Producción mundial de carne bovina siguió creciendo en 2019

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Diciembre 2019
compartir
Producción mundial de carne, carne vacuna, carne bovina, producción de carne aumenta, Oficina Permanente Internacional de la Carne, International Meat Secretariat, IMS, OPIC, producción carne 2019, campaña negativa carne, consumo de carne en el mundo, carne mundo, ganadería, carne de res, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
Según la previsión de la FAO, la producción mundial de carne caería por primera vez desde 1996, debido al brote de fiebre porcina africana en China. Foto: YouTube.com - CONtexto ganadero

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pronosticó que por primera vez en 23 años, la producción de carne (incluyendo 4 especies) disminuirá frente al año pasado. Pero a pesar de las críticas contra la carne vacuna, este rubro sigue creciendo.

 

El último informe de Perspectivas Alimentarias (Food Outlook) de la FAO, que resume las previsiones de producción actualizadas para la industria cárnica mundial en 2019, augura una producción total de 336,5 millones de toneladas.

 

Esto sería una caída de 0,2 % frente a las 337,3 millones de toneladas estimadas para 2018, con lo cual se rompe la tendencia de crecimiento lento pero constante que se mantenía desde 1996. (Blog: La producción mundial de carne de vaca alcanzaría niveles históricos en 2019)

 

De acuerdo con el informe, las perspectivas del mercado de comercio mundial de la carne para el 2019 se redujeron principalmente como consecuencia del grave de peste porcina africana que afectó a China, reduciendo la producción de carne de cerdo de manera significativamente.

 

Por el contrario, la producción de carne vacuna y ovina ha mantenido un crecimiento sostenido, esto a pesar de que la ganadería ha sido calificada como una de las actividades más contaminantes del mundo, así como la proteína de res ha recibido ataques y cuestionamientos.

 

Producción de carne bovina va hacia arriba

 

De acuerdo con la FAO, para este año se prevé que el rendimiento mundial de esta proteína alcanzará las 71,6 millones de toneladas, un 0,7 % más que la estimación de 2018 de 71,2 millones y 3 % más que las 69,6 millones de 2017.

 

En este sector, los aumentos se darán en países como Brasil y Estados Unidos, así como en China, México, India, Pakistán, Sudáfrica y Rusia. Por el contrario, se espera una caída en la Unión Europea y Australia, así como Uruguay, Argentina y Nueva Zelanda.

 

La FAO sostiene que la producción brasileña podría incrementarse un 3% a más de 10Mt, con perspectivas de exportación favorables y costos de alimentación relativamente asequibles. (Blog: Producción sostenible de carne de res, una tendencia mundial según Rabobank)

 

De igual modo, en los últimos años, EE.UU. ha experimentado mejoras en el censo de ganado y, con grandes reservas de alimento para el mismo, por lo cual podría verse un crecimiento de producción de 12,4 millones de toneladas, 1,5 % más que en 2018.

 

Entre tanto, China elevará un 1,5 % a 6,5 ​​millones de toneladas, con expansiones en las operaciones a gran escala moderadas por la contribución limitada de los pequeños productores, que debido a los costos de la cría de ganado se irán quedando por fuera de la industria.

 

México ampliará su producción de carne en alrededor 2 %, debido al reciente éxito de expandir los corrales de engorda, así como el mejoramiento de la tecnología de procesamiento de carne. Por su parte, en India es probable un incremento de 1 %, aunque los factores internos no son tan favorables, como las leyes que restringen el transporte y el sacrificio de vacas.

 

Aunque la producción aumentará un poco en Sudáfrica, el sector en este país continúa enfrentando desafíos, especialmente la escasez de lluvias y la sequedad. Además, la detección reciente de la fiebre aftosa ha frenado sus exportaciones a países como Botswana y Namibia, atenuando sus perspectivas.

 

En la Federación Rusa, se puede ver un incremento en la producción de carne de res debido a mejores perspectivas para las exportaciones y el apoyo estatal. (Lo que sigue tras la reactivación del mercado ruso para exportar carne)

 

Líderes mundiales en carne podrían sufrir contracciones

 

Así lo afirma la FAO, explicando las razones por las cuales considera que pueden presentarse disminuciones en 2019. Por ejemplo, en la Unión Europea, el hato se ha reducido, tanto por la disminución estructural observada en los últimos años como por el clima seco y el intenso verano.

 

Lo mismo ocurre en Australia, donde la reciente matanza inducida por la sequía hizo que la producción cayera casi un 5 %. Además, podría iniciar su próxima fase de repoblación del hato, lo que haría más escasa la disponibilidad de animales para sacrificio.

 

Una situación y cifra similares se observan en Uruguay, donde cerraría el año con 5 % menos por la limitante de reses para beneficio, a pesar de la fuerte demanda de importación, que es el principal impulsor de la producción, debido a la saturación del mercado interno.

 

Aunque Argentina expandió su producción 7,3 %, las perspectivas para 2019 no son tan positivas y este rubro podría caer en un 1 %, pues no hay suficiente ganado con el peso mínimo de sacrificio. Igualmente, Nueva Zelanda necesita rehacer su rebaño después de un alto rendimiento en 2018, por lo cual vería una disminución de 2 % este año.

 

Hsin Huang, secretario general de la Oficina Permanente Internacional de la Carne (o International Meat Secretariat, IMS) declaró para CONtexto ganadero que el sector de producción de carne mantendrá su ritmo ascendente y se elevará 20 % en los próximos 20 años.

 

Definitivamente hay un crecimiento, especialmente en países en vía de desarrollo. La gente que está recibiendo más ingresos quiere aumentar su consumo de carne”, manifestó. (Lea: “Estoy impresionado por los esfuerzos de Colombia en ganadería sostenible”: Hsin Huang)

 

A su juicio, los países en desarrollo van a jalonar la producción por su interés en incrementar el consumo, así como también por el crecimiento demográfico que demandará mayor cantidad de carne para satisfacer a una mayor población.

 

Podemos ser optimistas en cuanto a que la demanda de carne será mayor, el mercado mundial de carne está creciendo”, apuntó el secretario general de la OPIC, a quien las cifras le dan la razón: en 2017 se comercializaron 10,2 millones de t, pasando a 10,9 millones en 2018, y posiblemente 11,3 millones en 2019.

 

Las consecuencias de la fiebre porcina africana

 

Finalmente, la contracción en este rubro se debe a una caída en la producción de carne de cerdo, y la razón principal podría atribuirse a los brotes generalizados de fiebre porcina africana, en particular en China y otros países asiáticos.

 

Este año se calcula que caerá un 4 %, pasando de 120,5 millones de toneladas en 2018 a 115,6 millones. Solo en China se cree que se reducirá al menos un 10%, lo que ha dado paso a una mayor dinámica en el comercio mundial de carne de cerdo, que podría aumentar un 8%.

 

La producción avícola cerrará con 128,4 millones de toneladas, 2,8 % más que las 124,8 millones de 2018, en tanto que la carne ovina subirá apenas 0,4 %, pasando de 15,2 a 15,3 millones de t.