El problema de La Mojana ya es peor que el fenómeno de la niña de 2011

Por: 
Contexto ganadero
20 de Mayo 2022
compartir
La Mojana afectaciones invierno
“Las inundaciones no se detienen, el agua está por todos lados”: Mercedes Botero. Foto: Cortesía.

Según expertos, la situación de La Mojana en Sucre ha dejado muerte de animales que aún no se pueden cuantificar y los que sobreviven quedan en muy mal estado de salud. Las inundaciones son desproporcionadas y no se detienen.

 

Estudiosos de la Mojana y también productores de bovinos de Sucre afirman que la situación de inundaciones que vive actualmente este sitio donde van a pastar los bovinos que en otras partes del departamento no encuentran comida, es mucho más crítica que la vivida en el 2011 con el peor fenómeno de La Niña que ha tenido la historia de Colombia, pues en el 2022 las inundaciones ya cubrieron las carreteras y en dicha situación, apenas comienza lo complejo.

 

Para Luz Mercedes Botero, quien ha dedicado tres décadas al estudio de la subregión de La Mojana en el departamento de Sucre, advierte que lo peor está por comenzar. (Lea: La tragedia de La Mojana continúa agudizándose)

 

“En los Andes llueve mucho y ya inundó toda la depresión de la Mojana”, sostiene la zootecnista y también, investigadora y académica. 

 

Para Botero, el problema comienza porque en las tierras altas de Córdoba, Sucre, Bolívar y Magdalena, se registra poca lluvia para recuperar praderas y poder recibir bien los ganados.

 

Otras veces los animales se dejaban en la depresión Momposina unos 3 meses más, pero actualmente, no es así. Incluso, el río Sinú ya cubrió las calles de Montería y el Magdalena, por su parte, está tan lleno que en su paso por Magangué, parece inofensivo.

 

“En resumidas palabras, el agua está por todos lados”, asintió Botero quien es igualmente, miembro de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Doble Propósito, Asodoble.

 

“Recuerdo otra época dura que vivimos en La Mojana y fue en los años 2010 y 2011 cuando tuvo lugar el peor fenómeno de la Niña en la historia del país, fue muy trágico y se perdieron los pastos en muchos sitios de esta región netamente ganadera. (Lea: ¿Se repetirá la catástrofe de La Niña en Colombia?)

 

La Mojana Sucreña se inundó rápido por ruptura de unos tapes, el del municipio de Majagual y el municipio de Guaranda que duró ocho días y nos inundó la ciénaga La Mojanita y luego apareció el de Caregato.

 

Llevamos más de un mes y lo realmente critico apenas empieza. El balance solo se puede hacer al fin del año”, replicó con gran preocupación.

 

Se conjugaron varios factores que impidieron tener mejor disponibilidad de lanchas para mover el ganado.

 

El ganado debieron sacarlo de urgencia. Los planchones viajaron hacia donde se encontraban para colaborar y cuando regresaron sucedió el paro propiciado por los grupos al margen de la ley, lo que impido la celeridad y urgencia de dicha gestión.

 

“Los animales se encuentran en las fincas inundadas de la orilla del río Magdalena y en los caños y deben ser movilizados a tierras altas de Sucre, Córdoba, Magdalena y Bolívar”, agregó.

 

 

Muerte de animales

 

Por su parte Juan Carlos Romero, ganadero de gran tradición del departamento de Sucre y dirigente gremial de la región, sostuvo que la situación es bastante complicada. Se ha hablado de muchas soluciones. El gobernador del departamento se ha pronunciado y habló de un billón de pesos en inversiones para este problema. (Lea: Desesperado llamado de ganaderos de La Mojana: ocho meses inundados)

 

Dijo que la realidad es que con el invierno tan crudo de la zona, es prácticamente imposible buscar una solución que conlleve a mejorar las condiciones de todas las tierras perjudicadas.

 

“Se ha dado la movilización de grandes volúmenes de ganado. Las pérdidas son muchas, Los animales se ahogan, otros salen en un estado corporal bastante deprimente. La situación ha ocasionado la muerte de ganado de manera permanente”, afirmó.

 

De acuerdo con Romero, los productores tienen que sacar sus animales prácticamente de emergencia para tratar de salvarlos. Los que sobreviven llegan a sus tierras de origen en unas condiciones deplorables y muchos toman dos decisiones al respecto: llevarlos a la subasta y venderlos a bajo costo o moverlos hacia algunas zonas de la sabana de Sucre a pastar.

 

No obstante, reiteró Romero, la situación es bastante preocupante.

 

 

Efecto en los precios del ganado

 

De acuerdo con Enrique Martínez, presidente de la Asociación de Ganaderos de La Mojana, en declaraciones para el periódico El Tiempo, a los ganaderos les toca llevar los animales vacunos hacia lugares altos en la zona de San Marcos, o trasladarlos a las sabanas, pagando un arriendo por animal en las fincas de 50 mil pesos.

 

“La situación se vuelve insostenible, no hay dinero para pagar 50 mil pesos por cabeza de ganado en fincas por pastos. La quiebra ha llegado a los ganaderos, toca vender los animales a precios por debajo de lo establecido”, dice Martínez.