Así ha sido el consumo de las proteínas animales en los últimos años

Por: 
CONtexto ganadero
05 de Mayo 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, carne, pollo, cerdo, consumo carne, consumo pollo, consumo cerdo, proteínas animales, disminucaicómn consumo carne, carne de res, aumento consumo pollo, propiedades de valor carne, propiedades de valor cerdo, propiedades de valor pollo, ganaderos, ganaderos colombia
El crecimiento del consumo del pollo ha crecido casi un 50% en las mesas colombianas. Foto: la100.cienradios.com

El pollo, el cerdo y la carne son proteínas animales que han competido por el consumo durante muchos años. Un experto analiza las razones por las cuales estos alimentos han llegado a ser los protagonistas en las mesas de los hogares colombianos.

 

Las llamadas proteínas animales son la principal fuente alimentación de muchas familias, ya sea por las preferencias o gustos de quienes las consumen, por su precio o simplemente por la facilidad a la hora de adquirirlas. Algunas de estas han crecido exponencialmente en los últimos años, razón por la cual expertos analizan los factores que pueden determinar este incremento en el consumo. (Lea: 5 consejos para que la genética bovina surta el efecto esperado)

 

Gabriel Jaramillo es un productor colombiano que tiene ubicado su predio en el Vichada, quien comenzó en el negocio ganadero desde hace 5 años. Durante este tiempo ha logrado evaluar el mercado de proteínas animales en el país, lo que lo lleva a afirmar que el crecimiento del pollo y el cerdo en la última década ha sido de forma rápida.

 

Para nadie es un secreto que el pollo y el cerdo nos están comiendo nuestro almuerzo, siendo el primero el líder en el consumo de proteínas animales, en donde en los últimos 10 años se ha visto un crecimiento a un ritmo compuesto del 4 % al año”, explica Jaramillo.

 

Durante esta década, el productor manifiesta que la ingesta de este producto ha subido un 50% en su consumo per cápita, por lo que hoy en día se convierte en la comida de la que más alimentan en los hogares colombianos.

 

Por el lado del cerdo, este también está siendo demandado por la población, pues durante un periodo de tiempo, “ha crecido el consumo per cápita a 9.7 % anual en términos compuestos, teniendo en cuenta que se ha duplicado en 10 años”, detalla Jaramillo. (Lea: Crean dulces de carne de res, cerdo, pollo y pescado)

 

Siguiendo este orden de ideas, se puede determinar que la carne de res está compitiendo con estas proteínas por el consumo, pues durante muchos años esta fue la predilecta en las mesas del país.

 

De acuerdo a Jaramillo, “para poder competir con otras carnes debemos introducir la genética, pues se nota que el consumo de carne bovina está cayendo, o sea ¿quién quiere ser parte de un negocio que la gente consume menos todo los días?”.

 

Ante esto, el productor argumenta que el consumo de la proteína roja no es malo, sino que no ha mantenido la posición privilegiada que durante un largo tiempo ocupó.

 

Todo esto, basado en que “los otros alimentos se han preocupado por diferenciarse en el mercado, pues están realizando propuestas al consumidor con una oferta de valor mucho mejor que la que está mostrando la carne (de bovino)”, revela Jaramillo.

 

Para este analista del mercado, lo anterior se debe esencialmente a la palanca genética que están usando el cerdo y al pollo, llevando estos alimentos a ser éxito en las compras de víveres, pues es más rentable para la ama de casa y para la alimentación familiar.

 

“En los últimos 25 años, estas proteínas se redujeron genéticamente con selección meritocrática, es decir, el tiempo entre el nacimiento y el sacrificio disminuyó, por lo tanto el pollo pasó de 120 a 35 días, es decir a una tercera parte, lo que traduce una ganancia en eficiencia y productividad muy amplia. Para el caso del cerdo se hizo exactamente lo mismo, se bajó ese ciclo de 360 días a 120”, precisa Jaramillo.

 

Para concluir, esto demuestra que existe un mayor tiempo en la producción de la carne de res, lo que está generando que su consumo disminuya. Ante esta situación, Jaramillo dice que “seguimos produciendo con la misma lentitud que lo hacían nuestros abuelos, por lo que estas proteínas animales han mejorado su eficiencia de tal manera que le ofrecen al ama de casa una mejor opción. Este escenario demuestra que el camino que debemos seguir es la reducción del ciclo para tener un negocio rentable y todo es por medio de la genética”. (Lea: La genética es la respuesta a los requerimientos del mercado)