Palmicultores proponen reactivar la actividad en varias regiones

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Octubre 2014
compartir
reactivación palmera
Fedepalma requiere $172 mil 600 millones para reactivar la producción. Foto: ICA
Los productores dieron a conocer algunas alternativas para normalizar la palmicultura en Puerto Wilches y Cantagallo, como consecuencia de las pérdidas que dejó la Pudrición de Cogollo.
 
El presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma, Fedepalma, Jens Mesa Dishington, el Gobierno de Santander y los pequeños y medianos productores de palma de aceite de estas regiones, presentaron al ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia, una propuesta integral para superar la crisis que afecta la palmicultura en Puerto Wilches y Cantagallo, en el marco de la visita de campo a esta zona palmera que tuvo lugar el pasado 17 de octubre en varias plantaciones devastadas por la Pudrición del Cogollo, PC.
 
La iniciativa que plantea Fedepalma denominada ‘Plan de Normalización, Reorganización y Reactivación de la palmicultura de Puerto Wilches y Cantagallo’, busca regular los créditos, reajustar a los productores y reactivar económicamente la zona por medio de proyectos asociativos. (Lea: 3 métodos para erradicar palma de aceite con Pudrición del Cogollo)
 
Es de anotar que la actividad de la palmicultura en regiones como Tumaco (Nariño), Puerto Wilches (Santander) y Cantagallo (Sur del Cesar) han sido golpeada por la PC, una enfermedad que arrasó por completo con las siembras de palma de aceite, generando impactos económicos y sociales en dichas regiones.
 
Esta situación no solo ha significado el deterioro de las inversiones de pequeños, medianos y grandes empresarios, y de la producción de aceite de palma y sus derivados, sino también la pérdida de empleos e ingresos para trabajadores ubicados en estas zonas rurales.
 
El secretario de Agricultura de Santander, Ludwing Otero Ardila, dijo que las propuestas que se presentaron al ministro ya incluyen las sugerencias hechas por el Gobierno Nacional, y “consisten en créditos especiales, con intereses bajos y con un tiempo suficiente de gracia, que permitirán reactivar la economía, generar oportunidades de trabajo e impulsar proyectos de seguridad alimentaria, que garanticen ingresos mientras no haya cosecha de palma”.
 
El Proyecto permitirá la erradicación de las palmas enfermas de 13 mil 200 hectáreas en Puerto Wilches y Cantagallo y renovar 19 mil, beneficiando a pequeños y medianos palmicultores. Se trata de una intervención integral en la cual participará el Gobierno Nacional, las entidades de financiamiento, los productores y el gremio. (Lea: Palmicultores no deberán esperar un año para sembrar luego de erradicar la PC)
 
En el Proyecto todos realizarán sus aportes. Para ello Fedepalma estima una necesidad de recursos públicos por $172 mil 600 millones distribuidos así:
 
* Con $24mil millones se erradicarían 3.000 hectáreas de pequeños palmicultores y 10 mil 200 hectáreas de medianos.
 
* Con $19 mil 600 millones se apoyaría la subsistencia de 450 familias de pequeños productores.
 
*Con recursos por $19 mil millones se normalizaría la situación crediticia de pequeños y medianos palmicultores.
 
* Se prevé un Incentivo a la Capitalización Rural, ICR, fitosanitario por $110 mil millones para renovar cultivos en 19 mil hectáreas.
 
* Estos recursos públicos deben complementarse con financiamiento por $182 mil millones para un total de $354 mil 600 millones, lo cual permitiría recuperar productivamente todas las áreas de pequeños y medianos productores. (Lea: 3 razones del difícil momento que vive el sector palmero)
 
El reto de la reactivación productiva y social de estas zonas en emergencia es plantear esquemas novedosos para sacar a los productores de la trampa financiera en la que se encuentran inmersos y trabajar bajo aquellas modalidades, que aprovechen el capital asociativo que han venido desarrollando a través del diseño y ejecución de proyectos productivos que, por su tamaño, logran grandes eficiencias derivadas de las economías de escala,” concluyó Jens Mesa Dishington, durante el encuentro en el cual participaron pequeños, medianos y grandes palmicultores, que se dieron cita en Puerto Wilches para dialogar con el ministro sobre la problemática que enfrentan en la zona.