En 2019, industria del cuero solo ha crecido 0,9 % según presidente de ACICAM

Por: 
Melanny Orozco Zabala
27 de Mayo 2019
compartir
ganaderia, ganaderia colombiana, ganaderia colombia, contexto ganadero, noticias ganaderas, acicam, cuero de vaca, cuero, calzado, marroquineria, cuero colombia, cuero sintetico, material sintetico, material cuero, tendencias cuero, ganaderos, ganaderos colombia
El presidente de ACICAM cuenta cómo está la industria del cuero en Colombia para el año 2018 y 2019. Foto: Cortesía

Luis Gustavo Flórez, presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas, ACICAM, ha trabajado incansablemente durante muchos años en los altos y bajos que ha tenido esta industria en Colombia.

 

El cuero es el material básico con que se fabrican infinidad de calzado y marroquinería en el país. Esta industria ha sufrido muchos momentos de quiebre en los últimos años por temas como el contrabando y el cambio de tendencias de moda en el mundo.

 

CONtexto ganadero tuvo una conversación con el presidente de ACICAM para ampliar y profundizar acerca de los avances que ha tenido el sector del cuero en Colombia.

 

CONtexto ganadero (GG): Para ilustrar a nuestros lectores, ¿cuál es el proceso mediante el cual el cuero de vaca llega a los fabricantes?

 

Luis Gustavo Flórez (LGF): La fuente fundamental del cuero y de la industria del calzado, las manufacturas del cuero y todos los sectores que están relacionados tiene su base en la ganadería de ganado vacuno, pero también se utilizan las pieles de otros animales.

 

Estas tienen como origen los mataderos especiales y los frigoríficos correspondientes en los que se empieza a comercializar la piel en empresas llamadas curtiembres. Curtis, es un proceso muy importante que hace parte de la cadena productiva del cuero, calzado y marroquinería que incorpora tratamientos específicos a la piel cruda que están relacionados con procesos físicos y químicos, de forma tal que la piel se trata y se separa de materiales que son utilizados en industrias complementarias.

 

Estos son procesos físico – químicos e industrial en los que se cambian hasta cierto punto, algunos factores que mejoran la propiedad del cuero y lo hacen más manejable.

 

Una de las primeras etapas es donde se produce el cuero en azul o wet blue. Este ha sufrido una fase primaria en la que se retira el pelambre y es ese material inicial que tiene que ser tratado con líquidos y agua, para que esos procesos no tengan un impacto negativo.

 

Este se alimenta en procesos más avanzados dentro de la misma curtiembre para sacar cueros más terminados que realmente son adaptados y tratados para que puedan utilizarse en la producción de calzado, bolsos y otros materiales de marroquinería.

 

CG: ¿Cómo le fue a la industria para el año 2018?

 

LGF: Para el año pasado, las ventas externas de las exportaciones de cuero entre enero y diciembre tuvieron una caída muy fuerte con respecto al 2017. Este desplome fue cerca de -29.2% debido a la reducción de las exportaciones a China, Italia, Vietnam, Hong Kong y principalmente a Venezuela.

 

Toda esa reducción de exportaciones de cuero provocaron un desmoronamiento fuerte en la demanda en los pedidos a Colombia, y además hubo una disminución de las ventas externas de cuero fresco y de cuero azul. Es importante anotar, que el fresco es el que se separa del animal y en el que se utiliza sal para que no se pudra; este tipo de pieles también se exportan. Por lo que tanto ese como el wet blue, disminuyeron las ventas para China y para Italia.

 

CG: ¿Cómo está la industria del cuero en Colombia?

 

LGF: La industria del cuero de enero a marzo, que son los últimos datos que tenemos para 2019, ha tenido una caída de -15.7% en la producción. Esto responde al desplome de los pedidos de la industria nacional, la disminución de las exportaciones a China e Italia y a la reducción de la producción por efecto de las sanciones ambientales que las autoridades han impuesto a curtiembres, no a todas, pero si a un grupo importante que no han alcanzado a obtener la licencia ambiental correspondiente.

 

CG: ¿Cómo está la industria del calzado y la marroquinería en Colombia?

 

LGF: En la producción de calzado de enero a marzo de 2019, se presentó un crecimiento de 0.9% positivo. Esto es un crecimiento muy modesto y frágil, comparado con la producción del mismo periodo en el 2018, pero tal vez es importante destacar, que ha cambiado la tendencia del signo que en el año pasado fue negativo prácticamente todo el 2018.

 

Este aumento se debió principalmente a un desarrollo en la producción de calzado para dotaciones a unas nuevas líneas que se están desarrollando. Además de un nuevo aumento por parte del sector comercial, así como a un incremento de los pedidos para tiendas propias.

 

Este es un calzado en el que no solo utilizan el cuero como materia prima, sino que proviene de materiales sintéticos, inclusive de material textil. Ese aumento se debe a la utilización no solo del cuero como materia prima básica, si no al uso de los otros elementos sintéticos y textiles.

 

Es importante anotar que dentro del punto de vista de la estructura del mercado de calzado, evidentemente está tomando muchas más participación la presencia de materiales de calzado diferentes al cuero. Porque esa es la tendencia de moda por una mayor demanda de productos de calzado tipo casual - urbano y de tipo deportivo - urbano, en el cual están incorporándose materiales sintéticos.

 

Hoy se ve que las personas van a la oficina con calzado casual y ese es un tema relativamente nuevo en la tendencia de la industria de moda.

 

Con respecto al sector de la marroquinería, se experimentó en el primer trimestre del 2019 un crecimiento del 20.1% en la producción. Eso se debe a un lanzamiento de nuevas referencias de productos, además de la temporada escolar que se presentó en la fabricación de morrales de cuero y sintéticos. Dentro de esta industria también se aumentó la producción de juguetes caninos.

 

CG: ¿Qué ha pasado con la competencia y el ingreso del calzado por parte de China en el país?

 

LGF: Se presenta un avance interesante en el control de importación de calzado que para el año pasado se encontraba a precios muy bajos con la compra de un par de calzado a menos de USD 1.

 

Por esa razón se han realizado controles e implementado dispositivos que están vigentes en este momento con el decreto 1786 y el 436, que han permitido reducir la subfacturación y las importaciones de calzado que venían a precios de dumping y que constituyen una buena porción de competencia desleal para la producción nacional.

 

Cuando en el año 2016 estábamos importando cerca de 10 a 11 millones de pares de calzado a precios inferiores de USD 1 el par, en este momento registramos, para este primer trimestre del año, importaciones de cerca de 375 mil pares.

 

Por otra parte, sí es necesario señalar que se deben revisar los decretos correspondientes, pues en el 1786 se ha definido unos umbrales de precios que han llevado a que se presente una práctica por parte de importadores, en donde se importan a precios bajos, lo que perjudica y no refleja las realidades de la estructura de los costos y manufacturas del calzado.

 

Ese es un tema que ACICAM ha hablado con el Gobierno Nacional y con el Ministerio de Industria y Comercio, por lo que estamos en plan de revisión con el Comité de Alto Nivel Anticontrabando que coordina la señora Viceministra de Comercio. En estos momentos se está haciendo un análisis que avanza en contra de la competencia desleal y las importaciones irregulares.

 

Debo destacar que tenemos un progreso parcial con el curso positivo de estos decretos y la participación y apoyo de la Policía Fiscal Aduanera, POLFA, y la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia, DIAN.

 

CG: ¿Hay mucha quiebra por parte de las empresas dedicadas al trabajo del cuero en Colombia?

 

LGF: Los resultados de 2018 impactaron negativamente la industria. Para el año pasado, en el caso del empleo, hemos perdido en la fabricación de artículos de cuero casi cerca del -4.5 % del oficio para marroquinería, en la de calzado -4.6 % y en el área de curtiembre más del 11 %.

 

En consecuencia ha tenido un impacto negativo sobre el empleo que es un tema social importante y ha sido malo para la cadena productiva.

 

CG: Finalmente, ¿qué espera la industria del cuerpo para este año?

 

LFG: La situación del cuero que se ha presentado es de carácter global. Esto no le está pasando exclusivamente a Colombia, pues está sucediendo en todos los países que tienen curtiembres y trabajan con cuero.

 

En este sentido, a juicio de ACICAM, lo que consideramos importante es reducir la informalidad de la industria de curtiembre tanto en la comercialización de las pieles como en las etapas de curtiduría que está afectando la industria por la competencia desleal para las empresas que están legalmente constituidas.

 

Nosotros esperamos que Colombia avance este año en ese aspecto, dados los nuevos instrumentos sobre tributación simple que acaba de sacar el Gobierno Nacional. Es decir, se debe tener la posibilidad de desarrollar programas que faciliten la transferencia de la industria informal a formal para que haya un sector más fuerte.

 

Por otra parte, es muy importante desarrollar una campaña de amplio espectro sobre la importancia y la bondad del cuero como material para los productos que son fundamentales para la calidad de vida de todo el mundo. Pues, evidentemente estamos promoviendo el desarrollo sostenible de la industria y favoreciendo la utilización como material de productos como el calzado.

 

Además hay que hacer un llamado importante a promover un mayor valor agregado a las industrias de la curtimbre, para que puedan ser cueros más sofisticados, de mayor diseño y moda para tener un calzado de gama intermedio y gama alta.