“Caña de azúcar y palma de aceite, única locomotora agrícola”: Bendeck

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Octubre 2013
compartir
producción caña de azúcar y aceite de palma colombia
Según Fedebiocombustibles con esta actividad agroindustrial se generan 360 mil empleos directos. Foto: CONtexto ganadero.
El presidente de Fedebiocombustibles aseguró que estas 2 materias primas para la producción de combustibles amigables con el medio ambiente contribuyen con el desarrollo rural, la seguridad alimentaria y la paz.
 
Jorge Bendeck Olivella, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Biocombustibles, Fedebiocombustibles, realizó un análisis de la situación actual del país y afirmó que “la única locomotora agrícola que existe en Colombia es la de la caña y la de la palma, no hay otra”, ya que este sector agroindustrial asegura el desarrollo rural, la seguridad alimentaria y la paz.
 
El líder gremial recordó la importancia de establecer el aumento de la mezcla de los biocombustibles, ya que genera empleos directos, tanto en el cultivo de palma de aceite como en la caña de azúcar, entre otros beneficios; sin embargo, según él, esta es una iniciativa que parece no interesarle al Gobierno nacional, por temor a posibles rechazos del sector de transportador de carga. (Lea: Fedebiocombustibles pide más apoyo para el gremio)
 
“Cuando nosotros llevamos al Congreso de la República esta idea, nunca pensamos en precios porque consideramos que era algo muy pequeño frente a las grandes ventajas del programa. Se están olvidando de lo fundamental -les dije- y es que Colombia no tiene petróleo, además del cuidado para el medio ambiente, fundamental para la vida y en tercer y cuarto lugar, el derecho al trabajo que tiene la gente y el derecho a los biocombustibles”, planteó.
 
Bendeck agregó que “el Gobierno no ha querido darnos línea porque si los inversionistas supieran, con seguridad, que en 2015 subimos la mezcla a 15% y en 2020 al 20%, nada frenaría la llegada de más inversión”. (Lea: El uso de E20 tiene ventajas ambientales y energéticas)
 
Antecedentes del programa
 
El dirigente gremial señaló que una vez se planteó la idea de poner en funcionamiento la primera ley del biocombustible, se buscaron 3 cosas: reducir la dependencia de los hidrocarburos, mejorar las condiciones ambientales y darle a los colombianos otra alternativa de sustento económico, diferente a la guerra y los cultivos ilícitos.
 
Para llevar a cabo esta iniciativa, el máximo líder de Fedebiocombustibles comentó que el entonces presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, convenció a Jens Mesa Dishington, también presidente de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma, Fedepalma, sobre el uso del aceite como un “apalancador del desarrollo”, quien se comprometió a sacar el proyecto adelante, “en especial porque la palmicultura necesitaba un mercado asegurado, con justa remuneración de la materia prima para lograr el desarrollo que se necesitaba y llevara paz”. (Lea: Fedepalma reclama al Gobierno aumentar mezclas con biodiésel)
 
Biocombustibles para la seguridad alimentaria
 
Con respecto a este tema, Jorge Bendeck Olivella aseguró que el desarrollo rural trae implícita la seguridad alimentaria, más si se trata de la producción de biocombustibles. El dirigente gremial puso de ejemplo la producción de etanol en Brasil, ya que de las 7 millones de hectáreas que hay, 5 están destinadas a este oficio, lo cual demuestra que es una política de Estado sostenida en los últimos 40 años.
 
“Dicha seguridad se deriva de tener recursos con qué comprar la comida, toda vez que el desarrollo de los cultivos energéticos le aporta buena remuneración a sus trabajadores y ellos pueden ir al supermercado a comprar comida diversa y adecuada”.
 
Empleo y calidad de vida sostenible
 
En la cadena agroindustrial, según Bendeck Olivella hay 360 mil empleos ya que materias primas, como la caña de azúcar y la palma de aceite, representan el 90% de la industria y el 10% restante en las refinerías. “Se trata de una verdadera agroindustria. Si se suman esos 360 mil trabajadores en la cadena y se multiplican por 4, nos da un millón y medio de personas que derivan su sustento de esta actividad”. (Lea: Piden al Gobierno priorizar producción de biocombustibles)
 

El líder gremial también añadió que es demostrable el que el sector de los biocombustibles genere por cada empleo petrolero 20 puestos de trabajo rurales bien remunerados. “Reemplazamos el 10% de los combustibles, lo que representa 28 mil trabajos directos en palma y 3.700 en caña. Si el otro 90% son hidrocarburos y tuviésemos la misma relación, debíamos estar hablando de 300 mil empleos. Ecopetrol no tiene 7.000 empleados y produce 50% del petróleo nacional”.