Gobierno fija nueva metodología para definir la UAF frente a la Reforma Rural Integral

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Noviembre 2021
compartir
unidad agrícola familiar, UAF, Metodología, unidades críticas homogéneas, escala municipal, condiciones productivas, económicas, predios, necesidades operativas, ordenamiento social de la propiedad, Agencia Nacional de Tierras, UPRA, Minagricultura, información, territorio, modelo cartográfico, Vivienda Rural, economía del cuidado, infraestructura productiva agropecuaria, conservación de ecosistemas, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Con unidades críticas homogéneas a escala municipal se va a calcular en adelante la Unidad Agrícola Familiar (UAF), de acuerdo con la nueva metodología aprobada. Foto: actaproyecciones.wordpress.com

El Gobierno Nacional definió una nueva metodología para el cálculo de la Unidad Agrícola Familiar (UAF) que ahora será por unidades críticas homogéneas a escala municipal.

 

Con ello se busca inferir las condiciones productivas y económicas de un conjunto reducido de predios de un municipio, a fin de contar con un instrumento actualizado para desarrollar los procesos de acceso a tierras.

 

Se identificó que la metodología anterior, aplicada por zonas relativamente homogéneas, brindaba una escala muy amplia y no respondía a las necesidades operativas y de gestión del ordenamiento social de la propiedad que adelanta la Agencia Nacional de Tierras. (Lea: La plata para el campo IV: La inequidad de los tamaños)

 

La nueva metodología brinda una mayor precisión sobre la información que ahora es a escala municipal. Para ello se hizo una verificación en cuatro municipios mediante un trabajo participativo con las comunidades en las veredas a través del diálogo sobre la información productiva y económica.

 

A partir de un modelo cartográfico se realizó la división del territorio nacional para identificar unidades que son homogéneas desde el punto de vista físico ya que se fundamentan en el clima ambiental y las características permanentes de los suelos.

 

Estas contribuyen al análisis y comprensión de las condiciones para la producción agropecuaria para dicho territorio, son más cercanas a la realidad productiva del sector y sirven para orientar el proceso de otorgamiento de predios rurales en sus diferentes modalidades, de modo ágil y eficiente.

 

Para el cálculo de la UAF la nueva metodología incorpora elementos para el desarrollo como la vivienda rural, economía del cuidado, infraestructura productiva agropecuaria, y conservación de ecosistemas.

 

Se trata de un trabajo conjunto entre el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, la Agencia Nacional de Tierras (ANT) y la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (Upra) que se hizo porque cerca del 81 % de los predios rurales del país se encuentran por debajo de la UAF vigente, la cual fue calculada hace más de 25 años, y no refleja las condiciones actuales de productividad y desarrollo tecnológico en las zonas rurales del país.

 

La unidad agrícola familiar es el instrumento que busca determinar técnica, objetiva y equitativamente en el territorio, la extensión o superficie necesaria para la producción que es posible titularle a cada familia en procura de garantizar el acceso a tierras. (Lea: Tierras tradicionales llaneras tendrían adjudicación especial)

 

La UAF es la empresa básica de producción agrícola, pecuaria, acuícola o forestal, cuya extensión, conforme a las condiciones agroecológicas de la zona y con tecnología adecuada, permite a la familia remunerar su trabajo y disponer de un excedente capitalizable que coadyuve a la formación de su patrimonio.

 

Se calcula la UAF para racionalizar la dotación de tierras de aprovechamiento agropecuario que administra la Agencia Nacional de Tierras, bajo criterios de equidad, condiciones de seguridad jurídica y en coherencia con la frontera agrícola, orientada al cumplimiento de la función social y ecológica de la propiedad rural.

 

Con la nueva metodología se busca integrar las normas vigentes y del contenido de la Reforma Rural Integral en relación con el acceso a tierras a las diferentes formas de producción locales existentes con el fin de reactivar la competitividad y promover el fomento de la inversión en el campo.

 

Así mismo, pretende identificar los sistemas productivos predominantes con otros modelos de cadenas productivas incluyentes del ordenamiento social y productivo de la propiedad, con lo que se fortalece la misión por la equidad en el campo.

 

Igualmente busca contar con una visión integral del campo que asegure la productividad con equidad, mediante programas que acompañen el acceso efectivo a la tierra y ofrezcan otros medios de producción más allá de los tradicionales en cuanto a la oferta que puede hacer el beneficiario, entre otras estrategias que permitan agregar valor. (Lea: Ley Zidres no da claridad sobre baldíos y desprotege a campesinos)

 

La Agencia Nacional de Tierras tendrá un término de un año para implementar de manera gradual y progresiva la metodología de cálculo de Unidad Agrícola Familiar por unidad física homogénea a escala municipal, para lo cual realizará la priorización de los municipios focalizados para la implementación del ordenamiento social de la propiedad.