Claves para que productores no sufran por alza del dólar y sequía

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Enero 2015
compartir
Tasa de cambio, agricultura
Expertos aseguran que el Gobierno debe crear más políticas que protejan a los agricultores. Foto: CONtexto ganadero.
Expertos indican que al presentarse el alza del dólar se disminuirán las importaciones de materias primas, lo que servirá de oportunidad para algunos sectores productivos nacionales que necesitan más apoyo gubernamental para fortalecerse.
 
Andrés Espinosa Fenwarth, analista económico y especialista en el sector agropecuario, dijo a CONtexto Ganadero que los cerealeros nacionales tienen la oportunidad de suplir las necesidades de la avicultura, ganadería y porcicultura que requieren de la producción de materias primas como maíz y soya, alimentos que reciben los animales y que se suelen importar pero que al estar a un precio elevado en el exterior, por el al alza la moneda estadounidense, podrían comprarse a los productores del paísPara el caso del arroz, el desafío está en suplir las necesidades de los consumidores, si se presenta escasez del grano.
 
“Cada caso es distinto, en el sector avícola las dos terceras partes del costo de producción de un pollo tiene que ver con la importación o compra de maíz y soya que son la esencia de la alimentación animal, y en la medida en que la industria compre más la producción nacional y que la misma aumente, van a poder reemplazar las materias primas importadas que se han encarecido por el alza del dólar”. (Lea: Harina de maíz, suplemento ganadero ideal para esta época)
 
El analista añadió que para que ambos sectores agrícolas logren superar dificultades como el clima y la coyuntura económica, se requiere apoyo del Gobierno en aras de ampliar la producción. “Siempre es mejor producir que importar y la administración nacional tiene que garantizar las condiciones para que los productores sean más competitivos y se evite la importación”.
 
Al respecto, Carlos Suescún, docente de la Facultad de Ciencias Económicas del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional, aseguró que hay poca conciencia en cada sector sobre las medidas para afrontar los acuerdos comerciales.
 
“El problema de sectores como el maíz o el arroz, con el tema del dólar, no radica en la política de la tasa de cambio en Colombia, más bien en el libre comercio. Entonces lo que deben hacer este tipo de sectores es tener una conciencia alrededor de los acuerdos comerciales, porque es lo que faculta la existencia de una tasa de cambio como la que rige en Colombia: la devaluación es producto de las políticas comerciales”. (Lea: Ganadores y perdedores)
 
 Clima y tasa de cambio
 
Para Andrés Espinosa la solución está en manos del Gobierno y empresarios. También les corresponde a los gremios y agricultores que tiene el deber actualizarse en productividad, rentabilidad y competitividad, en aras de reducir la importación de alimentos y materias primas. El experto hizo un llamado sobre la importancia de optimizar los recursos ambientales.
 
En Colombia no hay una política sobre el manejo adecuado de aguas, con el propósito de manejar las cuencas hidrográficas y reservorios para prepararse ante épocas de sequía que son anunciadas previamente. Se necesita de iniciativas que fomenten el cuidado del líquido y de esta forma se podrán asegurar la producción en los cultivos”, explicó Fenwarth.
 
 Suescún comentó que el Gobierno Nacional debe velar porque todos los sectores puedan acceder a las oportunidades que las políticas crediticias prestan. (Lea: Hay $57 mil millones disponibles para asegurar producciones agrícolas)
 
“Un factor como el clima puede ser caracterizado como una variable aleatoria, pero hay sistemas que permiten tener una previsión acerca de estos asuntos, entonces lo mejor es tener una política financiera que contribuya con la protección de los productores, es decir, generar nuevos mecanismos a través de los cuales, tanto grandes, como medianos y pequeños productores tengan la posibilidad de acceder a créditos que les permitan cubrir las necesidades de esos riesgos climáticos y también puedan asegurarse”, puntualizó el docente de la Universidad Nacional.