Así se está moviendo el mercado mundial de la carne y de ganado en pie

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Abril 2022
compartir
Mercado mundial de la carne y de ganado
En 2022 seguirán aumentando las exportaciones mundiales de carne pese a la caída en la producción de algunos países protagonistas del mercado. Foto: lineaagropecuaria.com - usda.gov

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) revisó a la baja sus estimaciones de exportaciones de carne vacuna para el presente año al pasar de 12.043.000 en enero a 11.764.000 en su más reciente informe de abril.

 

No obstante, la cifra es superior a la registrada en 2021 cuando se alcanzaron 11.447.000 toneladas, para un crecimiento cercano al 3 %, debido a la demanda firme, particularmente en los mercados asiáticos. 

 

De acuerdo con la entidad, los amplios suministros de ganado listo para el sacrificio y la recuperación del acceso al mercado de China impulsarán las exportaciones de Brasil y compensarán las disminuciones esperadas a los vecinos del Mercosur. La mejora de la demanda de los mercados sensibles a los precios también impulsará las exportaciones de la India a Oriente Medio y el Sudeste Asiático.

 

La recuperación de la oferta de Australia y la firme demanda estimularán los envíos al este de Asia y los Estados Unidos. Sin embargo, la escasez de ganado tanto en Nueva Zelanda como en algunos miembros del Mercosur (Paraguay, Uruguay y Argentina) limitará las exportaciones de estos países para 2022. (Lea: Exportaciones de carne, ganado y lácteos superaron los 427 millones de dólares en 2021)

 

Se pronostica que la producción de Estados Unidos disminuirá en aproximadamente 1 % a medida que el rebaño sigue contrayéndose dejando una oferta menor de ganado listo para el sacrificio. También se espera que las exportaciones se contraigan 4 % debido a la menor producción, la fuerte demanda interna y el aumento de la competencia en el Este de Asia.

 

Sin embargo, las exportaciones estadounidenses se mantienen muy por encima de los niveles históricos. En 2022, Estados Unidos se proyecta que siga siendo el mayor productor de carne de res del mundo y el segundo mayor exportador detrás de Brasil y por delante de India y Australia.

 

Así mismo, el USDA indica que se pronostica que la producción mundial aumentará casi 1 % en 2022 con base en el crecimiento en Australia, Brasil, India y México. Los altos precios mundiales de la carne de vacuno inducirán a más sacrificios, mientras que una mayor oferta de ganado y los pesos estables de la canal respaldan el aumento de la producción de carne de vacuno.

 

Se espera que la producción de Australia se expanda en 12 % ya que las condiciones mejoradas de los pastos han acelerado la reconstrucción del rebaño en el año pasado.

 

Se espera que la producción brasileña de carne vacuna se expanda 3,7 % (350 mil toneladas) en 2022 alcanzando los 9,85 millones de toneladas peso carcasa, impulsada por la demanda mundial, los precios elevados de la carne y la fase de recuperación por la que atraviesa el sector. (Lea: Así está aumentando el precio del ganado y la carne en otras partes del mundo)

 

Sin embargo, agrega que en 2022, el aumento de los costos de producción, especialmente los precios del alimento animal, la inflación general y el clima inestable plantearán serios desafíos para los ganaderos.

 

Igualmente, se proyecta que México alcance un récord en niveles de producción gracias a la rentabilidad y recuperación del sector ganadero hoteles, restaurantes y demanda institucional.

 

Mientras tanto, la producción en Canadá, Estados Unidos y la Unión Europea se pronostica que bajarán 3 %, 1 % y 1 %, respectivamente. Condiciones de sequía y escasa alimentación en el oeste de Canadá acelerará la contracción del hato de Canadá. Se anticipa la producción de EE. UU. a disminuir debido a una manada de ganado que se contrae. Por último, la falta de rentabilidad en el sector ganadero de la UE conducirá a una menor producción de carne de res en 2022.

 

Se espera que los precios de la carne vacuna se mantengan nivelados en 2022 porque los precios ya están en un nivel alto y porque la oferta de carne debería crecer durante el año. Aunque la demanda esperada de China, Estados Unidos y Egipto aumentará el precio, la mayor tasa de faena aumentará la disponibilidad de carne en el mercado brasileño. Además, el poder adquisitivo restringido de la población brasileña en 2022 limitará la demanda de carne vacuna a nivel minorista, presionando los precios a la baja.