La fertilización es clave en la oferta forrajera pero no es lo único

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Noviembre 2022
compartir
Octavio González Murillo, director de investigación y desarrollo de la firma Abonamos,
Según el director de investigación y desarrollo de la firma Abonamos, Octavio González Murillo, se debe lograr un balance entre productos químicos y orgánicos para que el suelo responda de mejor manera a la producción forrajera. Foto: Contextoganadero

Ante el incremento excesivo que han tenido los precios de los fertilizantes, entre otras razones por la guerra en Ucrania y al ser Colombia un importador de estos productos, el gobierno viene promoviendo uso de bioinsumos como alternativa.

 

Según el director de investigación y desarrollo de la firma Abonamos, Octavio González Murillo, es necesario buscar un balance entre los productos químicos y los biológicos para la nutrición del suelo y los resultados productivos.

 

El futuro es retador porque esta coyuntura de pandemia, de guerra en Ucrania, hace que la disponibilidad de elementos nutrientes cada vez sea menor y entonces se trata de ser creativos, indicó.

 

“No podemos seguir haciendo lo mismo porque vamos a tener los mismos resultados, aquí se trata de involucrar otros elementos en la ecuación de producción y esto es lo orgánico y lo biológico, lo que es una consideración del funcionamiento natural de los ecosistemas”, afirmó. 

 

Un aspecto que despierta gran interés es explicar cómo se comporta los fertilizantes cuando son aplicados en suelos de praderas y sus implicaciones en la nutrición de pasturas. La deficiencia de nutrientes en pastos se debe estudiar a la luz del entendimiento del sistema suelo – pasto, para identificar los fenómenos que contribuyen a una adecuada nutrición vegetal. (Lea: Fertilización, clave en el rendimiento de las praderas)

 

La generalidad de los nutrientes en solución se encuentra en muy bajas concentraciones; sin embargo, de esta solución es de donde los pastos absorben los nutrientes necesarios para su funcionamiento y desarrollo. Por lo tanto, es necesario conocer las interacciones de los nutrientes con los constituyentes del suelo que limitan su disponibilidad en solución.

 

El estudio de las pérdidas de nutrientes en los suelos dedicados a la ganadería es de mucha importancia dado que determina los costos de producción y la productividad del sistema ganadero.

 

Sostuvo que un ganadero debe tener un sentimiento como agricultor y allí debe voltear su mirada hacia los suelos y eso implica mejorar las propiedades del mismo para que ese suelo le regule el suministro de elementos nutrientes que es lo que requiere para producir biomasa.

 

Al final todo se trata de balance y cuando se trata de un sistema complejo como es el suelo con factores desarticulados buscar ese equilibrio resulta fundamental.

 

Es así como se aplican cales por un lado, fertilizantes por otro y la oferta productiva del suelo está representada en el componente orgánico, el bilógico y el mineral. Teniendo estos elementos se puede garantizar una adecuada oferta productiva de los suelos. (Lea: ¿Aplica usted las buenas prácticas de fertilización?

 

No se pueden tener grandes extensiones de terreno con un número bajo de animales y ese es un llamado a los ganaderos pero al aumentar el número de cabezas se debe garantizar el tener comida y agua disponible para que se puedan establecer sin ningún problema.

 

En ese orden de ideas la eficiencia está en función de manejar esos elementos que garanticen una adecuada oferta forrajera como elemento básico en la alimentación del ganado.

 

En el tema del uso de fertilizantes no se trata de cantidad porque se viene de un paradigma grande donde se ha forzado desde la formación como técnicos o como agrónomos a aplicar grandes cantidades que lo que han provocado es una alteración en las propiedades del suelo y cada vez se va a requerir una mayor cantidad de fertilizantes.

 

Los agricultores y ganaderos dicen que el suelo se cansó y que ya no produce lo mismo pero es porque el suelo no logra regular el suministro de elementos nutrientes. 

 

Esa regulación la hacen organismos vivos y las plantas han coevolucionado con los microorganismos, Este manejo casi artificial, casi químico que se ha hecho ha bajado la población de microorganismos y por eso esa dependencia tan alta de grandes cantidades de fertilizantes químicos, aseguró.