Según el POPCCB en 20 años Colombia espera exportar carne bovina por US$1.500 millones

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Junio 2022
compartir
Carne y puerto
Colombia espera llegar a exportaciones de carne y ganado en pie por US$1.500 millones en 20 años según el Plan de Ordenamiento Productivo de la cadena. Foto: diariohoy.net - De Frente Al Campo

El Plan de Ordenamiento Productivo de la cadena cárnica bovina (POPCCB), aprobado y adoptado mediante la resolución 00161 del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, tiene entre sus objetivos estratégicos aumentar las exportaciones de carne bovina en 20 años.

 

En tal sentido el propósito es aumentar los volúmenes comercializados de carne con alto valor agregado en mercados internacionales elite, en los que se logre admisibilidad soportada en estándares sanitarios y en acreditados sistemas de trazabilidad, de calidad y de gestión de la inocuidad.

 

Esto se hará con productos reconocidos por atributos de origen, enmarcados en la responsabilidad social y ambiental; y que resaltan los beneficios de la ganadería de pastoreo y que garantiza el suministro permanente de forrajes frescos o conservados.

 

La visión señalada en el POPCCB es que para entonces la cadena sigue creciendo y afianzándose en el ámbito internacional por la alta garantía de calidad e inocuidad de sus productos. (Lea: ¿A qué se debe el alza de las exportaciones de ganado en pie?)

 

Así mismo se prevé que la carne colombiana tenga un posicionamiento en países de altos ingresos; generando una consolidación de la marca país, en mercados globales élite.

 

En el balance comercial internacional, la participación de la cadena se espera que llegue a US$1.500 millones, lo que equivale a 525 mil toneladas en canal equivalente de carnes en su mayoría, con valor agregado en 90 %; la participación por venta de animales en pie o productos sin valor agregado es pequeña y esporádica, representando el 10 %.

 

Los esfuerzos en comercio exterior y la alineación de todos los actores de la cadena cárnica bovina de los diferentes clústeres, permitirán consolidar escenarios de confianza y colaboración, donde el compromiso de los actores públicos y privados nacionales y de las regiones productivas están orientados a producción de carnes con valor agregado, logrando una modernización tecnológica de los procesos productivos, la ampliación y diversificación del portafolio de productos que son altamente reconocidos y alineados con los estándares sociales y ambientales.

 

Los mecanismos diferenciadores sustentados en marca país y denominación de origen resaltarán los beneficios de la ganadería en pastoreo y que garantiza el suministro permanente de forrajes frescos o conservados, el óptimo proceso de producción y transformación; y las características propias del producto donde la sanidad, la inocuidad y la trazabilidad han mejorado sustancialmente y se han generado grandes avances en el país en los últimos veinte años, destacándose entre otros, los avances en la estrategia de zonificación y priorización regional, para lograr que el país transite a un estatus de libre de fiebre aftosa sin vacunación; lo que ha promoverá significativamente las exportaciones de carne.

 

Para llegar a esa visión a 20 años se parte de la situación actual que de acuerdo con lo señalado en el documento la cadena cárnica bovina colombiana, se ha caracterizado por una participación coyuntural y poco dinámica en el mercado internacional alcanzando porcentajes marginales del comercio mundial, con un leve crecimiento en los últimos años en la comercialización de carne hacia mercados externos. (Lea: Sector ganadero exportó USD 165 millones en 1er trimestre de 2022)

 

Si bien es cierto, que la balanza comercial siempre ha sido positiva, debe destacarse el marcado crecimiento de las exportaciones en dólares de los últimos tres años; en 2018, la balanza comercial fue de US$47,7 millones (exportaciones US$71,1 millones, e importaciones US$23,4 millones), que en ese momento nos ubicó en el puesto 33 entre los países exportadores, por debajo de Nicaragua, Paraguay, México, Uruguay, Argentina y Brasil entre otros y en el puesto 94 entre los importadores, superados por México y Chile en la región.

 

En el año 2019 la balanza comercial ascendió a 91,9 millones de dólares (las exportaciones US$132,1 millones y las importaciones US$40,2 millones), y según el reciente reporte del Dane en el año 2020, dan un gran salto alcanzando los US$267,1 millones influenciadas en gran medida por venta de bovinos en pie, que representaron US$143,8 millones y por el crecimiento de las exportaciones de carne a Rusia.

 

No obstante, el comportamiento exportador del país se ha visto afectado por factores externos para la admisibilidad siendo las restricciones sanitarias las más determinantes y por factores internos tales como, la dificultad de obtener y mantener el estatus sanitario para las enfermedades sujetas o no al control oficial, la falta de implementación del sistema de trazabilidad bovina, los avances aún incipientes en la implementación del sistema HACCP14 por parte de las plantas con oportunidades exportadoras; y del sistema de Inspección, Vigilancia y Control y por consiguiente, las pocas garantías de calidad e inocuidad de sus productos, se acuerdo con el documento.

 

Es importante resaltar que la oferta exportadora del país se ha venido concentrando en animales vivos, dejando de lado la posibilidad de generar valores agregados en la obtención de cortes finos o carne deshuesada, lo cual permitiría un incremento de los precios implícitos en escalas superiores al 200 % y que es una de las metas en el Plan de Ordenamiento para 20 años.