Higiene y sanidad en el hato, sinónimo de rentabilidad ganadera

Por: 
CONtexto Ganadero
08 de Septiembre 2014
compartir
Finca ganadera.
Mantener el predio aseado genera estatus y ganancias económicas. Foto: guamopazyregion.blogspot.com
Cuando un productor bovino cumple con todas las normas de salubridad en su explotación, las recompensas llegan en forma de bonificaciones y mayores ventas. Conozca cómo hacerlo.
 
Los predios ganaderos en el país deben cumplir unos requisitos en materia de higiene y sanidad animal para garantizar mayores niveles de seguridad y calidad de sus producciones. Pero, ¿de qué manera se pueden garantizar?
 
La respuesta es muy clara: reduciendo la posibilidad de introducción de peligros que puedan afectar la salud de los animales. CONtexto Ganadero les da a los productores las claves para lograrlo.
 
De acuerdo con Ismael Zúñiga Arce, subgerente Salud y Bienestar Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, la importancia de contar con unas prácticas higiénico-sanitarias en el predio radica en la rentabilidad y aumento de la economía, pues un predio que cuente con estas medidas, asegura mayores ingresos y estatus. (Lea: Mal manejo de residuos, enemigo oculto de la producción ganadera)
 
Un ganadero que tenga implementadas estas prácticas en su predio tendrá a nivel de mercado un reconocimiento y podrá vender sus productos a mayores precios. Igualmente, le contribuirá a recibir las bonificación que se brindan cuando un predio está certificado en Buenas Prácticas Ganaderas y es libre de brucelosis y tuberculosis. El ganadero recibe $30 por litro de leche si está avalado libre de esas enfermedades", acotó Zúñiga Arce.
 
Asimismo, el productor que cuente con un hato higiénico y salubre tendrá la certificación por parte del sector oficial para la comercialización de genética bovina, bien sea de semen o embriones, pues estos procederán de fincas que garantizan genes en buenas condiciones.
 
De acuerdo con el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, existe una reglamentación sobre las condiciones sanitarias y de inocuidad que los ganaderos deben tener presentes en la producción de sus bovinos. (Lea: Sanidad en el hato, herramienta para evitar males reproductivos)
 
De forma general, en los predios bovinos se deben cumplir diferentes requisitos higiénicos para que obtengan mayor reconocimiento y, por ende, más ingresos.
 
Algunos de ellos son: Las instalaciones y equipos se deben desinfectar. Los animales se deben mantener limpios y sanos. El control de la calidad del agua (de bebida para los animales y de limpieza de instalaciones) es fundamental para evitar la formación de posibles plagas y la entrada o difusión de enfermedades animales en la explotación.
 
Requisitos 
 
De acuerdo con la fundación Elika, encargada de conseguir el máximo grado de seguridad agro-alimentaria en la Comunidad Autónoma del País Vasco, estos serían los requisitos que los ganaderos deberían tener en cuenta para tener su predio higiénico y salubre. (Lea: Consecuencias de la aplicación errónea de vacunas en reses)
 
Higiene de la explotación
 
 
- Las labores de limpieza y desinfección se harán de forma adecuada y con la periodicidad necesaria, según un Plan de Limpieza y Desinfección elaborado para la propia explotación.
- Los detergentes y desinfectantes utilizados para las labores de limpieza y desinfección deben estar autorizados y almacenados en un lugar adecuado, apartado de los alimentos.
- El agua que ingieran los animales debe ser potable o limpia. El concepto de agua limpia en ganadería no está totalmente claro, pero se considera que debe estar dentro de unos parámetros bacteriológicos aceptables
 
Calidad del agua
 
- El agua con el que se limpian las superficies que entran en contacto con los alimentos debe ser potable.
- Para evitar la entrada de posibles plagas, se deben contemplar las acciones previstas en un Plan de Desinsectación y Desratización elaborado para la propia explotación y se deben registrar las acciones realizadas.
 
Control de las plagas
 
- En este punto son importantes las medidas de bioseguridad y el estado adecuado de los edificios e instalaciones.
- Como en el caso de detergentes y desinfectantes, los productos biocidas utilizados deben estar autorizados y también deben almacenarse en un lugar adecuado, apartado de los alimentos.
 
Control de los residuos
 
- Se debe tener un Plan de Gestión de Residuos que contemple cómo se realiza la gestión de los restos de medicamentos, los plásticos y envases de desinfectantes.
 
Enfermedades animales
 
- Se debe tener un Programa Sanitario donde se contemplen las acciones previstas en materia de sanidad animal (vacunaciones, analíticas, tratamiento).
- Se deben tener conocimientos de cuáles son las Enfermedades de Declaración Obligatoria y de cómo actuar en caso de que se tenga sospecha o de que se diagnostique alguna de ellas.
- Se debe mantener en la explotación el Libro de explotación con el censo y las entradas y salidas de los animales.
- El ganadero debe controlar la documentación de los animales que entran y salen de la explotación, así como realizar las notificaciones oportunas a las autoridades competentes (nacimientos, bajas).
- El personal responsable del manejo de los animales debe tener unos conocimientos básicos en la materia.
 
Formación del personal
 
- El personal responsable del manejo de los animales debe tener unos conocimientos básicos en la materia.
- Tiene una importancia específica el conocimiento de las pautas correctas de higiene en la explotación (sobre todo en labores como el ordeño), de los requisitos de manejo adecuados para garantizar el bienestar de los animales, de las Enfermedades de Declaración Obligatoria y de la administración de medicamentos.
 
Un ganadero que tenga implementadas todas estas prácticas, se convertirá en un modelo a seguir en la zona en donde tenga su finca. Esto comienza inicialmente siendo intangible, pero es una situación que va despertando curiosidad y admiración entre fincas vecinas. (Lea: 5 acciones para incrementar la producción de leche en su hato)
 
Esto puede convertirse, indirectametne, en un ejemplo para que otros ganaderos comiencen a hacer lo mismo”, culminó Ismael Zúñiga Arce, subgerente Salud y Bienestar Animal de Fedegán.