La comida no es adictiva, puede que usted sea adicto a comer

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Septiembre 2014
compartir
adicción a la comida
El estudio indica que no hay fundamentos para considerar que la comida tiene propiedades adictivas. Foto: CONtexto ganadero.
Especialistas indican que los alimentos no tienen propiedades que ocasionen dependencia en quien los consume, el problema radica en los hábitos de consumo.
 
Comer es delicioso, pero como todo en la vida cualquier exceso es malo. Por esta razón, se responsabiliza a la comida como la culpable de muchos de los problemas de salud que se generan actualmente en el mundo.
 
Para el consorcio NeuroFAST no hay evidencias científicas que apoyen la hipótesis de la existencia de alimentos que activen en el cerebro mecanismos comparables a los estimulados por las drogas.
 
La conclusión podría contribuir a la lucha contra la obesidad y también a eliminar la idea de que el sobrepeso es una consecuencia de la adicción a la comida, por eso el consorcio lo relaciona con los hábitos de consumo alimenticios. (Lea: La carne, alimento vital en todas las etapas del ser humano)
 
La gente trata de encontrar explicaciones racionales para el sobrepeso y es fácil culpar a los alimentos”, afirma Carlos Diéguez, director del Centro de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas de la Universidad Santiago de Compostela.
 
Los alimentos no actúan como las drogas
 
Según Diéguez, esta creencia se basa en el hecho de que determinados alimentos activan en el cerebro las mismas “vías de recompensa” que las drogas. Sin embargo, los resultados del estudio no permiten afirmar que los componentes de los alimentos generan en el cerebro los mismos efectos que sustancias adictivas como el alcohol y la nicotina.
 
El director del grupo de investigación concluye que a pesar de la posible excepción de la cafeína, “en la actualidad existe muy poco fundamento para apoyar la idea de que cualquier alimento tiene propiedades adictivas”. (Lea: El mango reduce los niveles de azúcar en la sangre, según estudio)
 
Por su parte, Diana Milena Rojas, nutricionista de Nutrifyt, señaló en diálogo con CONtexto ganadero que el cuerpo se adecua a determinadas cantidades de alimentos, lo cual en un tiempo futuro hace que el organismo los requiera.
 
“Las personas obesas adecuan su estómago a la cantidad de alimentos que consumen. Ahora, los hábitos alimenticios y la composición de las comidas están relacionadas directamente porque aquellos que se acostumbran a consumir grasas, azúcares o cafeína, luego les va a costar mucho trabajo hacer un cambio de dieta porque necesitan reemplazar ese alimento, entonces no van a estar satisfechos, por ende se crea dependencia a determinados alimentos y entonces hay que trabajar la parte emocional y la actitud de cambio para mejorar las costumbres que se tienen”, señaló Rojas.
 
Hábitos de consumo, una de las causas de la obesidad
 
El estudio indicó que una vez rechazada la idea del sobrepeso, como resultado de la acción de los alimentos sobre el cerebro, la existencia de la obesidad se debería a la facilidad de acceso y a la exposición excesiva ante una gran número de alimentos sabrosos y baratos.
 
Si asumimos que la adicción a comer es frecuente, estos nos indica que depende muy probablemente de un entorno que fomenta su desarrollo”, indicó el profesor Diéguez.
 
Para contrarrestar la “adicción a comer”, el consorcio NeuroFAST considera que la sociedad debe iniciar un debate para tratar esta conducta, apostando por combatir la obesidad mediante políticas de prevención y tratamiento bajo iniciativas conjuntas entre todos los agentes responsables. (Lea: Los 6 beneficios de consumir lácteos a cualquier edad)