Aprenda a utilizar frutos de aromo y orejero para alimentar al ganado

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Agosto 2017
compartir
Aromo, orejero, Acacia farnesiana, Enterolobium cyclocarpum, fruto de aromo, fruto de orejero, alternativas de alimentación para bovinos en época de verano, contenido de proteína, fotosensibilidad producida por orejero, formas de preparar semilla de orejero y aromo, región Caribe, sistemas silvopastoriles con orejero y aromo, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
El aromo y el orejero son árboles que se dan en zonas de bajas precipitaciones cuyos frutos pueden darse de comer a los bovinos. Foto: artesanosliterarios.blogspot.com.
Estas dos especies de leguminosas arbóreas constituyen una alternativa para dar de comer a los bovinos, en zonas cálidas secas y de baja pluviosidad como en varios sectores de la región Caribe.
 
El aromo o Acacia farnesiana es un arbusto espinoso, cuyas puntas de rebrote en las ramas son consumidas por los animales. Por su parte, el orejero o Enterolobium cyclocarpum es un árbol de gran tamaño, que produce una gran cantidad de frutos que pueden darse como comida a los bovinos. 
 
Eustorgia Méndez Pérez, ingeniera agrónoma, señaló que el aromo tiene hojas gustosas pero sus ramas son espinosas, además de que generalmente están muy elevadas. Por lo general, el bovino consume el fruto que cae al suelo.
 
“Es una leguminosa que tiene energía, y en la semilla tiene proteína. El problema es que si al animal se le suministra así, solamente aprovecha la energía y la fibra, pero hay que moler la semilla para aprovechar la proteína”, indicó. (Lea: Trupillo se convierte en opción de alimento en medio de sequía)
 
El contenido de proteína cruda de los frutos del aromo y del orejero está entre el 15% y el 20%. Los primeros poseen una sustancia dulce que contribuye únicamente con energía, por lo que es importante realizar un procedimiento antes de darlos al ganado. Lo mismo sucede con las semillas del fruto del orejero.
 
Para suministrarlos, se deben recoger los frutos que caen al suelo y molerlos con una trituradora para luego ponerlos en los comederos de los animales. Méndez recomendó brindar un kilo diario de este suplemento a los animales, tomando una especial precaución a la hora de suministrar el fruto del orejero.
 
“Cuando el animal consume mucho este fruto, le da algo que se llama quema-quema, y es que se vuelve fotosensible y el sol pela la piel. En esos casos, es mejor recoger el orejero, molerlo y darlo dosificado, para evitar que tenga ese efecto”, advirtió. (Lea: Aprenda a preparar la yuca para suplementar a sus bovinos)
 
El aromo y el orejero crecen en zonas con precipitaciones bajas, donde caigan menos de 1.000 a 1.200 mm de lluvia al año. El primero crece en departamentos como Bolívar, Magdalena, La Guajira, al igual que el orejero, que se encuentra en zona de sabana, en la Depresión Momposina o La Mojana, en Sucre.
 
En el caso del aromo, su resistencia a la sequía se debe a las hojas espinosas. Estas espinas ayudan a reducir la transpiración de la planta y ayudar en el ahorro del agua. (Lea: Sea recursivo para alimentar a los semovientes en temporadas de verano)
 
En los talleres sobre alimentación de bovinos en época de sequía que dicta, la ingeniera agrónoma recomienda la práctica de recoger los frutos, sobre todo para aprovechar la proteína que contienen.
 
Sin embargo, reconoció que muy poca gente muele los frutos porque no tienen conocimiento de las propiedades de ambas plantas. En algunas partes se recomienda su uso en sistemas silvopastoriles, aunque Méndez aconsejó usar otro tipo de árboles, como el campano. (Lea: Ramoneo, una alternativa viable para la ganadería durante la sequía)
 
En la hacienda Verona, en Zambrano, Bolívar, el ganadero Germán Palomino tiene varias plantaciones de árboles, entre los que se encuentran el aromo, el orejero y el trupillo. Todas estas leguminosas le sirven para alimentar a sus bovinos.
 
Tenemos un sistema silvopastoril con aromo y orejero. Los utilizamos como sombra, y la semilla para consumo directo por parte de los animales. La aprovechamos sobre todo en el verano”, afirmó.