Erradicar pudrición de cogollo en Santander demoraría 6 años

Por: 
CONtexto Ganadero - Fedepalma
28 de Julio 2014
compartir
Pudrición del cogollo.
La pudrición de cogollo es un hongo que se esparce con facilidad. Foto: CONtexto Ganadero.
En dos años se han eliminado 7 mil hectáreas de las 30 mil afectadas por pudrición de cogollo, enfermedad que acabó con ese cultivo en Puerto Wilches, en Santander.  
 
Con el  trabajo que se desarrolla para erradicar el inoculo de la pudrición del cogollo, PC, aquella enfermedad letal que amenaza el cultivo de palma en toda la zona central de Santander, se necesitarían otros seis años para darle fin al mal.
 
De acuerdo con León Darío Uribe, vicepresidente de la Junta Directiva de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite, Fedepalma, el problema no da tiempo, principalmente cuando un “estudio de Cenipalma dijo que si seguimos así, en menos de cinco años la palma del sur del Cesar y del sur de Bolívar tendrá la misma suerte que la de Puerto Wilches, pues el ataque que existe de PC en esta zona es el más virulento de la historia palmera de Colombia”.
 
El funcionario expresó que “existe una pasividad absoluta del Gobierno frente a ese grave problema fitosanitario. Acá hay que dejar a un lado los intereses particulares y entrar, con todo, a controlar la enfermedad y así frenar una catástrofe. Las inversiones que se generen después en la zona son otra cosa”. (Lea: Presentan campaña de lucha frontal contra la pudrición del cogollo)
 
Falta de recursos
 
A su vez, Ludwing Enrique Otero Ardila, secretario de Agricultura de la Gobernación de Santander, expresó que para erradicar el problema de PC en el municipio de Puerto Wilches se necesitan con urgencia una inversión de $40 mil millones.
 
La única salida es la erradicación, pues es el problema fitosanitario más grave del país y para afrontarlo debemos hacer un frente común”, añadió Otero Ardila. (Lea: Fedepalma sigue firme contra la Pudrición del Cogollo)
 
Asimismo, el funcionario expresó que la enfermedad ya avanzó hasta cultivares de la Sabana de Torres y se tienen focos en plantaciones del sur del departamento de Cesar, por lo que se hace necesario recurrir a la erradicación de la plaga.