Conozca de la mano de investigadores los requerimientos del cultivo de maíz para hacer ensilaje

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Julio 2021
compartir
Requerimientos del cultivo de maíz, cultivo de maíz, maíz para ensilaje, maíz ensilaje ganadería, maíz en colombia, rendimientos del cultivo de maíz, claves para un buen cultivo de maíz, aspectos a tener en cuenta a la hora de sembrar maíz, ganado bovino, ganadería bovina, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
A la hora de sembrar el maíz, se deben tener en cuenta sus requerimientos térmicos y de agua para obtener un cultivo con buen rendimiento y alta calidad nutricional. Foto: zoovetesmipasion.com

En las dietas de vacas lecheras de alta y mediana producción, el ensilaje de maíz es el perfecto complemento al consumo de pasturas permanentes. Aquí le presentamos algunas claves para establecer este cultivo a partir de los trabajos adelantados por investigadores.

 

Entre ellos están los ingenieros agrónomos Rolando Demanet Filippi y Cristian Canales Cartes, quienes explicaron que la producción de materia seca del maíz está supeditada a la disponibilidad de agua y al cumplimiento de los requerimientos térmicos.

 

En mediciones hechas en Chile, se determinó que por cada milímetro de agua que llega al maíz (mediante lluvia o riego) en el verano, se producen entre 30 y 40 kg de materia seca por hectárea. (Lea: Identifican factores que afectan rendimiento del maíz)

 

“El maíz es una planta que presenta un buen crecimiento cuando la temperatura ambiente se encuentra entre 18 y 28°C. Con temperaturas promedio entre 20 y 22°C y máximas no superiores a 30°C se logra su mejor crecimiento”, detallaron.

 

En cambio, explicaron que las bajas temperaturas, por debajo de los 8°C, asociadas a la escasa luminosidad afectan el desarrollo inicial de las plantas limitando la absorción de nutrientes, reduciendo por ejemplo la absorción de fósforo y otros elementos.

 

De otra parte, temperaturas superiores a 32°C reducen la capacidad de producción de grano, provocando el enrollamiento de los estilos y con ello la reducción de polinización y fecundación. En estas condiciones, las mazorcas presentan espacios en los que no existe grano.

 

Cada híbrido tiene un requerimiento térmico necesario para su crecimiento y desarrollo, medido en horas calóricas, que depende si se encuentra en zona cálida o templada. (Lea: Precio del maíz alcanza un máximo histórico que no se veía desde hace 8 años)

 

El rendimiento de una planta es influenciado por múltiples factores que inciden a lo largo de la cosecha, afectando su producción y calidad. Uno de los que más afectan su expresión son las heladas, especialmente en los primeros estados de desarrollo de las plantas.

 

“Las heladas producen clorosis y posteriormente necrosis del tejido vegetal que se mantiene hasta la cosecha, donde las hojas afectadas presentan hongos saprofitos oportunistas como Cladosporium sp., Stemphylium sp. y Alternaria sp”, anotaron.

 

Cumplidos los requerimientos térmicos, el agua se convierte en el elemento determinante para un adecuado rendimiento. Por ello, debido a los cambios climáticos que han generado intensas sequías, los productores han optado por implementar sistema de riego.

 

Con ello, buscan obtener una producción adecuada para cada zona. Así pues, mediciones realizadas por 25 años en la zona templada en Chile determinaron que por cada milímetro de agua caída sobre el cultivo se producen entre 30 y 40 kg MS/ha de maíz para ensilaje.

 

Esto significa que entre el periodo de siembra a la madurez fisiológica es necesario tener una precipitación (lluvia o riego) de 500 mm para lograr a 20 ton MS/ha, y 700 mm para obtener 28 ton MS/ha. (Lea: 16 % del área del país es apta para el cultivo comercial de maíz)

 

Aun así, hay que tener en cuenta que los excesos de agua que afectan a la producción del maíz, sobre todo durante las primeras etapas del desarrollo de las plantas, también pueden incidir negativamente en el anclaje en el suelo.

 

Posteriormente, en etapas avanzadas producen lixiviación de nutrientes (nitrógeno, potasio, entre otros) que generan deficiencias a veces imperceptibles en el campo pero que afectan directamente el crecimiento y desarrollo de las plantas.

 

Si bien nuestro país es el primero en Suramérica con el mayor volumen de importaciones y el séptimo en el mundo, el maíz es el tercer cultivo con mayor superficie de siembra después del café y el arroz de acuerdo con Fenalce.

 

“A pesar de ello, es el país con mayor volumen de importaciones en Suramérica y el séptimo en el mundo. El maíz es uno de los cultivos más relevantes en el sector agroalimentario en Colombia”, anotó la federación.

 

Continuó señalando que el cultivo del maíz concentra el 13 % del área agrícola, siendo producido en regiones desarrolladas con sistemas avanzados de tecnología y buena productividad, mientras que en las regiones marginadas se emplean sistemas tradicionales con el propósito del autoabastecimiento.