Industria láctea debe adaptarse para vender más productos para el hogar

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Julio 2020
compartir
Industria lechera Colombia, ganaderos colombia, productores leche, productos lácteos, crisis sanitaria, mercado productos lácteos, Cadena Láctea, industria lechera debe adaptarse al cambio por el coronavirus, industria lechera adaptación, industria lechera consumo hogar, coronavirus, coronavirus Colombia, COVID-19, cuarentena, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Por los próximos meses, las procesadoras de leche deberán enfocarse en elaborar más productos para consumo en el hogar, según un informe. Foto: Creado por freepik / freepik.es

La COVID-19 está afectando drásticamente los hábitos de consumo y las cadenas de suministro de productos lácteos, debido a la caída de la demanda en el sector de restauración y el aumento de compras en supermercado. Por eso, las procesadoras de leche deben enfocarse hacia este consumo.

 

Un nuevo informe de Knowledge Exchange de CoBank en Estados Unidos reveló que el comportamiento del consumidor será diferente durante los próximos 12 a 18 meses a lo que fue antes de la pandemia, por lo cual la cadena láctea debe ajustarse desde la finca hasta la mesa.

 

Debido a la caída en los servicios de alimentos y ventas de restaurantes, los consumidores han vuelto a comprar productos lácteos básicos como leche líquida, queso y mantequilla. (Lea: Polémica por altas importaciones de lácteos revive la necesidad del fondo tripartita)

 

El desafío para las cadenas de suministro de lácteos será adaptarse para enfocarse en satisfacer las tendencias de demanda basadas en el comportamiento cambiante del consumidor a medida que navegamos a través de una reapertura desigual”, dijo en el informe Tanner Ehmke, gerente de Knowledge Exchange de CoBank.

 

Lo mismo ha ocurrido en Colombia, donde el consumo se ha trasladado de los locales comerciales y los colegios a las casas, como expresó en su momento Nelson Molano Cardona, gerente de Lácteos Pomar, quien indicó los colombianos también estaban cambiando sus hábitos.

 

La cocina se volvió un punto vital de la casa, estamos volviendo a como era antes que hacíamos la comida en casa, estamos en un momento de recetas”, afirmó el empresario. (Lea: Con más exigencias y donaciones: así ha trabajado El Pomar en esta cuarentena)

 

Y agregó: “Las personas están cuidando su alimentación, y dado que la leche es un excelente alimento, le están dando más importancia de la que tenía dentro de la canasta familiar. Se ha afectado el consumo de loncheras, porque los niños no están yendo al colegio. Sin embargo, ese consumo se trasladó para la casa”.

 

El informe recuerda que si bien las restricciones han comenzado a levantarse, todavía persiste una renuencia generalizada de consumidores para regresar de inmediato a actividades normales como comer en restaurantes que en Colombia aún siguen cerrados para consumo en el sitio.

 

Sin duda alguna, pasará un buen tiempo antes de que el tráfico de los restaurantes se sienta como antes de la pandemia, por lo que es necesaria una adaptación de todas las empresas involucradas en el procesamiento y envasado de productos para el sector de la restauración.

 

Esto tiene implicaciones para las empresas que se especializan en la fabricación de productos para restaurantes o cadenas de comida rápida, que deberán fabricar diferentes tipos de queso o llenar recipientes de diferentes tamaños para el consumo en el hogar.

 

Por ello, el reclamo de los ganaderos de Antioquia que piden no cerrar supermercados ni tiendas adquiere mayor valor, pues prácticamente es la única vía de comercialización de lácteos. (Lea: Ganaderos de Antioquia advierten que se perdería leche por el cierre de las tiendas)

 

“Perdemos el hogar promedio colombiano que compra día a día y que si no sale a comprar leche el viernes, sábado, domingo o lunes, no va sale el martes a comprar 10 litros”, manifestó para este medio Roger Martens, miembro del Comité Departamental de Ganaderos de Antioquia.

 

Otra forma es la elaboración de productos con una vida útil más larga, pero siempre hay límites: o bien la leche UHT solo dura unas cuantas semanas más, o no hay suficientes pulverizadoras para convertir los excedentes y prolongar el uso de la leche unos meses más.