5 alimentos con los que se podría sobrevivir en una isla desierta

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Agosto 2014
compartir
Sobrevivir en una isla con 5 alimentos
Para el caso de la leche, la OMS recomienda que al año se debe consumir entre 150 y 170 litros al año. Foto: CONtexto ganadero.
De acuerdo con una nutricionista en estos alimentos usted podrá encontrar todo lo que el cuerpo necesita para subsistir.
 
Si por alguna circunstancia usted tuviera que irse a vivir a una isla desierta seguro llevaría agua, muchos pensarían en frutas, otros tantos en verduras, algunos en alcohol y unos pocos en carnes. Sin embargo, solo 5 alimentos podrían garantizarle subsitir.
 
De acuerdo con Carmen Martín, especialista en nutrición de la Clínica Dray, “si hubiera que estar bastante tiempo alimentándose tan solo de 5 alimentos habría que intentar cubrir todos los grupos alimenticios para encontrar un equilibrio”.
 
El brócoli
 
En diálogo con el diario El País de España, la experta indicó que en una situación extrema como esa solo alimentos como brócoli, carne de ternera, leche, pan de molde (industrial) y las manzanas podrían suplir las necesidades básicas del cuerpo.
 
Martín señaló que el brócoli brinda una baja densidad calórica, pero es rica en minerales como hierro, zinc, fósforo, potasio, calcio, magnesio o cobre. “Se trata de micronutrientes imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro organismo”. (Lea: 18 recetas amigables con la ganadería y el medio ambiente)
 
Y es que según la Organización Mundial de la Salud, OMS; el 2,4 % de las enfermedades van directamente ligadas a la falta de consumo de verduras. La FAO también indica que el bajo consumo de vegetales es una de las 10 razones por las cuales las personas mueren en el mundo. El consumo ideal de brócoli u otra verdura sería de 400 gramos al día.
 
Carne de ternera
 
Según la nutricionista, “un porcentaje elevado de proteínas es imprescindible en cualquier dieta saludable”, por esta razón considera que la más indicada en una isla sería la carne de ternera que adicionalmente proporciona altas cantidades de aminoácidos. “Es especialmente rica en hierro y zinc, que ayuda en el crecimiento y en el buen funcionamiento del sistema inmune. También contiene vitamina B12, necesaria para combatir la anemia, porque ayuda a formar glóbulos rojos sanos”.
 
En un trabajo publicado por la Fundación Británica para la Nutrición, se señala que la carne roja es un elemento básico de la dieta a todas las edades y en todas las situaciones. (Lea: Un uso del arroz que usted desconoce)
 
El pan de molde
 
De otro lado, “el pan es una fuente de energía muy importante, de muy fácil asimilación y pronta respuesta, lo que permite cubrir rápidamente las necesidades energéticas del organismo”, agrega Martín, con respecto al tercer alimento que sería fundamental para la supervivencia en una isla desierta.
 
De acuerdo con la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, de España, se analizaron 18 tipos de pan de molde blanco, el más “saludable” ha resultado ser el de la marca Bimbo. ¿El motivo? Es el único que utiliza aceite de oliva en su composición.
 
Los productos lácteos
 
Para Carmen Martín, la inclusión de lácteos en una situación de este tipo, como leche, yogur o quesos, es necesaria porque “el calcio que contienen los productos regulan la acidez gástrica y fortalece los huesos, gracias a su contenido de vitaminas A y D”.
 
La OMS recomienda beber leche entre 150 y 170 litros al año. (Lea: 10 alimentos que podrían ponerlo de mal genio al consumirlos)
 
La manzana, la fruta recomendada
 
Finalmente, dentro de esa “dieta” no podía hacer falta la fruta. La ideal según la especialista es la manzana, ya que proporciona mucha energía y según la nutricionista, “mantiene el cuerpo bien hidratado”. Ahora, no tiene que ser necesariamente esa fruta, Martín también sugiere los frutos rojos, la pera o el albaricoque, ya que su cantidad de vitaminas elevada, pero con un índice glucémico razonablemente bajo.
 
En 2010, se descifró el genoma de esta fruta y se le descubrieron habilidades nuevas. Fibra, vitamina A, B12, hierro, calcio, potasio, fósforo o magnesio aminoácidos esenciales son solo algunos de sus componentes. (Lea: La vida útil de las frutas sí se puede alargar)