$6 billones valdría recuperar las hectáreas afectadas por El Niño

Por: 
CONtexto Ganadero
25 de Enero 2016
compartir
pastos secos Colombias Niño
En zonas del Magdalena medio, las pasturas cada vez están más afectadas por el verano. Foto: @lucho_pacho.
A diciembre de 2015, según datos revelados por el Fondo Nacional del Ganado, FNG, la actual sequía había dañado poco más de 2 millones 400 mil hectáreas. Para lograr que una sola de ellas vuelva a ser productiva se requiere una inversión que puede llegar a ser hasta de $5 millones.
 
Colombia vive el segundo fenómeno de El Niño más intenso de toda su historia. Las prolongadas jornadas de sequía están pasándole factura a la agricultura y ganadería, ya que las praderas cada vez están más secas y el agua es tan escasa en algunas zonas que solo se está usando para el consumo humano.  (Lea: Rotación de potreros, herramienta para incrementar la producción)
 
Sin embargo, el eventual final de este episodio climático aún no tiene una fecha clara en el calendario. Se cree que en marzo volverán las lluvias, algunos reportes señalan que nos ería antes de junio, pero mientras eso ocurre los daños seguirán aumentando.
 
Según datos relevados por el Fondo Nacional del Ganado, FNG, hasta diciembre del año pasado, un poco más de 2 millones 400 mil hectáreas han resultado afectadas por cuenta del fenómeno climático, perjudicando a miles de productores agrícolas y pecuarios del país.
 
CONtexto Ganadero consultó con Michael Rúa Franco, zootecnista de la Universidad de Antioquia, especialista en Nutrición Animal de la U.D.C.A y socio de la Asociación Colombiana de Ganaderos Ecológicos, Bioganaderos, quien explicó cuánto cuesta recuperar una hectárea afectada por la sequía. (Lea: Recuperar pastos degradados, desafío crucial para la ganadería)
 
Para el experto, lo primero que se debe tener en cuenta es que para considerar sequía tienen que haber pasado más de 3 meses sin precipitaciones, por lo que la afectación en las pasturas es acumulativa. Incluso, así sea seco, el ganado es capaz de comerse ese pasto tipo de paja.
 
Sin importar las medidas de urgencia que el productor adopte en una situación como la actual, las consecuencias de este tipo de problemáticas siempre le arrojarán pérdidas económicas.
 
Las 2 alternativas a las que apelan los ganaderos son vender animales antes de que mueran, así los paguen a bajo precio por cuenta de la oferta o salir a buscar alimentos en las bodegas, lo que también puede resultar costoso ante la demanda”, explicó.
 
Rúa Franco señaló que de cara a la recuperación de las praderas es importante pdoer hacer inversiones, que pueden ser más o menos costosas dependiendo del predio y las condiciones en las que se encuentre. (Lea: Con labranza mínima se recuperan pasturas degradadas)
 
Recuperar una hectárea de pasto afectada puede costar entre uno y $5 millones. Eso depende de si se tiene o no maquinaria, de la cantidad de trabajadores con los que vaya a contar, si compran o no semillas costosas y si resulta necesario efectuar algunas reparaciones adicionales. Una vez se adelante ese proceso, se deben esperar entre 4 o 6 meses para tener un nuevo pasto”, añadió.
 
Por su parte, César Jaramillo Salazar, investigador máster y coordinador de la red de ganadería y especies menores para Corpoica en CI La Libertad, afirmó que ese tiempo está sujeto a la región del país en la que esté la explotación y la variedad de pasto que se use.
 
“No es el mismo proceso en la Orinoquía al de la región Andina, porque acá un pasto no tan desgastado puede recuperarse en 4 o 5 días. Mientras que en otra zona puede tardar más. A eso se le suma si usan o no fertilizantes y qué clase de estos van a aplicarle al suelo. Son muchas posibilidades a tener en cuenta”, remató. (Lea: Renovación de pasturas degradadas en suelos ácidos de América tropical)