Tenga cuidado: Que no le metan caballo por vaca en su mercado

Por: 
CONtexto Ganadero
05 de Mayo 2014
compartir
etiquetado de carnes
Europa permite que haya menos de 1% de carne de caballo en los productos comercializados como de res. Foto: CONtexto Ganadero.
Europa exige a la industria cárnica comercializar productos de acuerdo a lo descrito en la rotulación para no engañar al consumidor. Sin embargo, en algunos casos la carne de res tiene porcentajes de caballo. 
 
La medida de la Comisión Europea se dio a conocer a raíz del análisis hecho a varios alimentos que contenían porcentajes desiguales de carnes respecto de lo anunciado en las etiquetas. Un ejemplo de ello fue la evaluación del ADN que hicieron a varias lasañas que incluían, supuestamente carne de res, pero tenían hasta 4,6% de partes de caballo.
 
En Europa existe la cultura del consumo de carne de equino. Sin embargo, las amonestaciones se produjeron por hacer una mezcla de proteínas rojas y no explicar al consumidor la cantidad que había de cada una. (Lea: Etiquetado en productos cárnicos, forma efectiva de garantizar la trazabilidad)
 
La nueva resolución de la Comisión señala que se darán 4 semanas de plazo para que la industria ponga en práctica el plan de control con pruebas microbiológicos antes de que los productos salgan al mercado.
 
En países europeos se generó un escándalo una vez se supo que la carne vendida como producto de res tenía carne de caballo, lo cual se ha transformado, según la Comisión para garantizar la inocuidad, aunque en la última resolución aprueban que en productos comercializados como de vacuno haya partes de equino, pero en un porcentaje inferior al 1%.
 
Otro factor a evaluar en las pruebas será la presencia de químicos como hormonas para el crecimiento. Si se hallan las no permitidas el producto no se podrá distribuir.
 
“Las inspecciones se recogerán en los comercios al por menor, pero también se podrán ampliar a otros establecimientos, como por ejemplo los almacenes. Como decíamos, se determinará como muestra positiva cuando el contenido de carne de caballo en un producto etiquetado como vacuno sea igual o mayor al 1%. Esto lleva a la conclusión de que los productos de vacuno podrán contener casi un 1% de carne de caballo sin que sea necesario identificarlo”, informó Food Quality.
 
Ignacio Amador Gómez, subgerente de cadenas productivas de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, explicó que en el país no se consume carne de caballo de manera legal porque no hace parte de la cultura de mercado.
 
Eso quiere decir, señaló Amador, que los colombianos habrán comprado carne de res sin saber si había rastro de otras proteínas, lo que representa un engaño al consumidor. (Lea: Error de exportadores colombianos radica en el etiquetado de alimentos)
 
El sacrificio de equinos para el consumo humano está permitido en Colombia, pero “no hay consumo formal ni venta formal de esa carne. Los que venden carne de vacuno disfrazan y mezclan con equino”, indicó el subgerente de cadenas productivas de Fedegán.
 
El experto añadió que ese tipo de prácticas se ve en lugares no autorizados de comercio, debido a que en expendios legales o grandes superficies del país los productos se caracterizan por incluir etiquetas en las que se especifican ingredientes y mezclas de carnes que pueden ser de res, porcino o pollo, nunca con partes de equino, lo que generaría rechazo en los colombianos que no consumen este producto.