Más de 26 mil toneladas de lácteos se importaron en primer semestre de 2017

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Agosto 2017
compartir
Importaciones leche primer semestre 2017 Colombia, importaciones leche junio 2017 Colombia, importaciones leche colombia noticias, cifras importaciones leche colombia, importaciones leche colombia industria, minagricultura importaciones leche colombia, importaciones leche colombia fedegán, importaciones leche Lafaurie CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
El mercado interno está inundando con productos lácteos de Estados Unidos, que comprenden el 50% del total de importaciones. Foto: liderempresarial.com - myteassociates.com.au
En los primeros 6 meses del año, la compra de leche en polvo y derivados lácteos se mantuvo con un ritmo similar al año pasado, a pesar de que el precio del dólar siguió estando alrededor de los $3.000. En promedio se importaron 4.414 toneladas por mes.
 
Como todos los años, los productores lecheros de todo el país están viviendo una crisis generada por la sobreoferta de leche, los bajos precios y las importaciones de productos lácteos. (Lea: ¿Qué hay detrás de la crisis permanente de los productores lácteos del país?)
 
Este ha sido uno de los factores que más resquemor ha generado entre los ganaderos, pues sienten que la industria privilegia las compras en el exterior antes que el producto nacional.
 
De hecho, las cifras los respaldan, pues las pasteurizadoras solo compran la mitad de la producción nacional anual (6.000 millones de litros), mientras que el resto se pierde en la informalidad con los queseros artesanales.
 
También lo muestran las cifras de importación. Tan pronto comenzó el 2017, la industria se atiborró de leche en polvo proveniente de Estados Unidos y la Unión Europa. (Lea: En menos de 40 días de 2017, Colombia está llena de leche importada)
 
Tan solo en los 2 primeros meses, ingresaron 11 mil 722 toneladas de derivados lácteos, de las cuales más de 6 mil provenían del país del norte. Al finalizar marzo, ya habían entrado 19 mil 201 toneladas, y en abril ya se había copado el contingente arancelario de EE.UU.
 
Con las cifras del primer semestre publicadas por el Consejo Nacional Lácteo, se conoció que hasta el 30 de junio se han importado 26 mil 484 toneladas de leche en polvo, quesos, yogur, leche condensada, entre otros.
 
De estas, 12 mil 535 llegaron de Estados Unidos, 4.070 de países de la Unión Europea como España y Francia, 3.289 de Bolivia, 1.755 de México, 691 de Ecuador, 847 de Argentina y 3.298 de otros países. Estas importaciones equivalen a USD $ 68 mil 909 millones. (Lea: Más de 2.600 toneladas de productos lácteos se importaron en abril)
 
Cada tonelada de leche en polvo costó alrededor de $12 millones 416 mil (incluyendo los aranceles), mientras que una tonelada de leche líquida producida en el país cuesta $8 millones 200 mil si se paga el litro a $1.030, lo que no siempre es así.
 
Una razón más para los productores que han criticado la compra de leche en el exterior, en lugar de promover la economía nacional y mejorar los ingresos de pequeños y medianos ganaderos.
 
Al hacer un análisis entre los resultados del primer trimestre y el segundo, se observa que el ritmo ha bajado, lo cual no quiere decir que las importaciones vayan a disminuir. (Lea: ¿Por qué no es útil el Precio Competitivo de Exportación de la leche?)
 
Como lo explicó el economista Óscar Cubillos respecto a las cifras de abril, la reducción en el segundo trimestre se debe a que el mercado interno está inundado con leche en polvo y con leche líquida.
 
De hecho, aún falta copar el contingente arancelario de la Unión Europea, que alcanzó el 68% y apenas ha subido 1% en los últimos 3 meses.
 
No obstante, para Cubillos, las importaciones en 2017 no tendrán el mismo nivel del año pasado, que se ubicó en 58 mil 227 toneladas. En cambio, si la tendencia continúa, se llegarán a las 52 mil toneladas para diciembre de este año. (Lea: El 100 % del contingente de leche en polvo de EE.UU. ya fue importado)
 
Con la desaceleración del segundo trimestre (en las importaciones), es muy probable que el número de toneladas se reduzca en comparación al 2016. Por ahora, la industria ha aprovechado el bajo precio interno y almacenan la leche en polvo, que no es tan perecedera”, sentenció Cubillos.