Identifican ocho genes asociados con óptimo rendimiento de ovejas

Por: 
Agencia de Noticias UN
21 de Agosto 2018
compartir
ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, contexto ganadero, Yineth Alexandra Palacios Erazo, Doctorado en Ciencias Agrarias, Universidad Nacional sede Palmira, Single Nucleotide Polymorphism, SNP, Sudán, Etíope, Pelibuey, nacimiento, destete, antes del sacrificio, canal caliente, Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, Luz Ángela Álvarez, Manuel Fernando Ariza, Óscar David Vergara Garay, Moris de Jesús Bustamante Yánez, Recursos Zoogenéticos, Genétic
Para la investigación se realizaron los respectivos pesajes, mediciones y toma de muestras de sangre de 167 ovinos en Córdoba, Cesar y Valle del Cauca. Foto: Yineth Palacios Erazo - Agencia de Noticias UN.
El hallazgo serviría en procesos de selección y cruzamiento, que ayuden a mejorar la rentabilidad de pequeños productores de carne, ya que contarían con ovinos de mayor peso en diferentes etapas de su desarrollo.
 
La estudiante Yineth Alexandra Palacios Erazo, del Doctorado en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional sede Palmira, identificó SNP (por Single Nucleotide Polymorphism), que son variaciones de secuencias de ADN que responden a mutaciones asociadas con individuos con mejor rendimiento en ovinos de pelo criollo variedades Sudán, Etíope y Pelibuey.
 
“Analizamos 54 mil variaciones en secuencias de ADN y detectamos las 10 más representativas, cerca o en el interior de ocho genes”, afirma la doctoranda. (Lea: Ovinos, una especie que no para de crecer en el país)
 
Dentro de las características destacadas que se tomaron como referencia para asociarlas con las secuencias genéticas se tuvo en cuenta el peso de los ovinos en diferentes etapas: nacimiento, destete (a los 90 días de vida), uno o dos días antes del sacrificio, justo antes del sacrifico, la canal caliente (estructura anatómica que queda después del proceso estándar de las plantas de beneficio) y la canal después de refrigeración.
 
Además se calcularon las ganancias y pérdidas diarias de peso, y se realizaron mediciones en características como el espesor de la grasa, la profundidad del lomo y la relación peso-longitud en la canal y piernas de los animales.
 
“Generalmente las variedades Sudán y Etíope son criadas por pequeños productores. Forman parte de su seguridad alimentaria y de su economía porque son animales adaptados a la humedad y pastorean en zonas agrestes; además tienen altos índices de reproducción”, explica. (Lea: Colombia tiene más de 2 millones de cabezas de ovinos y caprinos)
 
De otra parte, la raza criolla Pelibuey ha atravesado por procesos de mejoramiento a través de cruces en México. En la actualidad se utiliza en el Valle del Cauca para producción de carne, aprovechando para su alimentación los arvenses o malezas que crecen en los callejones de los cultivos de caña de azúcar.
 
De las fincas a microchips
 
Para la investigación, primero se realizaron los respectivos pesajes, mediciones y toma de muestras de sangre de 167 ovinos en Córdoba, Cesar y Valle del Cauca. En seguida se caracterizó genéticamente el ADN a través de un microchip, y después se utilizaron programas bioinformáticos para identificar los SNP que más coincidían con las características de interés, y su ubicación en el genoma.
 
“El estudio plantea importantes avances en la medida en que no existían investigaciones similares en torno a ovinos en el país”, afirma la estudiante Palacios Erazo. (Lea: Ovinos se infectan a sí mismos de parásitos)
 
Al respecto, indica que entre el 80 y el 85 % de los ovinos criados en el país pertenece a razas criollas. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), durante el primer trimestre de 2017 se sacrificaron 12.352 ovinos en Colombia, lo que representa un aumento del 29,6 % frente a los resultados alcanzados en el mismo periodo en 2016. Cerca de dos de cada cinco ovejas sacrificadas en ese periodo provinieron de La Guajira.
 
El trabajo de investigación doctoral de Yineth Alexandra Palacios Erazo fue codirigido por los profesores Luz Ángela Álvarez, de la U.N. Sede Palmira, y Manuel Fernando Ariza, de la U.N. Sede Bogotá. También participaron los docentes de la Universidad de Córdoba, Óscar David Vergara Garay y Moris de Jesús Bustamante Yánez. Así mismo, tres grupos de investigación participaron en el proceso: Recursos Zoogenéticos (U.N. Sede Palmira), Genética Molecular Animal (U.N. Sede Bogotá) y Producción Animal Tropical (Universidad de Córdoba).
 

Fuente: Agencia de Noticias UN.