la enorme cantidad de ahorros mundiales de inversores de impacto y fondos de pensiones para hacer frente a la pobreza en las comunidades rurales pobres. Tenemos que aprovechar nuestra calificación crediticia AA+ para movilizar más fondos. Esta es una ventaja competitiva única en el sistema de las Naciones Unidas", dijo Lario.

 

Bajo su gestión como director financiero, el FIDA se transformó en el primer fondo de las Naciones Unidas y el único organismo especializado —además de los del Grupo Banco Mundial— en acceder al mercado financiero y obtener una calificación crediticia, lo que le permitió ampliar sus esfuerzos de movilización de recursos al sector privado. Lario cuenta con 20 años de experiencia en el sector privado, el mundo académico y las instituciones financieras internacionales, y en el desarrollo de mercados de capitales a nivel local e inversiones en mercados emergentes en la Corporación Financiera Internacional del grupo del Banco Mundial.

 

Lario tomará las riendas del FIDA en un contexto de crecientes desafíos para la agricultura y en particular para los agricultores en pequeña escala que, a pesar de ser claves para la seguridad alimentaria mundial, son sumamente vulnerables a las perturbaciones. El aumento de los precios mundiales de los alimentos, la energía y los fertilizantes, ligados a la guerra en Ucrania, amenazan con desencadenar una crisis alimentaria mundial y sumir a millones de personas de las zonas rurales en el hambre y la pobreza.

 

El papel del FIDA en el fomento de la resiliencia de los pequeños agricultores, que producen un tercio de los alimentos del mundo, lo ha convertido en un líder de la seguridad alimentaria mundial. Recientemente, el Fondo lanzó su Iniciativa para Hacer Frente a la Crisis para garantizar que los pequeños agricultores puedan satisfacer sus necesidades inmediatas de fertilizantes, semillas y tecnología y asegurar así la próxima cosecha en 22 países prioritarios, afectados por las subidas de precios de los productos básicos.

 

Nuevos datos publicados ayer por cinco agencias de las Naciones Unidas, entre los que se encuentra el FIDA, muestran que el mundo está cada vez más rezagado en sus esfuerzos de erradicar el hambre y la pobreza conforme a los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. Según el informe “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo”, en 2021 el número de personas que pasaban hambre a nivel mundial alcanzó los 828 millones, lo que supone un incremento de unos 150 millones desde el brote de la pandemia de COVID-19.

 

Lario tomará posesión del cargo el 1 de octubre por un período de cuatro años y sucederá a Gilbert Houngbo, que ha presidido la organización desde 2017.