2017 fue el 2° año con mayor número de importaciones de productos lácteos

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Marzo 2018
compartir
Importaciones leche en polvo diciembre 2017 Colombia, importaciones leche en polvo 2017 Colombia, importaciones leche en polvo Colombia, importaciones lácteos Colombia 2017, importaciones leche colombia noticias, cifras importaciones leche colombia, importaciones leche colombia industria, minagricultura importaciones leche colombia, importaciones leche colombia fedegán, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
A Colombia ingresan productos importados como leche en polvo, quesos y yogures. Foto: Informe21.com - Salud Limpia - papaidoo.com
Después de 2016, el año pasado se ubicó en el puesto 2 de la última década por el número más alto de compras de leche en polvo y derivados en el exterior, con cerca de 44 mil toneladas que costaron más de 109 millones de dólares.
 
Según el informe del Consejo Nacional Lácteo, al 31 de diciembre de 2017 ingresaron al país 43 mil 817 toneladas de productos lácteos, como leche en polvo entera y descremada, lactosueros y quesos (fresco, rallado o en polvo, y fundido).
 
Esta es la mayor cantidad de derivados que entran al país en los últimos 10 años, solamente superado por el 2016 con 58 mil 225 toneladas. (Lea: En noviembre, importaciones de lácteos iban en más de USD 98 millones)
 
El valor CIF de las importaciones fue de USD 109 millones 332 mil, alrededor de USD 2.500 por cada tonelada. Este rubro fue menor al de años como 2012 o 2014, en los cuales las importaciones fueron menores pero costaron más. En este último, cada tonelada costó cerca de USD 4.200.
 
El producto más demandado fue la leche en polvo, de las cuales ingresaron 25 mil 619 toneladas, 13 mil 734 de entera y 11 mil 886 de descremada. También entraron 13 mil 263 toneladas de lactosueros y 2.929 de quesos en distintas presentaciones.
 
Estados Unidos es el mayor proveedor de los productos con más de 18 mil toneladas por un valor superior a los USD 50 millones, como todos los años desde que se firmó el TLC en 2012. (Lea: Industria ya importó más de 7.700 toneladas de leche en polvo)
 
A este le siguen Bolivia con 4.922 toneladas, México con 3.673, Francia con 3.396, Argentina con 2.371, Chile con 2.254, Uruguay con 1.730, España con 1.674, Polonia con 1.038, Ecuador con 704, Países Bajos con 460, Irlanda con 292 y otros países con 2.475 toneladas.       
 
Cabe resaltar que de los países del norte de América (EE.UU., México), Europa o Bolivia, se adquieren principalmente leche en polvo y quesos, mientras que de los países australes (Argentina, Chile y Uruguay) llegan lactosueros, cuyo costo es más bajo.
 
Para los primeros 100 días del año ya se han comprado cerca de 8.000 toneladas de leche en polvo de los contingentes arancelarios con EE.UU. y la Unión Europea, lo que indica que la tendencia no cambiará pronto. (Lea: Importaciones de lácteos en octubre se acercaron a las 38 mil toneladas)
 
 
Las exportaciones subieron
 
El 2017 tuvo un incremento notable en las exportaciones de lácteos, al pasar de 804 toneladas en 2016 a 5.561 por un valor cercano a los USD 22 millones. Colombia envió leche en polvo, mantequilla, quesos, leche condensada y yogur a Rusia, Estados Unidos y Latinoamérica.
 
Al igual que en el caso de la carne, el mayor comprador fue la Federación Rusa, que adquirió 1.924 toneladas y superó a compradores habituales como EE.UU. (498 ton) y Venezuela (388 ton).
 
Estos resultados son variables y no muestran una tendencia clara desde la primera década del siglo XXI (2000-2009), cuando se vendió un promedio de 28 mil toneladas de lácteos por año. En cambio, desde 2010, esta cifra bajó a una media de 4.000.
 
A principios de este año, el Gobierno expidió la resolución 083 que establece el precio competitivo de exportación para la compra de la leche, con el cual busca impulsar las ventas en el exterior.
 
Sin embargo, esta norma ha sido muy criticada por los ganaderos, encabezados por Fedegán, que la rechazan porque podría afectar el negocio de miles de productores que de por sí reciben un pago muy bajo por su leche.