4 factores claves para el éxito de la transferencia de inmunidad pasiva en terneros

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Septiembre 2021
compartir
Inmunidad pasiva ternero, transferencia de inmunidad pasiva, inmunidad del ternero, inmunidad cría bovina, consumo calostro, calostro, transferencia pasiva, inmunidad pasiva, ganado bovino, ganadería bovina, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
Conocer estos factores para una buena transferencia de inmunidad pasiva contribuye a un mejor desarrollo del ternero. Foto: agriculturayganaderia.com

El proceso de transferencia de inmunidad pasiva (TIP) es fundamental para el desarrollo de los terneros ya que habilita una inmunidad humoral especifica mientras el organismo termina de desarrollar un sistema inmune funcional propio.

 

Así lo explicó un artículo de la firma Agrovet Market Animal Health, añadiendo que la placenta de las vacas no permite la transferencia de inmunoglobulinas (Ig), por lo cual los terneros son completamente dependientes de la TIP a través de la ingesta de calostro.

 

Según la publicación, el éxito de la TIP se mide con base en la cantidad de IgG absorbidos y depende de 3 factores: momento de la ingesta de calostro, cantidad y calidad de calostro ingerido. (Lea: ¿Cómo determinar si el animal ha sido bien calostrado?)

 

El fracaso del ternero para absorber una cantidad adecuada de Ig durante las primeras 24 horas de vida se denomina falla de la transferencia pasiva (FTP o FTIP), por lo cual es necesario conocer los factores sobre el éxito de la TIP para evitar estos problemas.

 

  1. Alimentar al ternero con calostro en las primeras 4 horas después del nacimiento.
  2. Brindar calostro de buena calidad (>50 mg/mL de IgG).
  3. Alimentar con una cantidad suficiente, la primera toma de al menos 3,8 litros.
  4. Disminuir la contaminación bacteriana del calostro.

 

La calidad del calostro es determinante, por lo que se deben tomar medidas correctivas ante una cantidad insuficiente de IgG en el calostro, bien sea aumentando la ingesta o reemplazando con un producto que ofrezca la cantidad necesaria de IgG.

 

De otro lado, el artículo destacó las medidas complementarias en el manejo del calostro que están directamente relacionadas con alguno de los 4 factores clave. (Lea: Crianza individual facilita el manejo de infecciones gastroentéricas en terneros)

 

  1. La alimentación prolongada con calostro: Si bien la permeabilidad disminuye en el tiempo, pero una segunda toma de calostro a las 12 horas mejora la TIP.

 

  1. Uso de la leche de transición: A pesar de que ya no haya absorción de Ig, la leche de transición es rica en compuestos bioactivos que estimulan el desarrollo del tracto gastrointestinal.

 

  1. Guardar calostro de buena calidad: Puede guardarse refrigerado usando sorbato de potasio hasta por 6 días o congelando. El descongelamiento debe ser progresivo si no, corremos riesgo de desnaturalizar las IgG.

 

  1. Tratar térmicamente el calostro: A una temperatura de 60°C por 60 minutos la estructura de integridad de los IgG se preserva y disminuye la carga de patógenos importantes.

 

  1. Promover la colonización de bacterias benéficas: Esto se logra de manera indirecta con la disminución de la carga y manteniendo la fuente de oligosacáridos en la dieta (del calostro o por fuentes artificiales).

 

Las fallas en la TIP pueden causar ganancias de peso reducidas en los primeros meses de vida, mayor riesgo para el desarrollo de neumonías y se ha asociado con altos índices de mortalidad. (Lea: Conozca el vínculo entre nutrición e inmunidad para obtener más leche)

 

Además, la FTIP en terneras afecta la productividad a largo plazo, ya que una baja concentración de Igs se asoció con una disminución en la producción de leche durante la primera y segunda lactancia, y con un incremento en el descarte de vacas durante la primera lactancia.