Yamile atrapa el paladar de niños con arroz de leche de sabores y colores

Por: 
Sully Santos
17 de Junio 2013
compartir
Niños de escasos recursos reciben arroz de leche
Menores de edad entre los 5 y 17 años de edad consumen arroz de leche en el centro educativo Nuevos Horizontes de Riohacha en la Guajira. Foto: Fundagán.
Yamile Carrillo Pérez se despierta de lunes a viernes a las 4 de la mañana en el centro de Riohacha, en la Guajira, donde vive con sus dos hijos y dos nietos. Desayuna, se pone la prenda que encuentre más rápido, se cuelga en el hombro su bolso ejecutivo, como lo llama, y luego organiza en una maleta de viaje todo lo que llevará al centro educativo Nuevos Horizontes, como utensilios de aseo y comida para entregar a las familias del barrio que recibe el mismo nombre del colegio.
 
–Siempre cargo mi maleta con límpido o toallas para las personas que necesitan, porque las familias que viven allá son todas marginadas. Han sufrido la violencia.
 
Señala.
 
Yamile, una guajira de 53 años, que asegura han sido “muy bien vividos”, destaca tener ancestros Wayuus que le dan la fuerza para emprender su trabajo como coordinadora de Nuevos Horizontes.
 
Ella ha demostrado que con ganas y empeño se logran los sueños. Es así como la institución educativa que fundó hace 13 años con 75 estudiantes, hoy tiene 900. La sede en la que se dictaron clases prácticamente en la calle por la ausencia de paredes y techos dignos, pasó a tener una infraestructura estable que además cuenta con servicios públicos y vías de acceso.
 
Esta guajira de tez morena logró conformar la sala de informática hace varios años y en este mes de junio recibirá 24 nuevos computadores portátiles del Gobierno Nacional y un punto de internet Vive Digital que instalará el Ministerio de las Tecnologías de la Información y Comunicación, TIC.   
 
A eso se suma que los 900 estudiantes de preescolar, primaria y básica media de Nuevos Horizontes reciben leche del programa Fomento al Consumo - Alimentando la Esperanza, que lidera el Fondo Nacional del Ganado (FNG) con el apoyo de la Fundación Colombia Ganadera, Fundagán.
 
El programa social consiste en suministrar un vaso de leche diaria a 19 mil 882 niños de escasos recursos de las zonas rurales y urbanas de Colombia. Trescientos sesenta litros mensuales de leche son entregados al Centro Educativo Nuevos Horizontes, los cuales benefician a 900 estudiantes entre los 5 y 17 años que apadrina Yamile, con la salvedad de que no consumen solo este alimento, sino que desde 2010 sus pupilos disfrutan de una receta especial: un delicioso y apetecido arroz de leche.
 
Se trata de una receta que combina colores y olores de acuerdo al dulce que le adicionan las personas que se encargan de su preparación. El niño puede escoger el arroz de leche con el sabor y el color de la fresa, mora, piña o coco. Yamile piensa que si endulza el paladar de los niños y adolescentes con un postre, también se endulzará su deseo por ir al colegio a aprender matemáticas, español y sociales.
 
Y es que en Colombia, según el Ministerio Nacional de Educación, la deserción escolar en preescolar, primaria y básica media fue de 4,5 por ciento en 2011, mientras que la desnutrición baja alcanzó a 145 mil 532 niños y la desnutrición crónica a 564 mil 924 en 2010, de acuerdo a Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf. Así lo anunciaron ambas entidades a CONtexto Ganadero.
 
Yamile y María Fernanda Cabal, miembro de Fundagán
 
Yamile comienza su jornada de trabajo a las 6 de la mañana. Se reúne con docentes, saluda a los estudiantes y dos veces al mes le pone amor a cada postre que preparan en la cocina del colegio. Los niños y adolescentes que cumplen con cada uno de los indicativos académicos reciben porción doble de arroz de leche.
 
Uno de ellos ha sido Olin Pitre Sierra, de 13 años. Este guajiro que contesta a mis preguntas con un “si señora”, me dice que cursa séptimo bachillerato. Vive en el barrio Nuevos Horizontes con su padres, y junto con sus 4 hermanos come arroz de leche en el colegio.
 
–Me gustan los sabores y colores del postre. Son exquisitos.
 
Dice Olyn, quien afirma que los niños comen el arroz para no cansarse del vaso de leche diario.
 
Desde hace 14 años el Fondo Nacional del Ganado fomenta el consumo de leche y carne en población vulnerable de todo el territorio nacional, como parte del compromiso de retribuir en proyectos sociales.
 
La leche y la carne se entregan a instituciones educativas, sociales y asilos que solicitan el alimento y que cumplen con los requisitos exigidos por el FNG. Fundagán recibe y evalúa las solicitudes de asistencia de los comités ganaderos presentes en cada región y sugiere la población que puede ser beneficiaria. Finalmente, el Fondo da la aprobación final.
 
Así lo señala María Fernanda Cabal Molina, miembro fundador de Fundagán: “El programa (Alimentando la Esperanza) se profesionalizó con el seguimiento que ahora se le da para tener más cobertura. Se tiene una auditoría con gestores del Fondo Nacional del Ganado de Fedegán que verifica el cumplimiento de la entrega del alimento en los diferentes departamentos del país”.
 
Las regiones que solicitan más leche y carne son Bolívar, Tolima, Santander, Cesar y la Guajira. Las regiones menos activas son Córdoba y Antioquia. En la actualidad se benefician 27 mil 730 personas, entre niños y ancianos de 28 departamentos del país. De esta forma se asegura la alimentación diaria de la población vulnerable presente en 344 instituciones.
 
Yamile alista sus dos maletas para regresar a su casa a las 5 de la tarde y confiesa que no dejará de pedir la leche para sus niños a Fundagán, ni los dulces y demás ingredientes de su receta de arroz de leche al Comité de Ganaderos de Riohacha. Porque los rostros de cada uno de ellos se transforman cada vez que lo prueban, y lo más importante, reciben todos los nutrientes necesarios para su crecimiento, al consumir leche.
 
La leche es irremplazable
 
La nutricionista Johana Molina manifiesta que el consumo de leche y sus derivados son importantes en todas las etapas del ciclo vital. Además es difícil sustituirlo por otros productos de la canasta básica.
 
“Las bebidas lácteas contienen cantidades significativas de proteínas de alto valor biológico, calcio de fácil asimilación, vitaminas D y A, entre otros nutrientes necesarios en la etapa de crecimiento y desarrollo de la infancia y adolescencia. Un bajo consumo de este alimento acarrearía consecuencias en la ganancia del tejido muscular y óseo”, asevera Molina.