Recolección de leche no repuntó en noviembre, el precio por litro llegó a los $1500

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Enero 2022
compartir
Acopio 2021, acopio formal leche 2021, leche Colombia, compra leche, Acopio leche noviembre 2021 Colombia, producción leche, Acopio formal leche Colombia 2021, recolección de leche en Colombia, producción leche Colombia 2021, precio leche cruda Colombia 2021, precio pagado al productor 2021, ganado bovino, ganadería bovina, carne, leche, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, co
El acopio continúa bajando en 2021 comparado con los datos de 2019 y 2020, en tanto que el precio alcanzó el umbral de los $1500 por litro. Foto: upra.gov.co

El reporte de la Unidad de Seguimiento de Precios de Leche (USP) del penúltimo mes de 2021 reveló que en lo corrido del año el acopio formal de leche cruda se redujo un 7,6 %, en tanto que en el último trimestre iba cayendo más de 9,3 %. Entre tanto, el precio nominal alcanzó el umbral de los $1500.

 

Con noviembre ya son ocho meses seguidos en los cuales la compra de leche por parte de agentes formales ha caído en relación con los mismos meses de 2020. De hecho, aunque repunte en diciembre, es probable que se completen tres trimestres con resultados negativos.

 

En total, a lo largo del año se han registrado poco más de 2838 millones de litros procesados en la formalidad, un 7,6 % menos que los cerca de 3073 millones de los primeros 11 meses de 2021. (Lea: El acopio de leche hasta octubre no repuntó pero el precio nominal registró récord)

 

Óscar Cubillos, jefe de la Oficina de Planeación y Estudios Económicos de Fedegán-FNG, el acopio en 2020 fue atípico por la crisis de la covid-19, así que al compararlo con el último año de normalidad, el 2019, ha disminuido 2,2 % respecto a los mismos meses de ese año.

 

Sin embargo, al analizar únicamente los resultados del penúltimo mes del año pasado, el comportamiento fue contrario: con respecto a noviembre de 2019, la recolección formal se redujo un 7,4 %, en tanto que la caída fue de 4,1 % en relación con noviembre de 2020.

 

En lo corrido del tercer trimestre, antes del reporte de diciembre, las compras formales han disminuido casi un 9,4 %, por lo cual no es probable ver un resultado positivo al cerrar 2021. (Lea: Recolección de leche registró la caída más grave del año en el 3er trimestre)

 

 

El litro se vendió en promedio a $1500

 

A medida que escasea el líquido comienza a subir el precio pagado al productor, reflejando un clásico caso de la ley de oferta y demanda. A lo largo del año, mientras que el acopio se ha visto reducido por cuenta de diversos factores, el precio nominal de la leche ha seguido subiendo.

 

De este modo, al finalizar el mes de noviembre, el valor promedio que se pagó por litro de leche fue de $1500 con bonificaciones, el precio más alto jamás registrado en las estadísticas de la USP. (Lea: Estos son los nuevos valores para el pago de leche cruda a partir de octubre)

 

Las bonificaciones voluntarias también alcanzaron récord: en promedio se destinaron $227, pues el valor promedio sin estas fue de $1273 por litro. Esto representa un crecimiento de $75 frente a los $152 que se pagaron en octubre, y de $153 frente a los $75 de noviembre de 2020.

 

En la región 1, los productores obtuvieron en promedio $1520 por cada litro, en tanto que los de la región 2 recibieron $1405, esto es, con bonificaciones. Sin estas, los valores fueron $1310 y $1093, respectivamente, lo que significa que el pago adicional fue de $210 y $312.

 

Además de la escasez de leche, este incremento también se puede atribuir a la aplicación plena del aumento del 7 % al pago de la leche decretado por el Gobierno nacional que comenzó a regir a partir del 1º de octubre.

 

Sin embargo, este valor no significa que el productor tenga una mejor rentabilidad del negocio, pues los costos de producción han crecido exageradamente en el último año, especialmente por el alza de insumos como fertilizantes y alimentos balanceados.

 

Esto y el hecho de que el acopio siga a la baja no dejan de ser motivo de precaución y un signo de que el negocio necesita mayor apoyo para no sucumbir ante los elevados ingresos de leche en polvo del exterior y las fallas de la cadena para acopiar el 50 % de la producción de leche que no ingresa por los canales formales.