3 municipios de Santander, en emergencia por lluvias

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Febrero 2013
compartir
Invierno en Santander.
En varias de las localidades las pérdidas han sido cuantiosas y las autoridades tienen dificultades para socorrer a los afectados. Foto: Esther Prince Durán.
De acuerdo con el Comité Local para la Prevención y Atención de Desastres, en Santander cerca de 14 fincas se vieron afectadas por el desbordamiento de la quebrada Guayanas.
 
A raíz de la fuerte lluvia que azotó durante 12 horas los municipios de Floridablanca, Girón y Piedecuesta en Santander, el pasado 17 de febrero, más de 190 familias, 80 viviendas y 15 vías resultaron afectadas. Ante esta situación, las 3 administraciones municipales, independientemente, adelantan labores de recuperación y asistencia a las personas damnificadas. (Lea ‘Brigadas de crédito para el agro, la nueva apuesta en Córdoba’)
 
En Floridablanca, la Alcaldía, junto con la Secretaría de Infraestructura establecieron varios frentes de trabajo, para recuperar las principales vías con la ayuda de retroexcavadoras y volquetas, debido al desbordamiento de la quebrada ‘Guayanas’ y la caída de rocas que obstaculizan el paso.
 
De acuerdo con el alcalde, Néstor Fernando Díaz Barrera, ya se iniciaron los primeros trabajos de limpieza para que los sectores de la Judía, Helechales, Altos de Mantilla, Casiano alto y bajo, los Cauchos y Aguablanca, puedan volver a la normalidad en materia de movilidad.
 
En el municipio de Girón, el alcalde Héctor Josué Quintero Jaimes y el secretario de Gobierno municipal, Samuel Andrés Villamizar Bernal, entregaron un informe de los daños ocasionados al Comité Departamental y Nacional, en el que proponen medidas como otorgar subsidios de $300 mil de forma limitada a las personas afectadas, de acuerdo al censo realizado.
 
“En la vereda, 3 familias que viven en la parte de alta de la vereda perdieron todo: cultivos de maíz listos para cosechar, de maracuyá, de tabaco y sistemas de riego. Las pérdidas están en el orden de los $20 millones y estamos tratando de recuperar lo que más se pueda para salir adelante” comenta Marco Rey, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Peña.
 
De igual manera, Carlos Iván Márquez Pérez, director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres de la Presidencia de la República indicó que hay recursos destinados para la intervención de puentes colgantes de las veredas Río Gordo y Palo de Oro y la asistencia necesaria para las más de 90 familias damnificadas.
 
 
Entre tanto, en el municipio de Piedecuesta la Secretaría de Planeación puso en marcha 15 frentes de trabajo con la ayuda de 30 volquetas, 10 motoniveladoras y 10 retrocargadores para habilitar las vías entre barrios y veredas.
 
“En este momento, en hay entre 30 y 40 fincas afectadas, el avalúo de los daños materiales de cada una están sobre lo $50 millones, porque se perdieron animales, cultivos de mora, cítricos, pancoger, a mucha gente le tocó salir porque la tierra se partió en dos,  el problema es que los proyectos llegan un año después del daño, cuando ya para qué”, asegura Hernando Bueno, presidente de la Asociación de Ganaderos Limpios de Piedecuesta y Santander, Galisan. (Lea ‘Sorteando los embates del clima con paso firme y certero’)
 
Las 50 familias damnificadas reciben acompañamiento en la Casa Campesina de tipo médico, sicológico y nutricional.
 

Finalmente el gobernador de Santander, Richard Aguilar Villa, sostuvo que la Nación debe realizar una inversión de $800 mil millones para elaborar un mapa de riesgos y amenazas, el cual permitirá evitar construcciones de viviendas en zonas de alto riesgo, como orillas de ríos o quebradas y terrenos inestables.