Acuerdos entre Gobierno y productores, ¿medidas de fondo o arreglos temporales?

Por: 
CONtexto Ganadero
27 de Octubre 2013
compartir
Cumbre de ministros
Los ministros de las diversas Carteras han invertenido en todos los paros y en la consecución de los acuerdos para levantar las parálisis. Foto: Presidencia.
Paros agropecuarios, movilizaciones indígenas, bloqueo de poblaciones, atentados contra la infraestructura energética y petrolera han sido una constante que el presidente Juan Manuel Santos y su gabinete ministerial han tenido que sortear este año. Pero las soluciones planteadas han dejado más desazón que tranquilidad en el sector rural colombiano.
 
Los acuerdos a los cuales han llegado Gobierno y productores, con el fin de levantar las manifestaciones, se han quedado en el papel, mientras que las soluciones efectivas y de fondo han brillado por su ausencia. CONtexto Ganadero hace un recuento de la situación que han vivido los diferentes sectores de la ruralidad nacional y el punto actual de los acuerdos alcanzados tras las protestas.
 
Cafeteros, el PIC y sus fraudes

A comienzos de año, el país vivió una significativa protesta por cuenta del paro cafetero, en donde la opinión pública pudo conocer la difícil situación que venían atravesando desde hace varios años, por cuenta del bajo precio que recibían por la carga producida, además del costo de los fertilizantes, que encarecieron la actividad, otrora una de las más significativas del país.
 
Tales dificultades fueron reflejadas por los caficultores en las carreteras del país, quienes salieron a protestar y a exigir ayuda urgente del Gobierno, la cual llegó, a través del programa de Protección al Ingreso Cafetero, PIC. Sin embargo, la iniciativa fue permeada por personas que se hicieron pasar como productores del grano, para robarse el dinero que se les entrega a quienes dependen de esta actividad económica.
 
No obstante, a pesar de las dificultades, los cafeteros han venido recibiendo $165 mil de subsidio, que fue lo que les prometió el Gobierno, ayuda que por ahora va hasta el próximo 28 de octubre. De acuerdo con Luis Felipe Acero, gerente administrativo de la Federación Colombiana de Cafeteros, este es el plan para ponerle freno a las estafas de que ha sido víctima el PIC, y cuyo monto ya supera los $20 mil millones, por parte de personas que se hacen pasar por cafeteros, para tramitar dichas facturas. (Lea: 29 de octubre empieza a regir normativa contra fraude al PIC)
 
“Las personas naturales que no cuenten con establecimientos comerciales registrados, o por precooperativas, estarán excluidos para tramitar el subsidio cafetero”, explicó Acero.
 
Paperos y un acuerdo que apenas empieza a funcionar
 
Miles de paperos de Boyacá, Nariño y Cundinamarca acudieron a las vías de hecho en 2 ocasiones durante este 2013. La primera fue en mayo, en donde tras una rápida intervención del Gobierno se planteó una mesa de negociación para escuchar las preocupaciones de los productores del tubérculo y se acordó que recibirán $40 mil millones de cara a las 2 cosechas que vendrían.
 
No obstante, dichas ayudas no llegaron en su momento y los papicultores aprovecharon el Paro Nacional Agrario, para organizar movilizaciones en 3 puntos del país, exigiendo que se les cumpliera con lo prometido. Los manifestantes bloquearon y sitiaron por varias semanas muchos municipios de Boyacá, Nariño y Caquetá, hasta que lograron un acuerdo con el Ejecutivo, en el que les comprarían la papa, pondría freno a las importaciones del tubérculo y daría soluciones en temas como fertilizantes. (Lea: Gobierno Nacional compra papa para impedir otro paro agrario)
 
“Ya se hizo efectiva la compra de 200 toneladas, y se continuará haciendo esto hasta el próximo miércoles, 23 de octubre, día en que se realizará el balance y una nueva reunión con el Gobierno Nacional”, afirmó Cesar Pachón, dirigente de Dignidad Agropecuaria.
 
Por lo pronto, el Estado viene comprando 600 toneladas diarias del tubérculo, pero la meta, de acuerdo con Dignidad papera, es que se completen las 1.000 vendidas por día.
 
A los productores lácteos no les compran la leche
 
Un sector que se ha visto seriamente golpeado por los paros, es el de los lácteos. Cientos de bloqueos a lo largo y ancho del país, impidieron en repetidas ocasiones que el producto extraído de la vaca fuera recogido por las empresas acopiadoras, generando pérdidas incalculables en esta actividad, la cual en muchas zonas aún no se recupera de los continuos golpes recibidos.
 
Para sortear la sobreoferta de leche en algunas cuencas del país, el Gobierno se comprometió con suspender las importaciones del producto, además de fomentar campañas que dispararan el consumo de lácteos y sus derivados, pero hasta el momento, no ha ocurrido nada. (Lea: Un Gobierno enfrascado en ‘las mesas de trabajo’)
 
Cabe resaltar que en lo que tiene que ver con el sector lácteo la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, entregó al Gobierno Nacional un proyecto de Ley con el que según Rogelio Rodríguez,  coordinador de la Cadena Láctea del gremio "se está a la espera del futuro del mismo”.
 
Minga indígena y sus exigencias ancestrales
 
Los últimos en unirse a la seguidilla de pactos que tiene firmados en Gobierno fueron cerca de 40 mil nativos de 18 regiones, representados en la Organización Nacional Indígena de Colombia, Onic, quienes durante una semana bloquearon varias vías de Colombia y se enfrentaron a la Fuerza Pública. La razón de las protestas, son la deuda histórica que ha tenido el país con ellos desde tiempos ancestrales y a la cual todos los Gobiernos le hacen el quite.
 
Para lograr ponerle fin a los bloqueos y enfrentamientos con el Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, fueron necesarias varias reuniones entre los líderes de la minga y miembros del Alto Gobierno, que permitieran entender cuáles eran las necesidades más importantes y dónde había más urgencia. (Lea: Tras acuerdo entre Indígenas y Gobierno, finalizó la minga)
 
Según explicó el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, entre los principales puntos del acta, el Gobierno Nacional dará cumplimiento al artículo 56 de la Constitución de 1991, el cual permite la autonomía política, jurídica y administrativa de las comunidades indígenas y el manejo de sus recursos.
 
“Logramos un acuerdo que hemos considerado histórico, porque da cumplimiento a una obligación constitucional que durante 22 años fue desobedecida. Estamos firmando el artículo 56 transitorio, el cual permitirá que ese anhelo de los pueblos indígenas de tener su verdadera independencia y autonomía sea una realidad”, afirmó el funcionario.
 
Los miembros de la Onic aseguraron que se alcanzaron 25 acuerdos en 5 temáticas que son: territorio, autonomía política, jurídica y administrativa; todo lo relacionado en materia de minería y energía, derechos humanos, conflicto armado y el proceso de paz; y por último la política económica y agraria del país.
 
Los líos del Catatumbo
 
Casi dos meses duraron las protestas y los bloqueos de los habitantes de Tibú, Norte de Santander, quienes cansados del abandono del Estado, decidieron sitiar la región, impidiendo el ingreso de alimentos, vehículos y combustibles, el cual generó unas pérdidas altísimas en varios sectores de la economía como el ganadero y el palmicultor.
 
Las demandas hechas por los habitantes de esta región consistían en mejores de vías de acceso, la declaración de la zona de reserva campesina, el plan de desarrollo de la zona, subsidios por un millón 500 mil a las familias que dejarán los cultivos de coca,  programas de sustitución gradual de cultivos ilícitos.
 
En su momento, el Gobierno dio a conocer su propuesta de solución sobre el tema, la cual fue rechazada por los campesinos, debido a que estima la entrega a las familias afectadas con la erradicación de los cultivos de $6 millones durante 24 meses, más dos mercados. (Lea: Sin acuerdo la sustitución de cultivos de coca en Catatumbo)
 
César Jerez, vocero de la zona, dijo que la propuesta de los campesinos es más justa y consta de dar a cada hogar $1 millón 500 mil mensualmente y la creación de un programa agropecuario de cultivos de cacao, caña de azúcar, ganadería, búfalos y piscicultura durante el periodo 2013-2014 por $104 millones.
 
Además de estos sectores, se suman a ellos lo mineros, las negritudes del Cauca y Nariño, lo cual demuestra que el Gobierno acude a los acuerdos de forma temporal, pero las ayudas reales y urgentes siguen escaseando.