La ganadería mejora genéticamente en Norte de Santander

Por: 
CONtexto Ganadero
07 de Diciembre 2012
compartir
Raza pardo suizo. Foto: Archivo.
Para mejorar la genética ganadera se adquirieron 200 pajillas de semen pardo suizo y holstein. El precio del programa es de $739.160.000.
Con la adquisición de 200 pajillas de semen pardo suizo y holstein, 54 pequeños empresarios con ganadería doble propósito podrán mejorar sus razas y su producción. El programa de mejoramiento genético tuvo un costo de $739.160.000.
 
Nubia Rodríguez desde hoy inicia el proceso de optimización de su pequeña empresa ganadera doble propósito, con el programa de mejoramiento genético, “es excelente porque mejora la productividad de leche, aunque todavía no me hacen la entrega de las pajillas, pero es muy bueno”, comenta.
 
Como ella, otros 53 ganaderos vinculados a la Asociación de Ganaderos del municipio de Durania, en Norte de Santander, pueden hacer parte del programa de mejoramiento genético que respaldan instituciones como el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, MADR, la Gobernación de Norte de Santander, la Alcaldía Municipal de Durania y la Pasteurizadora La mejor.
 
A través del programa ‘Genética para todos’, que lidera la Fundación Colombiana de Ganaderos, Fundagán, se compraron 200 pajillas de semen pardo suizo y holstein, respectivamente. Con esta dotación, otorgada a los Centros de Servicio Tecnológico Ganadero, Tecnigán, los profesionales capacitan a propietarios de pequeñas empresas ganaderas en doble propósito.
 
Desde el ‘Proyecto Apoyo a Alianzas Productivas’ del MADR, estos entes involucrados comparten los riesgos y los beneficios en este tipo de proyectos productivos, “ellos hacen los aportes económicos para el proyecto y poder suministrar un semen subsidiado a través de Fundagán, quienes exigen el certificado de vacunación de este año a aquellos que quieran ser parte del programa”, sostiene Jesús Parada Jaimes, profesional en Gestión de Proyectos Estratégicos en Cúcuta.
 
“Se ve el gana a gana”
 
Las pajillas de semen holstein son importadas desde Estados Unidos, las de pardo suizo son nacionales. El ganadero aporta su mano de obra, el compromiso es venderle la leche a la pasteurizadora, esta les paga la leche a buen precio, es un gana a gana”, explica Parada Jaimes.
 
La retribución es tener crías de vacas, que serían el remplazo en genética, calidad y producción para poder competir”, señaló Nubia Rodríguez.
 
Raza holstein. Foto: Archivo Fedegán.
 
Produciendo más y mejores especies
 
Primero se hace una evaluación corporal de la vaca o la novilla, verificamos que los ovarios estén bien y luego se comienza un proceso de sincronización que dura 8 días, posteriormente el veterinario insemina al animal”, sostiene la coordinadora del proyecto, Alejandra Guerrero. Para el caso de las novillas, es clave tener en cuenta el peso, como mínimo 270 kilos, mientras que la vaca debe ser aquella que ya haya tenido entre 3 o 4 partos.
 
El profesional de Fedegán hace énfasis sobre la relevancia de este programa, “lo importante es que ellos van a elevar su producción, estamos tratando de volverlos más empresarios y que de esa forma ellos mejoren sus indicadores productivos y económicos”, indicó.
 
Este programa es muy bueno, porque nos brinda apoyo, con la compra que hacen desde las diferentes entidades de estas pajillas, nosotros nos beneficiamos porque se pueden inseminar más vacas y las crías son de mejor calidad”, expresó Nubia.
 

A partir de la próxima semana se inicia por primera vez en Durania el proceso de inseminación, el cual tendrá un año de duración. Este programa tuvo un costo total de $739.160.000, otorgados por el estado.