El sector palmero colombiano no es un motor de deforestación: Fedepalma

Por: 
Contexto ganadero
10 de Mayo 2022
compartir
El sector palmero colombiano no es un motor de deforestación:Nicolás Pérez Marulanda, presidente ejecutivo de Fedepalma
La deforestación en el suroccidente del Meta y el norte del Guaviare está principalmente relacionada con actividades criminales de minería ilegal, lavado de activos, cultivos de coca o acaparamiento irregular de tierras, entre otras razones, manifestó Nicolás Pérez. Foto: Fedepalma

Los datos disponibles son claros e incontrovertibles. No hay sustento para vincular al cultivo de la palma de aceite con deforestación en Colombia. Invitamos a no desinformar y a sustentar afirmaciones en datos y cifras específicas y no en percepciones, precisó Nicolás Pérez Marulanda, presidente ejecutivo de Fedepalma.

 

Sin ocultar la molestia que ha causado el señalamiento de deforestares a varios renglones económicos del sector agropecuario, entre ellos al de ganadería bovina, el presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite, Fedepalma, Nicolás Pérez Marulanda, reiteró el compromiso asumido por la agroindustria de la palma de aceite con la protección del medio ambiente.

 

“Nuestra agroindustria tiene un gran potencial de desarrollo libre de deforestación y no hay ninguna justificación legal ni técnica para desarrollar proyectos productivos palmeros en zonas que se encuentren por fuera de la frontera agrícola”, afirmó.

 

“Somos conscientes de las altas tasas de deforestación que se registran en el país y que han promediado las 175.000 ha/año en los últimos 10 años, y del reciente aumento en la deforestación en la Amazonía, especialmente en el suroccidente del Meta y el norte del Guaviare”

 

A la par Pérez Marulanda enfatizó que en numerosos reportajes han puesto de manifiesto esta problemática, señalando que la deforestación en esta zona está principalmente relacionada con actividades criminales de minería ilegal, lavado de activos, cultivos de coca o acaparamiento irregular de tierras, entre otras razones.

 

Por el contrario, “hemos establecido alianzas para el monitoreo de la deforestación con la Fundación Solidaridad Network y la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS). Con esta última específicamente, estamos adelantando un análisis del cambio de coberturas vegetales y la deforestación entre los departamentos de Meta y Guaviare entre el periodo 2016-2021, relacionados con los cultivos de palma de aceite.

 

Siembras ilegales no hacen parte de la cadena de valor de la palma

 

“Todo aquel que realice siembras ilegales no hace parte de nuestra cadena de valor, ni de los valores que se promueven en el sector palmero colombiano. Desde la Federación defendemos la legalidad y las buenas prácticas en la búsqueda de la sostenibilidad de nuestra agroindustria y los entornos palmeros”, expresó Pérez Marulanda, al tiempo que ratificó que desde Fedepalma el compromiso del gremio y del sector es por una palmicultura libre de deforestación en Colombia.

 

Cuando hemos conocido y evidenciado la presencia de cultivos de palma de aceite, hemos sido los primeros en denunciar dichas situaciones ante las diversas autoridades competentes, cumpliendo con nuestro deber de alertar a las autoridades de posibles ilegalidades y vulneración de derechos, en el marco de nuestra responsabilidad gremial, dado que rechazamos con contundencia a quienes estén deforestando para sembrar palma, dijo Pérez Marulanda.

 

Lo que dicen los estudios sobre deforestación

 

El primer estudio de línea base de deforestación asociada a la palma de aceite en Colombia elaborado por el IDEAM para el periodo 2011-2017, mostró que los cultivos de palma de aceite no han sido un motor de deforestación en el país, afirmación que es coincidente con la actualización de resultados presentados recientemente por la misma institución para el año 2018.

 

En dicho estudio se evidenció que mientras en Colombia se deforestaron 1,1 millones de hectáreas entre 2011 y 2017, únicamente 0,4% (4.455 hectáreas) fueron convertidas a cultivos de palma de aceite. En otras palabras, no hay evidencia de que el sector palmero fuera una causa significativa de la deforestación total en el país en ese periodo.

 

A principios de 2022, en la actualización de dicha línea base para 2018, el IDEAM identificó una deforestación nacional de 197 mil hectáreas, de las cuales 0,22% (alrededor de 438 hectáreas) fueron transformadas en cultivos de palma de aceite, una relación menor a la evidenciada en el periodo 2011-2017, señaló Nicolás Pérez Marulanda, presidente ejecutivo de Fedepalma.

 

Estas cifras ratifican lo que ya habían señalado algunos estudios internacionales, en los que se evidencia que el impacto por deforestación del cultivo de palma de aceite ha sido mínimo en Colombia.

 

Estos resultados muestran de forma inequívoca el compromiso ambiental que ha tenido nuestra agroindustria, que le ha apostado a la sostenibilidad como factor de diferenciación del sector en los mercados nacional e internacional.

 

Así ha sido consignado en la Estrategia de Sostenibilidad del Sector Palmero Colombiano, mediante la cual se adoptó la Cero deforestación y el no reemplazo de áreas con alto valor de conservación (AVC) como uno de los diez principios del Aceite de Palma Sostenible de Colombia.

 

Acuerdo de Cero Deforestación

 

Desde 2017 Fedepalma y varias empresas palmeras firmamos el Acuerdo de Cero Deforestación con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el IDEAM y ONGs ambientales como WWF y Fundación Natura, con el auspicio de los gobiernos de Reino Unido, Alemania y Noruega. Hoy 40 empresas hacen parte de este acuerdo ratificando el compromiso del sector.

 

En el marco del Acuerdo se establece que las empresas palmeras y aquellas que utilizan aceite de palma como materia prima avancen en mecanismos que permitan verificar si su cadena de suministro está libre de deforestación y tomar acciones para asegurar que así lo sea en el futuro.

 

“El sector palmero colombiano está yendo más allá en materia de sostenibilidad, pues adicionalmente a su compromiso con la cero deforestación, se viene enmarcando en un conjunto de principios y mejores prácticas ambientales, sociales y económicas, recogidos en el Decálogo de Principios y el desarrollo del Protocolo Aceite de Palma Sostenible de Colombia, instrumento que de manera amplia e inclusiva, ayudará al aseguramiento de estas condiciones en las cadenas de suministro del aceite de palma colombiano”, argumentó Pérez Marulanda.