Rotación de potreros, herramienta para incrementar la producción

Por: 
Héctor Anzola Vásquez y Vivian Giraldo Z
06 de Julio 2015
compartir
rotación de potreros en la ganadería
La rotación de potreros es un sistema de pastoreo racional basado en alternar en forma adecuada el periodo de uso con su tiempo de descanso. Foto: Juan Rafael Restrepo.
Una de las principales prácticas culturales para incrementar rápidamente la productividad del hato ganadero es utilizar un adecuado sistema de pastoreo.
 
Lo primero que hay que hacer es aliviar a las praderas del abuso efectuado por el pisoteo de los animales y disminuir la compactación del suelo, lo cual facilita una mayor penetración del aire e incrementar la capacidad de infiltración del agua al suelo. 
 
Dentro de las diversas alternativas que se tienen para el manejo de las praderas, hay una que tiene alta relevancia desde el punto de vista ambiental y es la rotación de potreros, la cual ayuda a evitar que la actividad ganadera contamine las fuentes y los cauces de agua, además, mejora la distribución de la fertilización orgánica producida por el estiércol y la orina de los animales. (Lea: 10 pastos ideales para el ganado del trópico alto)
 
La rotación de potreros es un sistema de pastoreo racional basado en alternar en forma adecuada el periodo de uso con el tiempo de descanso del potrero. A continuación varias estrategias para obtener la máxima producción animal por hectárea mediante un sistema productivo sostenible.
 
La rotación de potreros se caracteriza en que la finca se divide en varios potreros, manteniendo en forma correcta la capacidad de carga para cada potrero y permitiendo el pastoreo de un potrero al mismo tiempo por el lote de bovinos, previamente definido.
 
La mejor forma de manejar los potreros es realizando un pastoreo rotacional, es decir teniendo varios potreros y rotando los animales entre ellos.
 
Ventajas de la rotación de potreros
 
·         Permite que la producción de forraje de cada potrero tenga un periodo de recuperación o de descanso entre los ciclos de pastoreo.
·         Promueve la producción de semilla y la resiembra natural, la cual favorece enormemente la producción de forraje.
·         Permite mantener una producción constante de forraje durante todo el año.
·         Mantiene en forma constante la productividad, y de esta forma se garantiza la valorización, en términos productivos, de la misma.
·         Permite en forma más efectiva el control de parásitos internos – externos
·         Facilita el control de las malezas.
 
La rotación se fundamenta en 2 conceptos básicos:
 
  1. Los pastos (gramíneas y leguminosas) almacenan, en la parte baja de los  tallos de las hojas inferiores (cercanas a la raíz), las reservas nutritivas que les sirven para iniciar nuevamente el crecimiento luego de ser pastoreados o cortados.
  1. Para crecer, el pasto además de contar con las reservas mencionadas anteriormente,  necesita energía; la cual proviene del sol y los pastos la capturan a través de las hojas (que actúan como paneles solares). Por esta razón, al momento de pastorear o de cortar la pradera, se deben dejar las hojas inferiores, donde está el punto de rebrote, de esta forma la planta crece con mayor rapidez. (Lea: Carne y leche de Colombia, entre las mejores del mundo
Por lo anterior, en los sistemas rotacionales se habla de 2 periodos:
 
El de ocupación (o de pastoreo) durante el cual los animales cosechan el pasto y el de descanso en el que la pradera tiene la oportunidad de acumular reservas energéticas, rebrotar y crecer.
 
Periodo de Pastoreo
 
El pastoreo debe hacerse cuando el forraje tenga como mínimo un 7 % de proteína cruda, porque de lo contrario el consumo voluntario de materia seca se reduce; de manera general, una buena época para introducir los animales es cuando máximo un 30 % de la pradera esté florecido.
 
Se estima que las pérdidas por pisoteo pueden estar alrededor del 20 % cuando los periodos de descanso son cortos y se pastorea en rotaciones o franjas pequeñas, pero pueden llegar al 40 % cuando el descanso es largo y los potreros son grandes y sometidos a pastoreo extensivo, debido a que el ganado camina mucho, mientras reconoce el potrero y también porque el pasto está más alto y hay abundante cantidad de flores y tallos florales.
  • Periodo de descanso
Todos los forrajes, una vez pastoreados, comienzan a formar nuevos tejidos (tallos, hojas, raíces, etc.) y requieren de un tiempo adecuado para acumular nuevamente reservas en la parte baja de la planta, gracias a lo cual se pueden repetir periódicamente los ciclos de pastoreo, sin que se ponga en peligro la supervivencia de la pradera.
 
El período de descanso que requiere cada pasto varía con el clima, el tipo de suelo, el manejo que se le da al potrero (riego, fertilización, tipo de pastoreo, etc.) y la época (invierno o verano).
 
Durante la época de verano la capacidad de carga disminuye, independientemente del manejo que se dé al potrero, lo que obliga a tomar, con la debida anticipación, las previsiones del caso para evitar que se sobrepase la capacidad de carga de la explotación, ya sea disminuyendo el número de animales o programando la producción de heno, ensilaje o henolaje.
 
Cuando se tienen asociaciones de gramínea/leguminosa, es necesario mantener un buen balance entre las especies, en esta forma se mejora la calidad del forraje producido y aumenta la producción animal. Para conseguir lo anterior, hay que ajustar los periodos de descanso, tanto si la leguminosa sobrepasa el 50% del forraje existente en la pradera, como cuando su proporción está por debajo del 15 %. En el primer caso es necesario alargar el tiempo de descanso, para que la gramínea se vuelva menos apetecible para el ganado, que consume más leguminosa y disminuye su proporción; en el segundo caso de debe disminuir el periodo de descanso para que los animales consuman más gramíneas.
 
En la Tabla 1 se presenta el período de descanso recomendado para algunas especies.
 
Clima
Especie
Período de descanso
Invierno
Verano
Cálido
Guinea
35 – 45 días
> 45 días
Puntero, Faragua, Yaraguá, Uribe
35 – 42 días
60 – 90 días
Angleton
36 – 42 días
60 días
Braquiaria
35 – 45 días
> 45 días
Buffel
30 – 40 días
60 – 70 días
Estrella
42 – 50 días
 
Pangola
35 – 42 días
 
Gordura
35 – 42 días
60 días
Alemán
45 días
> 45 días
 
Pará
35 – 42 días
> 42 días
Elefante
50 días
 
King Grass
45 días
 
Guatemala
42 días
84 días
Calopo
40 – 50 días
 
Clitoria o campanilla
40 días
60 días
Pega pega
32 – 45 días
50 – 60 días
Soya perenne
35 – 42 días
 
Kudzu tropical
60 días
120 días
Medio
Micay
72 días
> 72 días
Frío
Raigrases anuales
28 – 35 días
> 40 días
Raigrases perennes
30 – 40 días
> 40 días
Azul Orchoro
35 – 42 días
 
Festuca alta
28 días
42 días
Festuca media
35 – 42 días
 
Kikuyo
42 días
63 días
*Información tomada de: Bernal Javier, Pastos y Forrajes. 1998.
 
Sobrepastoreo
Sucede cuando el ganado permanece más tiempo del recomendado en un potrero, sobrepasa la altura mínima de pastoreo y consume las áreas donde el forraje acumula los nutrientes de reserva. En este caso el pasto se recupera lentamente, la pradera se degrada progresivamente y aumenta el porcentaje de malezas. El sobrepastoreo puede producirse tanto en invierno como en verano, pero es en esta última época en que se afecta más la pradera, dejando el suelo descubierto y cuando legan las lluvias se produce erosión.
 
Pasos para iniciar un Sistema de Rotación de Potreros en nuestra finca:
 
Determinar el número de potreros en que los vamos a dividir y diseñar adecuadamente cada potrero El diseño de potreros reviste gran importancia ya que este debe considerar el acceso al agua y a la suplementación mineral, la disponibilidad de sombra, la facilidad de manejo y la adecuada rotación de los animales.
 
En términos generales, se sugiere que entre mayor sea el número de los potreros, el control del pastoreo va a ser más eficiente.  Claro está, lo anterior también debe estar determinado por los costos de división de potreros.
 
Una vez se haya realizado la división de potreros, los cuales son necesarios para realizar un pastoreo rotacional dentro de las fincas y de esta forma racionalizar el recurso forrajero con el que contamos.
 
Si deseamos volver más eficiente la producción y de esta forma generar mayor valor a nuestras fincas (ver abc.fikeros.com), el siguiente paso es determinar la productividad y la capacidad de carga de cada potrero, generando la  siguiente información en diferentes épocas del año
  • Conocer el área de cada potrero
  • Estimar la producción de forraje en cada potrero
  • Determinar la capacidad de carga de cada potrero
  • Definir el tiempo de ocupación y de descanso de cada potrero
Esta información es de gran utilidad, ya que permite potencializar el uso de todos los recursos de nuestras fincas, por lo tanto se debe realizar una planeación forrajera, para definir cuántos animales se pueden tener en producción, cuánta semilla y cuánto abono debemos comprar para renovar cada potrero, determinar el número de contratistas a vincular, entre otras actividades a tener en cuenta.
 
El área de cada potrero puede estimarse utilizando diferentes metodologías, la que recomendamos es utilizar un GPS (Sistema de Posicionamiento Geográfico, por sus siglas en inglés) ya que es más práctico y confiable, además que facilita la obtención de áreas particularmente en aquellos potreros de desniveles y formas irregulares.
 
Para calcular la cantidad de animales que puede mantener adecuadamente un potrero, se debe estimar en primera instancia, la cantidad de forraje en un área específica; esto se logra por medio de aforos. Aforar es determinar, medir y/o calcular. Se expresa en kilos por hectárea, cuadra, fanegada, por metro cuadrado o metro lineal (Solarte et al, 2013).
 
La producción de forraje en cada potrero es muy fácil de estimar o aforar (término utilizado en algunas regiones) mediante una metodología sencilla: basta construir un marco cuadrado en madera u otro material de 1m x 1m, y lanzar este marco aleatoriamente en cada uno de los potreros donde va a pastorear el ganado.
 
La sugerencia es que las fincas tengan potreros pequeños, ya que de esta forma se disminuyen las pérdidas por pisoteo y se facilita el manejo de los animales. (Lea: Un modelo neozelandés para salir de la crisis lechera)
 
Con el sistema de la rotación de potreros, podemos definir el número de animales que podemos tener en cada potrero de nuestras fincas, y de igual forma establecer la rotación de franjas o potreros dentro de nuestra empresa ganadera. También es importante considerar que lo anterior está sujeto a variaciones, que podemos minimizar al máximo al llevar registros de ganancia de peso o la producción de diaria de leche de nuestros animales, lo cual aportará seguramente información muy valiosa a nuestras empresas ganaderas.
 
Algo que tiene una relevancia importante, es determinar en la práctica el tiempo óptimo de pastoreo de cada potrero con un número de cabezas de ganado constantes. Bajo este orden de ideas es definitivo que se lleven registros de cada uno de los potreros en diferentes épocas del año y bajo diferentes variables ambientales y de manejo.
 
Recomendaciones finales que en la práctica han dado buenos resultados:
 
1)  Ingresar los animales a un nuevo potrero cuando ya haya comenzado a semillar el pasto (esto con el fin de que la dispersión de semilla sea realizada por el mismo ganado dentro del potrero y de esta forma garantizar el establecimiento del mismo)
2) Nunca sobrepastorear el potrero para así procurar una mejor recuperación de la pastura
3) En cuanto sea posible utilizar cerca eléctrica (es más económico y práctico)
4) Los buenos resultados son facilitados directamente por el mayor número de potreros. A mayor cantidad de potreros mayores disponibilidades de nutrientes y de forraje disponible.
5) Evite siempre ocupar potreros después del cuarto día, pues ya hay presencia de rebrotes.
6) Todas las plantas, incluidas las gramíneas, sobrantes al pastoreo, es mejor cortarlas para permitir un mejor rebrote, control y aprovechamiento de todos los forrajes.
7) Para que el resultado en la rotación de potreros sea un éxito total, se debe capacitar y entrenar a todos los operarios de la finca, de tal forma que todos conozcan el sistema y puedan realizar los respectivos reemplazos, ante cualquier incapacidad o ausencia del personal responsable de la rotación.