Precio nominal de la leche siguió subiendo y alcanzó los $1700 por litro en la región 1

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Marzo 2022
compartir
acopio leche cruda enero 2022
Mientras que el volumen de litros acopiados cae, el precio pagado al productor sigue creciendo a niveles nunca antes vistos. Foto: cronicadelquindio.com

En el primer mes del año el precio pagado al productor en la región 1 alcanzó un promedio de $1703, en tanto que a nivel nacional fue de $1678. Las bonificaciones voluntarias siguen creciendo. Por otro lado, el número de litros de leche fue menor pero se ubicó en el margen habitual.

 

El primer reporte del año de la Unidad de Seguimiento de Precios de Leche (USP) del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural reveló que se acopiaron casi 273,5 millones de litros de leche, un 3,26 % menos que en enero de 2021, con 282,7 millones.

 

Aunque es un volumen levemente inferior al de enero de 2020, cuando se completaron cerca de 279 millones, es más alto que los 265 millones del primer mes de 2019. (Lea: Al cierre de 2021 el acopio de leche cayó 7 % mientras que el precio del litro fue $1600)

 

La región, que comprende las cuencas lecheras en Antioquia, Eje Cafetero, el Altiplano cundiboyacense, Cauca y Valle, tuvo un resultado 5,7 % más bajo que en enero del año pasado, mientras que el resto de departamentos (región 2) subió un 11,6 %.

 

El precio del litro llegó a un promedio de $1703 en la región 1

 

No obstante, la noticia más relevante tiene que ver con el incremento en el precio pagado al productor, que viene aumentando desde julio del año pasado pero ha que tenido sus mayores incrementos en los últimos cuatro meses, con récords en cada uno.

 

En septiembre de 2021 el precio promedio alcanzó $1342 (con bonificaciones), el más alto en la historia hasta ese momento, en octubre se trepó a $1419, en noviembre se ubicó en $1500 y en diciembre se elevó $100 para cerrar el año con $1600.

 

Ahora, al culminar enero de 2022, el precio a nivel nacional se ubicó en $1678, $458 más de los $1220 que registró en el mismo mes del año pasado. (Lea: Recolección de leche no repuntó en noviembre, el precio por litro llegó a los $1500)

 

Este es el pago total con bonificaciones voluntarias. Sin estas, el precio también ha crecido pero no de la misma forma. De hecho, aunque subió de manera constante en el último trimestre de 2021 pasando de $1191 a $1279, al llegar enero, bajó y se ubicó en $1256.

 

Tabla del comportamiento del precio pagado al productor (nominal) desde enero de 2019 a enero de 2022. Fuente: USP

 

En cambio, las que sí han crecido súbitamente son las bonificaciones voluntarias: en septiembre y octubre fueron de $151 y $152 por litro, respectivamente, igual al valor más alto registrado de mayo de 2012 cuando alcanzaron los $152.

 

Pero en noviembre se ubicaron en $228 adicionales por litro, y en diciembre volvieron a elevarse a $332. En enero se reportó un nuevo récord: $432. (Lea: El acopio de leche hasta octubre no repuntó pero el precio nominal registró récord)

 

En la región 1, el precio base registrado en enero fue de $1289 por litro y con bonificaciones de $415 en promedio alcanzó los $1703. En la región 2, la base fue de $1090 y con adicionales de $461, llegó a $1551. Ambos valores de las bonificaciones fueron récords.

 

En cambio, los precios sin ellas no son los más altos, aunque sí están entre los más elevados, pues en la región 1 se alcanzaron $1315 en diciembre, y en la región 2 fue de $1096. Mientras que el precio base subió 5,1 % con respecto a 2021, el total indica un alza de 26,7 %.

 

Desde el 1º de octubre de 2021, el Gobierno determinó aplicar un aumento del 7 % al pago de la leche por la inflación de los valores de los insumos, que han subido los costos de producción entre 40 y 60 %. No obstante, nunca se había pagado tanto por bonificaciones voluntarias

 

Cabe recordar que esto es un precio nominal y no significa que el productor tenga una mejor rentabilidad del negocio, pues los costos de producción han crecido exageradamente en el último año, especialmente por el alza de insumos como fertilizantes y alimentos balanceados.