Campesinos del Bajo Cauca piden una oportunidad para trabajar las tierras usurpadas

Por: 
CONtexto Ganadero
18 de Noviembre 2012
compartir
El gobernador Sergio Fajardo ya tiene conocimiento del manejo de las tierras en le norte del Antioquia
Los campesinos desean poder trabajar las tierras en Caucasia. Foto: Gobernación de Antioquia

Más de 2.000 hectáreas de predios en Caucasia, Antioquia, fueron entregadas a la Policía tras un proceso de extinción de dominio. Los pobladores de la zona, que esperaban la restitución de esas tierras, terminaron con la mano estirada y desconfiando de los programas del Gobierno.

 

 

Tal y como se lee en las primeras líneas de una escueta pero trascendental comunicación que el presidente de Asogauca, Daniel Cadavid Londoño, le envío al gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, existe una enorme preocupación en el nororiente del departamento, ante la gesta de un movimiento de invasión de terrenos, alimentado por la desilusión que genera el mal manejo que en las entidades gubernamentales y descentralizadas le dan a la destinación de la tierra.

 

Los entes de orden nacional e internacional han citado a diferentes asociaciones a un sinnúmero de reuniones para proponerles proyectos y programas que finalmente se reducen a un simple ‘llamado a la bandera’ porque no hay tierras, ni títulos de propiedad. ‘Los campesinos ven pasar proyectos inalcanzables por el frente de sus narices como si fuera una burla’, expresa uno de los apartes de la carta que ya se encuentra en el despacho del gobernador Fajardo Valderrama.

 

Un panorama que parece no ser nuevo, ya que desde la Alcaldía de Caucasia se han presentado varias denuncias desde hace 4 años, ante los Ministerios de Agricultura e Interior, pero jamás prosperan. Se conoce además que las casi 2.000 hectáreas que estuvieron por un tiempo de manos de la oficina de Estupefacientes, pasaron por el Incoder, Corpoica y ahora están en manos de la Policía.

 

Ante esto, miles de campesinos quedaron desconcertados, pues todos tienen la esperanza de recibir una parcela donde vivir y trabajar honradamente. ‘La gente está a punto de invadir esas tierras, ya lo intentaron en otras ocasiones pues las autoridades no los escuchan; la situación ha llegado a tal punto que se están aliando con el enemigo para fortalecer su presencia y recuperar lo que ellos consideran que les pertenece’, señala Daniel Cadavid, máximo representante de Asogauca.  

 

 

La tierra, tema crítico en Cuba y Caucasia

Las organizaciones campesinas del Bajo Cauca, Antioquia, esperan que estas tierras sean dadas en comodato o bajo la figura de arrendamiento con el anhelo de que los pobladores puedan acceder a programas del Gobierno y desarrollar su tradicional actividad; de lo contario, la situación pueden empeorar. ‘Nuestros campesinos se han solidarizado con la petición de las FARC que habilmente han colocado el tema de la tierra como primer punto de la negociación por la paz y persisten en el reclamo de los campesinos que en todos los escenarios reclaman acceso terrenos’, explica en su carta Cadavid Londoño.

 

 

Es posible que tras todo esto, se esté gestando una fuerza de campesinos pobres, olvidados, desamparados y maltratados que las fuerzas insurgentes aprovechen para fortalecerse en la región. Donde se han presentado casos aberrantes como el de Las Catas que fue mostrando ante el país como un modelo ejemplar de la política del Gobierno, ‘pero en últimas ha resultado ser un total fiasco que ha dejado muy mal parado al presidente Santos’, concluye la comunicación.