Así se puede tratar la úlcera del abomaso en bovinos

Por: 
CONtexto ganadero
24 de Septiembre 2019
compartir
úlcera del abomaso en bovinos, tipos de úlceras del abomaso en bovinos, diagnóstico de la úlcera del abomaso, tratamiento de la úlcera del abomaso en bovinos, enfermedades bovinas, anemia en bovinos, sangre en las heces del bovino, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
Las úlceras que se producen en el abomaso se dan principalmente por estrés o por cambios bruscos en la dieta. Foto: fmv.ulisboa.pt

La úlcera del abomaso se forma cuando las paredes de este órgano se adelgazan o se destruyen por completo. Esta enfermedad puede afectar a todos los bovinos de todas la edades pero se presenta con mayor frecuencia en vacas lecheras.

 

Raúl Mazo Velásquez, médico veterinario, especialista en medicina bovina, explicó que el bovino tiene unos mal llamados estómagos. Se refirió a los 3 primeros (el rumen, el retículo y el omaso) y dijo que estos son unas dilataciones del esófago especializadas en hacer digestión de fibras, especialmente las del pasto y comentó que el cuarto compartimiento, que es el estómago verdadero del rumiante es el abomaso.

 

Agregó que el abomaso al ser el estómago verdadero del animal, tiene unas funciones digestivas muy similares a las que tiene el estómago de los monogástricos, es decir, produce ácidos gástricos para hacer digestión enzimática.

 

En ese sentido señaló que las úlceras que se producen en este órgano se dan principalmente por estrés o por cambios bruscos en la dieta, especialmente, aquellas que están asociadas al alto consumo de granos.

 

"La úlcera como tal hace referencia al adelgazamiento o perforación total de la mucosa del abomosa", indicó. (Lea: De la reticulopericarditis a la peritonitis en bovinos)

 

El especialista en medicina bovina comentó que este tipo de úlceras se pueden presentar en todos los bovinos, y en todas las edades, pero esta se da con mayor frecuencia en las ganaderías de leche.

 

Estos animales cuando se encuentran estabulados, en condiciones que afectan su confort empiezan a desarrollar estrés, o cuando se les cambia su alimentación dramáticamente, pueden desarrollar esta patología.

 

Tipos de úlceras

 

Las úlceras se pueden dividir en 4 tipos: sin perforación, sin perforación y sangrantes, con perforación y peritonitis local, y con perforación y peritonitis general.

 

Según él, las úlceras sin perforación pueden generar dolor abdominal e inapetencia, pero no se van a presentar otros signos que indiquen que existe una úlcera.

 

Expuso que cuando hay una úlcera sin perforación pero con pérdida de sangre, es donde se pueden presentar cuadros con hemorragias que pueden ser leves y llegar a ser severos.

 

Por otro lado dijo que las úlceras perforantes con peritonitis local se producen cuando hay ruptura total de la mucosa del abomaso.

 

Ya cuando la úlcera es con perforación y peritonitis general el animal puede entrar en un cuadro más complejo porque va a ser posible encontrar contenido intestinal difuso por toda la cavidad peritoneal generando irritaciones y peritonitis en el resto del área.

 

Síntomas y diagnóstico

 

Mazo Velásquez afirmó que los animales que tienen úlceras perforadas y úlceras no perforadas, pueden tener síntomas como inapetencia, y principalmente presentar melena, es decir, sangre digerida a nivel de las heces. (Lea: Desplazamiento del abomaso adelgaza vacas y baja producción de leche)

 

Lo grave de estos casos es que los animales van a empezar a presentar un cuadro de anemia, que puede empezar siendo leve, pero luego va pasar a ser severo, dependiendo de la pérdida de sangre.

 

Los signos que se presentan cuando hay anemia pueden ser mucosas pálidas, taquicardia, respiración acelerada. Cuando ya la peritonitis está avanzada el animal puede entrar en un shock séptico.

 

El diagnóstico se puede realizar mediante la observación de las heces y realizando un examen de sangre oculta en laboratorio. En campo, lo que se puede hacer es aplicar agua oxigenada en las heces oscuras, cuando esta sustancia reacciona, lo más probable es que se encuentra sangre dentro de esa materia fecal.

 

Otra prueba que pueda ayudar para hacer el diagnóstico cuando hay sospecha de una peritonitis, es la extracción de líquido a nivel abdominal para análisis en laboratorio.

 

Tratamiento

 

El experto señaló que lo primero que hay que hacer es eliminar los factores de estrés, si estos son los causantes de la enfermedad.

 

Si con el análisis del medio ambiente y con el historial del animal, se llega a la conclusión que la úlcera se produjo por un cambio brusco en la dieta, se debe modificar la alimentación del paciente.

 

Es importante brindarle al animal dietas ricas en fibra, para que este vaya recuperando su estado fisiológico normal.

 

Por último, se debe tratar de forma paliativa los signos que está presentando el bovino. Si tiene anemia severa lo más probable es que se debe realizar una transfusión de sangre. (Lea: Cuándo y cómo realizar una transfusión de sangre a un bovino)

 

Asimismo dijo que el uso de antiácidos es tema rebatido porque estos aunque puedan llegar a funcionar, al ser medicamentos que se dan vía oral, la dilusión a nivel del rumen hace que no tengan el efecto esperado.

 

También mencionó que se pueden utilizar protectores de nichos úlcerosos como por ejemplo el sucralfato, que es un medicamento que va a ayudar a reepitelizar de una manera más rápida el epitelio de la mucosa del abomaso, esto en el caso de que no haya ruptura.

 

En el caso de que hayan dolores y perforaciones a nivel del intestino, que puedan estar causando infecciones, se debe tratar al animal con antibióticos para evitar que la peritonitis se agrave y produzca la muerte del paciente.

 

Vale la pena recordar que tanto el diagnóstico como el tratamiento de esta o otras patologías lo debe realizar un médico veterinario o profesional en la materia.