Aplique estas pautas para mantener la higiene en el ordeño

Por: 
CONtexto ganadero
05 de Julio 2018
compartir
Higiene ordeño, higiene ordeño vacas, clasificación higiene vacas, FAO Higiene ordeños, Buenas Prácticas de Ordeño, Buenas Prácticas Ganaderas, BPG, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
La limpieza de las ubres es uno de los componentes esenciales para mantener un buen ordeño. Foto: agricultura.gob.ec
La importancia de una buena higiene es necesaria en el hato y vital a la hora del ordeño, con el fin de preservar la calidad de la leche y controlar la propagación de enfermedades de la ubre. Aquí hay algunos consejos para mantener un establo limpio y ambiente ideal para las vacas.
 
De acuerdo con la guía de Buenas Prácticas en Explotaciones Lecheras de la FAO, la higiene en el ordeño cumple 3 propósitos específicos y exhibe una serie de normas para cumplirlos. (Lea: 5 normas de higiene para tener en cuenta en establos para bovinos)
 
El primero es asegurar que con las rutinas de ordeño no se lesiona a las vacas ni se introducen contaminantes en la leche. En este aparte, se cumplen 6 normas, que comienzan por identificar a cada animal pues cada uno tiene necesidades diferentes.
 
A continuación, hay que preparar las ubres, lavando y secando los pezones antes del ordeño, examinándolas antes de cada ordeño. También hay que establecer una rutina de ordeño, separar la leche procedente de animales enfermos o en tratamiento, asegurar que el equipo de ordeño esté bien instalado y asegurar suministro suficiente de agua limpia.
 
El segundo propósito es asegurar que el ordeño se realice en condiciones higiénicas, aplicando normas rigurosas de limpieza en los establos. (Lea: Higiene y sanidad en el hato, sinónimo de rentabilidad ganadera)
 
La FAO determinó ciertas condiciones para el área del establo, entre las que están un diseño para proporcionar buen drenaje y ventilación, con dimensiones adecuadas para el tamaño del animal y evitando lesiones. Procure que los sitios de reposo estén limpios y secos, con lechos adecuados, y libres de estiércol.  
 
Una medida de clasificación de higiene en las vacas se basa en la cantidad de estiércol y barro en las patas del animal determina qué tan limpio o sucio está. Son 4 categorías, donde la primera es la extremidad en excelentes condiciones de limpieza, que va aumentando a medida que se ensucia y llega a la cuarta, donde la pata tiene placas de estiércol reseco.
 
Para evitarlo, la FAO recomienda que el área de ordeño sea fácil de limpiar, con instalación para manipular desperdicios. Asimismo, los operarios deben usar ropa apropiada y mantener sus manos y brazos limpios. (Lea: Cuidados y estrategias a la hora de ordeñar una búfala)
 
Finalmente, el tercer propósito es asegurarse que después del ordeño, la leche sea manipulada de forma adecuada. Esto incluye garantizar su enfriamiento en los límites establecidos y que su almacenamiento se haga en un sitio fuera del área de ordeño, libre de cualquier producto o sustancia química y que tenga un control de plagas.
 
También hay que hacer mantenimiento al tanque para verificar que la temperatura sea la adecuada y mantener el equipo en buenas condiciones de limpieza. A la hora de la recolección, procure que sea un sitio de fácil acceso para el camión.